Menú

¿Por qué Syriza pacta con la derecha nacionalista en Grecia?

Syriza, la coalición de izquierda radical, anuncia un gobierno de coalición con Anel, la derecha nacionalista en Grecia.

101
Syriza, la coalición de izquierda radical, anuncia un gobierno de coalición con Anel, la derecha nacionalista en Grecia.
Kamenos y Tsipras, reunidos este lunes | Efe

El líder de Syriza, Alexis Tsipras, ha alcanzado un acuerdo con el de Griegos Independientes (Anel), Panos Kamenos, para formar un nuevo gobierno de coalición en Grecia. El primero encabeza una formación de izquierda radical; el segundo, un partido nacionalista de derechas.

A simple vista, el pacto Syriza-Anel parece muy difícil de encajar. Sin embargo, tras revisar sus programas y las declaraciones de principios de ambas formaciones, comprobamos que la distancia ideológica no es tan lejana.

Kamenos, tras ser expulsado de Nueva Democracia por votar en contra de una moción de confianza contra el Gobierno de Lucas Papademos, fundó en febrero de 2012 este nuevo partido. En su manifiesto fundacional, la formación señala que cree en la "democracia parlamentaria" y en el fortalecimiento de las instituciones, "en los valores intemporales de la Ortodoxia", y en "una Europa unida" basada en la "solidaridad y la cooperación".

Contra la troika

En la presentación que recoge su web, Anel dice que la crisis financiera internacional pilló "a nuestra patria" totalmente desprevenida. Sostiene que Grecia y su economía están "bajo un peculiar sistema de supervisión financiera internacional", y critican la "intervención brutal" y la "orientación coercitiva" de la troika.

Como consecuencia, la formación continúa señalando que, día a día, crece "la ira y la indignación de los griegos", y apuesta por "castigar a todos los responsables de la situación actual". Anel afirma que la "tragedia griega" ya no es sólo un problema económico, sino también político, y que peligra la "Independencia Nacional". Según alegan, "está amenazada la existencia misma de nuestro país".

Por ello, el partido sostiene que el pueblo griego debe hacer un "esfuerzo" para enfrentarse a un "peligro mortal", investigando la "Tragedia Griega", y encontrando y juzgando "a todos los terroristas" que sufre la ciudadanía. ¿Cómo? A través de una "Comisión imparcial", compuesta por griegos "libres de sospecha". Anel asume que, con la ley vigente, esto no sería posible y, por ello, aboga por cambiar la Constitución.

Contra el "neoliberalismo"

Así pues, el primer punto en común es el rechazo de ambos partidos a la injerencia económica extranjera a través de la odiada troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional), pero también su oposición a las políticas de austeridad y a las reformas estructurales para reducir el déficit y fomentar la competitividad. Syriza y Anel comparten, en este sentido, su rechazo al "neoliberalismo" y su defensa cerrada de un intenso estatismo a nivel económico.

Según su programa electoral, "hoy vivimos la culminación del capitalismo […] Es obvio que el dogmatismo neoliberal no resuelve los problemas actuales". Los extremos se tocan, y en este caso no es diferente, al menos en lo que se refiere a la política económica. Así, al igual que Podemos (extrema izquierda) presenta numerosas similitudes con el programa económico del Frente Nacional de Marine Le Pen en Francia (extrema derecha), el plan de Syriza se asemeja mucho al de Anel.

Mismo programa económico

Los siguientes puntos, recogidos en su programa, resumen las principales propuestas económicas de la derecha nacionalista para Grecia:

  • Realizar una auditoría de la deuda pública.
  • Eliminar la denominada deuda odiosa.
  • Anular los memorandos de la troika.
  • Suspender las condiciones impuestas por el rescate de la troika y derogar todas las reformas y ajustes aplicados a raíz de la firma de los memorandos.
  • Reclamar a Alemania las reparaciones de guerra y los costes asociados a la ocupación nazi durante la II Guerra Mundial: calculan unos 162.000 millones de euros más intereses.
  • Nacionalizar los bancos griegos y crear un gran banco público para conceder préstamos en condiciones ventajosas a determinados sectores estratégicos.
  • Prohibir los desahucios.
  • Incrementar la inversión pública para impulsar el crecimiento y el empleo.
  • Aumentar el gasto público en políticas sociales, como Educación y Sanidad.
  • Anular las rebajas salariales, tanto en el sector privado y público, que se han adoptado tras la intervención del país para regresar a los niveles registrados en 2009.
  • Revertir la bajada de las pensiones públicas y de las prestaciones de desempleo impuestas por las troika.
  • Implementar un "sistema fiscal socialmente equitativo", reduciendo determinadas cargas tributarias (como los impopulares impuestos sobre la vivienda), pero elevando otras.
  • Anular las reformas aprobadas en materia laboral, restaurando el marco institucional previo al rescate, sobre todo en lo que se refiere a las causas legales del despido y a la cuantía de las indemnizaciones.

Syriza y Anel coinciden, por tanto, en lo fundamental: impagar la deuda pública y anular los ajustes y reformas impuestos por la troika. De ahí, precisamente, que les haya resultado tan sencillo alcanzar un acuerdo para formar un gobierno de coalición. De hecho, Tsipras eligió a Kamenos como su primer interlocutor en la ronda de contactos con otros partidos para recabar apoyos con el fin de formar gobierno.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco