Menú

Así es el socio de Syriza en Grecia: un partido germanófobo, racista y antisemita

Griegos Independientes, el aliado de Syriza en el Gobierno, destaca por su radical discurso contra alemanes, inmigrantes y judíos.

101
El líder de Griegos Independientes, Panos Kamenos | Efe

La coalición de izquierda radical, Syriza, ha logrado la mayoría absoluta que precisaba para gobernar en Gracia gracias al apoyo de la derecha nacionalista, representada por el partido Griegos Independientes (Anel), nacido hace un par de años tras escindirse de Nueva Democracia. Su líder, Panos Kamenos, ha sido nombrado ministro de Defensa por su socio y aliado Alexis Tsipras, el nuevo primer ministro.

Aunque, a priori, son dos partidos opuestos ideológicamente, el pacto ha sido posible gracias a que comparten un programa económico muy similar, consistente en aumentar el gasto público, intensificar el intervencionismo del Estado y, sobre todo, reestructurar la deuda pública. Es decir, el acuerdo entre ambos ha sido sencillo, puesto que Syriza y Anel rechazan de forma frontal las condiciones pactadas con la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) a cambio del rescate del país heleno.

Sin embargo, Anel y su líder, Kamenos, destacan, igualmente, por su radicalismo nacionalista, que, entre otras cosas, se refleja en un sentimiento antieuropeísta y, más concretamente, germanófobo, en línea con Syriza, aunque con tintes racistas y antisemitas.

Contra Alemania

El resentimiento que profesa Kamenos hacia los alemanes se traduce en frases muy significativas, entre las que destacan las siguientes:

  • "Nunca iremos como mendigos de rodillas ante Merkel, iremos con la cabeza alta, como hacen los griegos. El pueblo heleno luchará para restablecer la dignidad y la soberanía nacional".
  • "Les derrotamos en la guerra. Les volveremos a derrotar en el cuarto Reich que quieren imponer".
  • "Alemania está tratando de hacerse con el control de Grecia como en la Segunda Guerra Mundial".
  • El Gobierno alemán trata a sus socios europeos "como concubinas".
  • "El pueblo griego luchará unido para defender su soberanía y se restablecerá".
  • "Grecia es un país ocupado y su primer ministro [por el anterior Gobierno Samaras] recibe órdenes de Merkel. […] Deberíamos llamarlo canciller".
  • "El terrorismo procede exclusivamente del Sr. Samaras, la señora Merkel y el señor Schäuble [ministro de Finanzas de Alemania]".

Reclaman dinero a Berlín

Hasta tal punto llega su germanofobia que Anel defiende en su programa el pago de reparaciones de guerra a Alemania por la ocupación nazi de Grecia durante la Segunda Guerra Mundial. Calculan unos 162.000 millones de euros más intereses. En este punto también coinciden con Tsipras.

A principios de enero, el líder de Syriza señaló lo siguiente: "Vamos a pedir una reducción de la deuda, y el dinero que Alemania nos debe por la Segunda Guerra Mundial, incluyendo reparaciones".

Contra los inmigrantes

Anel también destaca por defender el endurecimiento de la política migratoria. Entre otras medidas, propone realizar un censo exhaustivo de inmigrantes y deportar a todos aquellos que no tengan papeles.

Sin embargo, también es acusado de defender posturas racistas, ya que en 2013 apoyaron una propuesta para que sólo pudieran acceder a determinados cargos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado los griegos de sangre (de padres y abuelos griegos).

Contra los judíos

El socio de Gobierno de Syriza ha sido acusado, igualmente, de antisemita. Kamenos afirmó el pasado diciembre que los judíos disfrutaban de ciertos privilegios fiscales en comparación con el resto de griegos. Además de ser desmentido categóricamente, la comunidad judía describió su comentario como un "grave acto de antisemitismo".

Más cerca de Rusia que de Bruselas

Por último, la firme oposición de Syriza y Anel a la troika se refleja en un particula acercamiento a Rusia. El nuevo Gobierno griego plantea rechazar la imposición de nuevas sanciones a Moscú por parte de la UE a raíz del conflicto desatado en Ucrania.

Los miembros de la coalición perciben la UE como una especie de proyecto imperialista que responde, exclusivamente, a los intereses de Berlín. Los nacionalistas de Anel también reclaman derechos territoriales en el mar Egeo y adoptan una postura inflexible frente a Turquía.

El exprimer ministro griego Yorgos Papandréu tildó en su día a Kamenos de "monstruo de la demagogia", y lo dice un político que no se caracterizó, precisamente, por la moderación y la centralidad durante su etapa de gobierno.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco