Menú

Montoro 'suda tinta' para contestar sobre Equipo Económico

El ministro de Hacienda ha empleado cerca de 10 minutos para pedir, entre titubeos, que los periodistas no hablen del "despacho de Montoro".

0

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha sufrido este viernes una dura prueba tras la habitual reunión del Consejo de Ministros. Junto a Soraya Sáenz de Santamaría, Montoro ha tenido que responder a las preguntas de los periodistas sobre el despacho que fundó, Montoro y Asociados -ahora Equipo Económico-.

La primrea pregunta del turno de periodistas fue para Montoro y dio en el clavo. Le preguntaron qué tenía que decir ahora que su "honorabilidad" está en entredicho por Equipo Económico. La cuestión era si, como ministro de Hacienda, había propiciado un trato de favor hacia esa consultora que fundó con quien fue su mano derecha en su anterior etapa en Hacienda, Ricardo Martínez Rico.

En una interminable respuesta, Montoro ha mostrado una cara muy distinta a la que nos tiene acostumbrado. Con voz casi temblorosa, Cristobal Montoro ha dejado a un lado esa actitud tan habitual en sus intervenciones públicas en las que llega casi a desafiar a quienes ponen en duda su palabra.

"El término de honorabilidad es un gran término", empezaba diciendo Montoro, para afirmar que "lo único que es claro y definitivo es que yo, junto a otra serie de personas, muy cualificadas por cierto, fundamos una consultora en 2006" y que más tarde, en 2008, "cuando regresé al Congreso de los diputados a ocupar un escaño, es cuando dejé esa empresa".

En este sentido, se justificaba Montoro diciendo que no está en ese despacho desde 2008 y, por tanto, señala que "nadie puede explicar algo de actividad donde no está". También ha dicho que esas explicaciones ya las dio en el Congreso en diciembre de 2013 contestando a una interpelación parlamentaria dirigida por el PSOE. Es más, ha pedido a los periodistas que quieran preguntar por ese asunto que "le voy a pedir a los periodistas que me pregunten, que se lean esa interpelación", porque "cómo quieren que explique algo de una empresa donde no estoy".

Pero no han quedado ahí los mensajes a los periodistas: "Cada uno que haga lo que tenga que hacer pero les quiero pedir que no titulen con "la empresa de Montoro", que titulen con precisión", porque él ya no está en Equipo Económico, ha repetido.

Insistía diciendo que no compatibilizó su actividad en el Congreso con "nada": "Compatibilizándolo con nada. Con nada. Y con nada es con nada. Y dejé la consultora. Esto lo he contado en una interpelación. No sé por qué no sacan la interpelación".

Además de estos mensajes, Montoro se ha perdido en circunloquios, tratando de atar ideas que ha hilado con extrema dificultad. Entre sus razonamientos ha dicho que ha "tenido muchos colaboradores en esta vida. Hay algunos que cuando estaban conmigo lo hicimos todo estupendamente y ahora me critican. En esta vida se entra y se sale. Entran y sale de tu vida y de tu círculo y cada uno hace lo que tenga que hacer y tendrá que explicarse."

Otra de las cosas que ha dicho entre argumento y argumento es que en las redes sociales "me acusan de ser propietario de una empresa inmobiliaria, porque resulta que tiene el mismo apellido y no tengo nada que ver con eso".

En definitiva, 10 minutos en los que un Montoro, presa de los nervios, ha tratado de echar balones fuera sobre el despacho Equipo Económico, una consultora sobre la que pesa la sospecha de haberse convertido en un núcleo de tráfico de influencias.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia