Menú

La UE señala al aeropuerto de Córdoba como ejemplo de mala inversión

Con un costo de 85 millones de euros, el aeropuerto remodelado no tiene vuelos regulares ni charter con turistas.

Inaugurada casi en la clandestinidad en agosto de 2013, la nueva pista del aeropuerto de Córdoba, un empeño de PSOE e IU, ha venido a certificar lo que se barruntaba: era innecesaria. Un informe del Tribunal de Cuentas de la Unión Europea, cuenta El País, pone a Córdoba como ejemplo del mal uso que se ha hecho en España de los fondos comunitarios. Más de 85 millones de euros —13 de la UE— fueron destinados a la expansión de una pista que apenas usan 7.000 viajeros al año y que sirve para estacionamiento de aviones no comerciales, esto es, avionetas. El aeropuerto cordobés es de este modo un ejemplo de derroche para los auditores europeos.

En el documento de la UE se subrayan los problemas de cinco países -Grecia, España, Italia, Estonia y Polonia- para planificar las inversiones y en el caso concreto de España, señala la superpoblación de aeropuertos en zonas determinadas que ya estaban suficientemente provistas antes de desarrollar nuevas iniciativas. A toro pasado, el Tribunal de Cuentas europeo no entiende que se llevaran a cabo las obras de Córdoba cuando había hasta tres aeropuertos en uso a dos horas de automóvil, siendo uno de los casos auditados en los que existe mayor competencia directa. Recuérdese que Burgos tiene cinco aeropuertos en este mismo rango de distancias y sin embargo, el gobierno Zapatero impulsó nuevas infraestructuras en el área.

La pista pasó de 1.350 a 2.050 metros de longitud para poder recibir aviones como el Airbus 320. Sin embargo, en la misma fecha de su inauguración ninguna compañía aérea comercial, tradicional o de bajo coste, había mostrado interés alguno por operar en estas instalaciones. Sus partidarios argumentaron que la falta de tráfico comercial se debía a la inexistencia de control áereo y de controladores específicos. En cualquier caso, el nuevo aeropuerto de Córdoba sólo disponía de vuelos de avionetas privadas, parapentes, aviones del Infoca y operaciones de los jets o helicópteros del servicio nacional de trasplantes.

Con un costo de 85 millones de euros, el aeropuerto remodelado no tiene vuelos regulares ni charter con turistas. Curiosamente, en 2007, un estudio de las universidades de Castilla-La Mancha y de Zaragoza aseguró que el aeropuerto de Córdoba tenía potencial para recibir un millón de pasajeros al año. Por aquel entonces apenas contabilizaba unos 20.000. El año pasado no llegaron ni a 10.000.

El diario de Prisa subraya que el de Córdoba es uno de los mejores ejemplos de la fiebre aeroportuaria que varias provincias —como Ciudad Real o Castellón— sufrieron en la pasada década. A pesar de ser una de las ciudades mejor comunicadas de España, nudo ferroviario y de autovías entre Andalucía y el resto del país; y de encontrarse a solo una hora en tren de los aeropuertos de Málaga y Sevilla, los Gobiernos locales de la alcaldesa Rosa Aguilar —entonces en IU pero ya con el apoyo del PSOE— se empeñaron en reclamar un aeropuerto propio.

Los ecologistas denunciaron su insensatez pero IU y PSOE decidieron ampliar la pista del viejo aeródromo construido en los años cincuenta por el Ayuntamiento mientras el PP, entonces en la oposición y ahora en el gobierno, hablaban de nuevo aeropuerto privado en otro sitio puesto que la pista se encuentra en zona de inundación por las crecidas del Guadalquivir.

Ya en 2008 Ecologistas en Acción dijo la nueva pista "nunca" podría ser rentable y de que los millones que se invertirían tendrían "una amortización muy poco justificable". Ahora, sólo 7.000 personas usan el aeropuerto al año, esto es, 19 personas de media al día y es utilizado sobre todo como parking de avionetas.

Ahora, con un gobierno del PP, los promotores de la ampliación del viejo aeropuerto, PSOE e IU, acusan al alcalde José Antonio Nieto de no reivindicar la viabilidad de la infraestructura que consta en los estudios de Aena. El PSOE acusa al PP de no querer poner en valor el aeropuerto mientras el alcalde del PP, Nieto, recuerda que el PP no quiso la ampliación de la pista en zona inundable y próxima a viviendas.

El caso es que tras una fuerte inversión de la que nadie quiere ahora hacerse responsable, el aeropuerto de Córdoba es considerado por los auditores europeos como un exceso innecesario.

La historia lo desaconsejaba

Dado que el entonces ministerio del Aire no puso interés en la construcción del aeródromo en 1956, fue la propia ciudad quien se encargó de su construcción para dar salida a los intereses empresariales de la ciudad. Fue inaugurado el 25 de mayo de 1958 y su apertura oficial al tráfico aéreo civil (nacional completo, internacional de turismo y escalas técnicas) no se produjo hasta el mes de octubre. El 5 de noviembre, Aviaco iniciaba la primera línea aérea Madrid-Córdoba utilizando un cuatrimotor Heron de doce plazas. Luego se sustituyó por un DC-3. ABC recuerda que la línea se unió con la de Córdoba-Jerez en 1960, pero su poca rentabilidad obligó a la Diputación Provincial y al Ayuntamiento a subvencionar a Aviaco con el coste de la cobertura de plazas en un 50% para mantenerla en funcionamiento.

En 1965, el aeropuerto se incorporó al Patrimonio de Estado, quedando adscrito al Ministerio del Aire. En 1967, se suspendieron todos los vuelos de Aviaco a Córdoba. La Diputación, que consideraba de gran interés para la provincia mantener estos vuelos, negoció con Aviaco su reposición, acordando sufragar el 60% de la ocupación de plazas. O sea, subvencionando los vuelos. En 1980, Aviaco suspendió definitivamente su línea con Córdoba.

Un nuevo intento tuvo lugar en 1983, fracasando en 1985. En 1995 se amplíó la pista a 1.380 metros. En 2008, la compañía de capital cordobés y andaluz Flysur puso en marcha vuelos a Vigo, Barcelona y Bilbao. Duraron mes y medio solamente. Luego vinieron las obras de la ampliación de la pista.

Tres años después de finalizar las obras, con una inversión total de 85 millones a la que la UE aportó 13,5, un informe del Tribunal de Cuentas Europeo critica la ampliación de la pista, que cree "innecesaria", pues en el área de influencia de la instalación hay otros aeródromos -Sevilla y Málaga- suficientes para satisfacer la demanda incluso a largo plazo, y el AVE desincentiva el tráfico aéreo. La UE reprocha al Gobierno su decisión inversora, adoptada en el 2008 "sin ningún análisis o estudio de las necesidades".

Temas

En Libre Mercado