Menú

Grecia y Alemania acercan posturas para prolongar el rescate

En las últimas horas, se ha producido un acercamiento entre las posiciones que mantienen Berlín y Atenas sobre el rescate heleno.

30
En las últimas horas, se ha producido un acercamiento entre las posiciones que mantienen Berlín y Atenas sobre el rescate heleno.
El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble (izq.), y el de Grecia, Yanis Varufakis | Efe

En un hábil intento por paliar el fracaso del día anterior, el presidente del Eurogrupo, Jeroem Dijsselbloem, se adelantó a los líderes y, antes de la cumbre, le arrancó al prémier griego una primera concesión, un gesto apenas milimétrico, pero cargado de valor simbólico. Grecia quedaba emplazada a sentarse a la mesa con la Troika, rebautizada al gusto heleno como "las instituciones", para encontrar lo que el comunicado oficial envolvió como "un acuerdo base entre el actual programa y los planes del Gobierno griego".

En otras palabras, Alexis Tsipras, en Bruselas, daba las primeras pistas de su voluntad de pactar y de hacerlo, además, a tiempo para evitar otro fiasco el próximo lunes en la reunión de los ministros del Euro.

La canciller alemana, por su parte, también se dijo, sonrisa en boca y mano tendida –en el sentido literal, además, porque el primer estrechón de manos entre la canciller y el primer ministro griego fue el momento más observado de la cita-, "dispuesta a encontrar compromisos". Así, aunque todavía no se puede hablar de deshielo en Berlín, el escenario sí es favorable, a punto de arrancar unas negociaciones que se alargarán durante todo el fin de semana.

Los técnicos que empiezan este mismo viernes a trabajar tienen la misión de encontrar un equilibrio entre el objetivo de Alemania de "extender el programa" –seguir prestando dinero, pero a cambio de severas condiciones- y el de Grecia de "modificarlo" –seguir recibiendo dinero, pero sin acarrear el alto precio en términos sociales y envolviendo la fórmula elegida en palabras digeribles para su electorado-.

"Intentaremos convencer a nuestros socios, no hacer chantaje", aseguraba Tsipras, el protagonista del día, ante una sala de prensa abarrotada, visiblemente mayor que la empleada por la delegación griega habitualmente. Apelaba el dirigente griego al "sentido común" minutos más tarde de que la canciller alemana hubiera descrito su encuentro como "amistoso".

España se mantiene firme

Lo cierto es que el Gobierno del que llegan ecos de mayor severidad es el español. "Una mente maquiavélica diría que a España le vendría bien que a Grecia le saliera mal la jugada para calmar el auge de Podemos", se escuchó en el edificio del Consejo. Hasta la prensa británica expone entre bromas abiertamente esa hipótesis. Lo hacía este jueves el Daily Telegraph al maliciar en tono jocoso que "Rajoy el gallego quiere a Tsipras colgado del árbol más alto de Europa y a Syriza humilada" con tan de evitar la victoria de Podemos.

Mariano Rajoy llegó a la capital comunitaria recordando a Grecia que "no tiene quien le preste y sólo es la Unión Europea quien lo hace". Y se marchó sin tan siquiera haber saludado a Alexis Tsipras, aunque apuntando a que "se están dando pasos en la buena dirección".

"Lo esencial", resumió Rajoy, es que las reglas se cumplan. Y el Gobierno se apoyó en el PP europeo que, en palabras de Joseph Daul, reclamó al nuevo Ejecutivo de Grecia "que no ponga en peligro el progreso económico alcanzado". "A partir de ahí, todos intentaremos ser constructivos", destacó Rajoy, pese a escenificar un claro distanciamiento con Tsipras.

Ni en las sesiones del Consejo ni en la fotografía de familia encontraron Rajoy y su homólogo griego un momento para encontrarse y saludarse, según fuentes de la delegación española. Y no hay visos de una cumbre bilateral. Para Rajoy, lo importante es que Grecia explique "con claridad" lo que quiere, que cumpla con lo ya pactado y, a partir de ahí, que se abra una negociación.

"A España tampoco nos sobra el dinero", llegó a afirmar ante los periodistas, no sin recordar que España ha aportado 26.000 millones de euros a su rescate con unas condiciones de los préstamos que tachó de "magníficas". Tsipras le replicó en rueda de prensa: "Rajoy estaba muy nervioso. Se equivoca y espero poder explicárselo".

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation