Menú

¿Realidad o ficción? Kevin Spacey presiona a Hacienda emulando las tácticas de House of Cards

El actor presiona a los políticos estadounidenses para conseguir una fiscalidad más reducida de cara a la grabación de la serie.

3

House of Cards es, ante todo, una historia de intrigas políticas. A lo largo de las dos primeras temporadas de la serie, los espectadores son testigos del ascenso del congresista Frank Underwood a la Presidencia de Estados Unidos. Un ingrediente central durante todo el proceso es la enorme capacidad de presión que Underwood despliega ante toda crisis o negociación: su capacidad de influencia en Washington le garantiza un avance casi continuado hacia la cima de la política norteamericana.

Hasta aquí la ficción. Lo curioso es que Kevin Spacey, el célebre actor que interpreta al protagonista de House of Cards, parece haber heredado la destreza de Frank Underwood a la hora de negociar las condiciones fiscales que rigen las grabaciones de la serie, cuya tercera temporada se estrena a finales de febrero. El actor se ha convertido así en un elemento fundamental para asegurar la viabilidad económica de este producto audiovisual de alto presupuesto.

Emulando las artes de Underwood, Spacey ha organizado diferentes cenas y eventos con políticos del Estado de Maryland para animarles a aprobar importantes deducciones fiscales que permiten que la producción y grabación de House of Cards se desarrolle en este territorio de los Estados Unidos.

La temporada que pronto verá la luz se ha beneficiado de una millonaria rebaja fiscal como consecuencia de esta estrategia de "lobby". La presión de Spacey y los suyos ha conseguido que el tope de deducciones fiscales vigente en Maryland pase de 6,2 a 10,2 millones de euros. El acuerdo que pretendía conseguir el equipo de House of Cards era aún más agresivo, pues buscaba elevar el tope hasta los 16,4 millones de euros.

Según explicó Variety, este acuerdo ha creado 3.700 empleos y ha inyectado cerca de 90 millones de euros en la economía local. Los críticos con esta estrategia fiscal tienen una opinión menos optimista del acuerdo, rebajando a 1.400 la cifra de trabajos creada con los cambios legislativos que han beneficiado a proyectos como el de Kevin Spacey.

La llegada de un nuevo gobernador republicano a Maryland abre la puerta a una nueva negociación sobre el alcance de las deducciones fiscales aplicadas a la producción audiovisual. Sin duda, será interesante comprobar si Kevin Spacey es capaz de volver a salirse con la suya, a la manera de Frank Underwood.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. 'The Guardian' lamenta haberse tragado las mentiras sobre la violencia el 1-O
    2. El escalofriante relato de una medallista olímpica que fue objeto de abusos sexuales
    3. El Ayuntamiento de Barcelona reclama al Gobierno que le pague por la actuación policial del 1-O
    4. Podemos intenta corregir su estrategia sobre Cataluña para evitar hundirse
    5. El separatismo llama a sus seguidores a vaciar sus cuentas para provocar un corralito
    0
    comentarios

    Servicios