Menú

¿Por qué Grecia es diferente?

Su escasa diversificación y competitividad económicas han dificultado el aumento de las exportaciones de Grecia. La austeridad no es el problema.

0
Su escasa diversificación y competitividad económicas han dificultado el aumento de las exportaciones de Grecia. La austeridad no es el problema.

En Grecia se ha extendido la idea de que la austeridad no funciona. Sin embargo, los datos demuestran lo contrario, ya que la combinación de reformas estructurales y contención presupuestaria sí ha mostrado resultados positivos en otros países golpeados por la crisis, como es el caso de Portugal, Irlanda, España, e incluso Chipre.

Entonces, "¿por qué Grecia es diferente?". Ésta es la pregunta que plantea en un reciente artículo (ver aquí y aquí) el analista Daniel Gros, director del Center for European Policy Studies. Y su respuesta es simple: "Las exportaciones".

Así, según explica, "en todos los demás países afectados por la crisis (y, de hecho, en la mayor parte de las decenas de países que han recibido préstamos del FMI en las últimas décadas), el aumento de las exportaciones compensa, al menos en parte, el golpe que la demanda recibió cuando sus gobiernos recortaron el gasto y aumentaron los impuestos para equilibrar sus cuentas".

Grecia registró grandes déficits por cuenta corriente durante la pasada década, superiores al 10% del PIB, lo cual indica que la economía helena dependía mucho de la financiación externa para mantener su nivel de consumo e inversión. Cuando estalló la crisis, sin embargo, el mercado de la financiación exterior se secó, forzando a realizar un ajuste interno.

Así pues, la fórmula para salir de la recesión y volver a crecer es aumentar las exportaciones. Y en este punto, según Gros, el problema de Grecia es que el escaso crecimiento de las exportaciones es "en gran parte ilusorio, ya que proviene, en su mayoría, de productos derivados del petróleo".

Debido a que Grecia no produce petróleo, esto sólo puede significar que las refinerías griegas, que hoy en día tienen un considerable exceso de capacidad, simplemente están exportando petróleo crudo previamente importado, en una forma ligeramente diferente. Ya que los márgenes de ganancia de las refinerías normalmente son menores al 5%, la economía gana poco valor agregado de estas exportaciones. Otras tipos de exportaciones que han aumentado, por ejemplo los metales, plantean una situación similar.

Por otra parte, el transporte marítimo -la mayor exportación de servicios que lleva a cabo Grecia- tiene pocos vínculos reales con el resto de la economía, dado que las empresas del sector no pagan impuestos y emplean a pocos ciudadanos griegos (los tripulantes provienen de países de bajos salarios).

La contribución económica del mencionado sector se ve aún más perjudicada por el hecho de que los precios de las materias primas a nivel mundial -precios de los que dependen las tarifas de transporte- últimamente han estado disminuyendo. Entre tanto, los productos manufacturados, que sí agregan valor y empleo en el país, representan sólo una pequeña proporción de las exportaciones totales de Grecia.

El dato clave es que el comercio exterior total de Grecia, si se mide correctamente, apenas representa el 12% del PIB, "mucho menos de lo que cabría esperar de una economía tan pequeña". Dado que el déficit exterior heleno llegó a rondar el 13% del PIB en 2008, Grecia tendría que haber duplicado el peso de su sector exportador, hasta cerca del 25%, para poder compensar el desplome de las importaciones y el consumo interno tras el estallido de la crisis, cosa que no ha sucedido.

"En Portugal, por el contrario, el déficit comercial ascendió a sólo alrededor de un tercio de las exportaciones en el año 2008, lo que significa que las exportaciones tuvieron que aumentar en un tercio para cerrar el déficit exterior, sin reducir las importaciones. Desde ese entonces, Portugal ha incrementado las exportaciones acumulativamente en más de una cuarta parte, por lo que, a pesar de un ligero aumento en las importaciones desde el año 2007, tiene un superávit comercial", recuerda Gros.

Sin duda, el déficit comercial de Grecia ha disminuido, pero sólo porque las importaciones colapsaron. Mientras tanto, las exportaciones se estancaron, a pesar de que los salarios se redujeron en más del 20%. "Éste es el verdadero problema de Grecia, no la austeridad. Si Grecia hubiese experimentado el mismo crecimiento de las exportaciones que Portugal (un país que tiene un tamaño e ingreso per cápita similares), no habría experimentado una recesión tan profunda, y los ingresos fiscales habrían sido mayores, haciendo que para el Gobierno sea mucho más fácil lograr un superávit presupuestario primario", advierte.

Esto sugiere que una combinación de consolidación fiscal, salarios más bajos, y reformas orientadas a las exportaciones podría haber permitido a Grecia avanzar hacia una recuperación sostenible. Este enfoque se ha intentado antes, y ha fallado una sola vez, cuando la Argentina tuvo que pagar su deuda externa en el año 2002 y tuvo que romper una larga década de paridad 1:1 con el dólar estadounidense.

Desafortunadamente, Grecia se asemeja a Argentina en dos aspectos clave. Ambos países tienen sólo un sector de exportaciones pequeño, lo que hace que el ajuste externo sea mucho más difícil; y ambos tienen una estructura de exportaciones que está sesgada hacia los productos básicos, cuya oferta es poco probable que cambie en gran manera, incluso cuando bajan los salarios o se implementan reformas. Por supuesto, esto no significa que Grecia esté condenada a seguir los pasos de Argentina dirigiéndose hacia la moratoria. Pero sí resalta el desafío que enfrenta el país hoy en día. Es decir, reconstruir su sector exportador desde cero.

Es hora de que el Gobierno de Grecia reconozca este imperativo y amplíe el alcance de las negociaciones con sus acreedores para incluir no sólo el presupuesto, sino también estrategias para estimular las exportaciones. Pero, primero, Grecia debe, de una vez por todas, reconocer que la austeridad no es el enemigo.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia