Menú

Winston Churchill: "Los cristianos decían 'Todo lo mío es tuyo"; los socialistas dicen 'todo lo tuyo es mío"

El político británico, azote de la tiranía soviética, defendió a lo largo de su carrera los impuestos bajos, el libre comercio y las empresas.

29
El político británico, azote de la tiranía soviética, defendió a lo largo de su carrera los impuestos bajos, el libre comercio y las empresas.

Aunque ejerció como ministro de Hacienda durante un lustro, entre 1924 y 1929, Winston S. Churchill nunca fue un economista. El líder británico siempre fue un político, un hombre de Estado, que antepuso los intereses de su país, del Imperio Británico, a cualquier otra consideración.

Sin embargo, ahora que se cumplen 50 años de su muerte, el 24 de enero de 1965, hay que recordar que eso no quiere decir, ni mucho menos, que no tuviera sólidas convicciones económicas. De hecho, aunque ha pasado a la Historia como el gran referente de los conservadores, no hay que olvidar que, al poco de iniciar su carrera política, abandonó la bancada tory y se pasó al Partido Liberal, en el que militó durante dos décadas. Y el motivo de su desencuentro con el partido que le había llevado a la Cámara de los Comunes no fue otro que la defensa del libre comercio y su apuesta por unos aranceles más bajos. Del mismo modo, su salida de los liberales se produjo cuando estos viraron hacia el socialismo, que Churchill detestaba.

Las más grandes frases de Churchill tuvieron temática política. Pero el gran político británico también dejó unas cuantas perlas en el terreno de la economía. En ellas puede verse la defensa de los principios en los que creía: un Estado limitado, que no ahogase con leyes al sector privado; impuestos bajos, que incentiven la creación de riqueza; y libre comercio como la mejor vía para el entendimiento entre las naciones.

Pero por encima de todo, Churchill temía al socialismo soviético. Sabía de su capacidad letal, de su amenaza a las libertades, de la destrucción que le acompañaba. No es extraño que fuera él, pocos meses después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, quien alertó de que "un Telón de Acero" había caído sobre Europa, "desde Stettin, en el Báltico, a Trieste, en el Adriático". También en esto se adelantó a casi todos, en un momento en el que intelectuales y políticos occidentales apostaban por el entendimiento con la tiranía estalinista.

Las siguientes son, quizás, las mejores frases que dedicó a la ciencia económica, a los países en los que vivió y a los regímenes a los que combatió:

"El socialismo de la era cristiana se basaba en la idea de que 'todo lo mío es tuyo'; en cambio, el socialismo del señor Grayson parte de la idea de que 'todo lo tuyo es mío"

"El vicio inherente al capitalismo es el desigual reparto de la riqueza; la virtud inherente al socialismo es el equitativo reparto de la miseria"

"Intentar mantener buenas relaciones con un comunista es como cortejar a un cocodrilo. Cuando abre su boca, no puedes decir si está intentando sonreír o preparándose para engullirte"

Corbis

"No hay ningún principio o concepto social en la filosofía de la Rusia Bolchevique que no hayan puesto en práctica y esté consagrado desde hace un millón de años en las leyes inmutable de las hormigas blancas"

"Todo el mundo tendrá los mismos derechos en el Paraíso. Ése será el verdadero Estado del Bienestar"

"Sobre los americanos, su forma de ser y los negocios: Papel higiénico demasiado fino y periódicos demasiado gruesos"

Corbis

"En Rusia, un hombre es llamado reaccionario si protesta porque le roben su propiedad y su mujer e hijos sean asesinados"

"Siempre he considerado que la sustitución del caballo por la máquina de combustión interna marcó un hito muy triste en el progreso de la humanidad"

"Para una nación, imponerse impuestos a sí misma para lograr la prosperidad es como un hombre que está dentro de un cubo intentando levantarse a sí mismo por el asa"

"Los socialistas piensan que los beneficios son un vicio... yo pienso que son las pérdidas el verdadero vicio"

Corbis

"Algunos ven a las empresas privadas como un depredador que debe ser disparado, otros como una vaca que debe ser ordeñada, pero pocos son aquellos que las ven como un robusto caballo que tira de la carreta"

"Si tienes decenas de miles de regulaciones, destruyes todo el respeto por la ley"

"En África, la población es dócil y el campo, fructífero; en Oriente Próximo, la población es feroz y el campo, árido"

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios