Menú

El Estado del Bienestar se mantiene intacto durante la crisis

El peso de los principales servicios públicos ha crecido del 23% del PIB en 2007 al 28% en 2013.

18
El peso de los principales servicios públicos ha crecido del 23% del PIB en 2007 al 28% en 2013.
Varias estudiantes manifestándose | EFE

Por mucho que una mentira se repita mil veces, no deja de ser mentira. Algo similar sucede con el mantra de la austeridad en España. Así, agentes sociales y partidos políticos insisten en que el mal llamado "Estado del Bienestar" ha sufrido un deterioro muy sustancial en los últimos años, a pesar de que los datos oficiales desmontan las constantes protestas sobre los recortes públicos.

Un reciente informe de Fedea mostraba que España registra hoy "un nivel de gasto sobre PIB similar al observado en 2007". Mientras que los ingresos autonómicos han retrocedido a los niveles previos a la burbuja, el gasto regional se mantiene en el pico máximo de la expansión económica, con el consiguiente descuadre presupuestario.

En concreto, los expertos concluían que el gasto real per cápita (descontando la inflación) en Educación, Sanidad y el resto de servicios públicos en manos de las autonomías, que componen el núcleo del Estado del Bienestar junto con las pensiones, no han sufrido los supuestos "recortes brutales" que tanto se vienen denunciando.

Ahora, un nuevo estudio, elaborado por Fundación BBVA y el Ivie, vuelve a ratificar esta realidad, demostrando, una vez más, que el Estado del Bienestar se ha mantenido intacto durante la crisis. El documento en cuestión, presentado el lunes bajo el título Servicios públicos, diferencias territoriales e igualdad de oportunidades, analiza la evolución del gasto en los "servicios públicos fundamentales (educación, salud y protección social) en España y sus comunidades autónomas desde 2002 a 2013".

Lo primero que llama la atención es que, pese a la reducción de gasto acometida durante la crisis, el peso de los principales servicios públicos sobre el PIB ha crecido del 23% en 2007 al 28% en 2013. De hecho, crece en Sanidad, en Educación y, sobre todo, en Protección Social (pensiones, desempleo, dependencia, servicios sociales...).

Peso de servicios básicos sobre PIB

Igualmente, hoy estas partidas consumen el 74% de los ingresos públicos no financieros de las CCAA (que excluyen los recursos obtenidos mediante endeudamiento) frente al 55% existente antes de la crisis.

Pero el gasto no sólo crece en términos relativos. El dinero total destinado al mantenimiento del Estado del Bienestar ha aumentado desde los 242.000 millones de euros en 2007, momento en el que se alcanza el pico de la burbuja crediticia hasta superar los 290.000 millones en 2013, lo que supone un incremento del 19% durante la crisis en términos nominales. El gasto en Sanidad ha subido en 2.000 millones, mientras que la Protección Social se ha disparado en 46.000, siendo la Educación la única partida que experimenta un leve retroceso, de apenas 700 millones desde 2007.

La evolución es similar si se observa al gasto per cápita en los citados "servicios básicos", ya que en 2013 ascendió a un total de 6.230 euros frente a los 5.375 euros registrados en 2007. Es decir, el gasto per cápita en esta materia ha aumentado en 855 euros durante la crisis, un 16% más. En Sanidad se mantiene casi intacto desde 2007, por encima de los 1.350 euros, en Educación baja ligeramente (de 958 a 915 euros per cápita) y en Protección Social aumenta en cerca de 900 euros, hasta roza los 3.960 euros.

Asimismo, una vez descontada la inflación, se observa que el gasto real por habitante también crece desde los 5.980 euros en 2007 hasta los 6.230 en 2013, un 4,2% más durante la crisis, debido al incremento de las partidas destinadas a Protección Social (+550 euros), ya que baja unos 150 euros per cápita tanto en Educación como en Sanidad

Gasto real per cápita en servicios básicos

Como consecuencia, el dinero destinado al Estado del Bienestar es hoy un 20% superior en términos reales (descontando la inflación) al registrado en el año 2002 y casi cinco puntos por encima del nivel alcanzado en 2007. Además, pese a los ajustes, el gasto sanitario real por habitante se situó en 2013 a niveles de 2004, mientras que, si bien la reducción es algo mayor en Educación, en casi todas las autonomías su peso sobre el PIB se mantiene intacto entre 2007 y 2013.

Evollución del gasto real per cápita desde 2002

Es decir, a pesar de las manidas quejas sobre los recortes, lo cierto es que el gasto total dedicado a al Estado del Bienestar (sanidad, educación, pensiones, desempleo, servicios sociales...) se mantiene en niveles de burbuja a pesar de la crisis, y, aunque Sanidad y Educación han experimentado ciertos ajustes en términos reales, el gasto es similar al de hace una década, momento "en el que no parece que hubiera excesivas quejas sobre la calidad de los servicios públicos fundamentales en nuestro país", tal y como advertían los expertos de Fedea, y, en todo caso, su peso sobre el PIB se ha mantenido intacto durante la crisis.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation