Menú

Los contribuyentes pagarán la salida a bolsa de Bankia

La entidad se mantiene a la espera de que el FROB decida quién pagará la compensación a los accionistas para presentar resultados.

Bankia ha aplazado la publicación de sus resultados de 2014 prevista para el lunes. El motivo es que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) todavía tiene que decidir quién asumirá la compensación a los accionistas por las contingencias derivadas de su salida a Bolsa en el año 2011.

Por eso, si finalmente el juez da la razón a los accionistas, la clave estará en saber si paga Bankia directamente o se hace cargo la matriz, BFA-Bankia. Hay que recordar que el Estado es propietario del 100% de BFA-Bankia, que a su vez posee el 62% de Bankia.

Pero no hay que olvidar que las pérdidas ya se han producido. Por lo tanto, hay dos opciones: o paga la entidad (ya sea a través de Bankia o de BFA-Bankia) o los accionistas se olvidan de lo que invirtieron. La decisión la tomará el juez, pero no hay más alternativas. En los últimos días, hay comentaristas que piden que Bankia devuelva todas las ayudas públicas y al mismo tiempo que exigen que se compense a los accionistas, sin darse cuenta de que ambas pretensiones son opuestas. Si Bankia compensa a los accionistas tendrá menos dinero para pagar a sus dueños: el Estado español y sus contribuyentes.

Todo apunta a que BFA-Bankia y Bankia se repartirán las cargas derivadas de las posibles demandas civiles que puedan surgir por las acciones que se vendieron a los inversores minoritarios en la salida a Bolsa. Se espera que "en los próximos días" se conozca la decisión. Según Reuters, el montante total estará entre los 300 millones y 500 millones de euros.

De los 3.092 millones que Bankia captó en su salida a Bolsa hace tres años, el 60% correspondía a los inversores minoristas, por lo que se estima que el tope máximo del volumen de demandas que podría recibir la entidad es de 1.855 millones, ya que no se esperan reclamaciones de inversores institucionales, según el diario El País. A los accionistas que realizaron pequeñas compras no les compensará reclamar y tampoco lo harán los inversores que vendieron después de la salida a Bolsa. En total, como apuntamos, se podría hablar de un coste por compensaciones de unos 500 millones.

La mayor parte de este coste se cargará sobre las espaldas del contribuyente, aunque habrá que esperar a ver cómo se dividen las compensaciones entre BFA-Bankia y Bankia para saber cuánto y cómo será.

  • Todo lo que asuma BFA-Bankia en realidad será como si lo pagara directamente el Estado (ya que, recordamos, tiene el 100% de la propiedad). Esto se hará probablemente con cargo a los dividendos de Bankia. Es decir, primero Bankia pagará a su matriz lo que le corresponda por el hecho de tener el 60% de las acciones. En teoría, este dinero debería ir destinado a que BFA devuelva parte de los más de 22.000 millones que ha recibido en ayudas. Pero si tiene que pagar a los accionistas minoritarios que acudieron a la salida a Bolsa en 2011, habrá menos para compensar aquellas ayudas.
  • Pero también por la parte que pague Bankia habrá daños para el contribuyente, aunque de forma indirecta. Por un lado, si el banco tiene que pagar 200 millones en multas, tendrá menos dinero para dividendos. Y si decide ampliar capital (como se ha especulado estos días), lo que ocurrirá es que se diluirá la participación de BFA en la entidad, con lo que también el contribuyente habrá perdido (tendrá menos derecho a dividendos y el valor de las acciones se resentirá).

Temas

En Libre Mercado