Menú

La ONU denuncia la "extrema pobreza" que sufren los venezolanos

El chavismo se ha llevado un rapapolvo coincidiendo con la publicación de un informe que eleva la pobreza al 50% de los hogares.

61
Agencia EFE

El progresivo deterioro socioeconómico que ha experimentado Venezuela bajo el chavismo ha enfrentado todo tipo de críticas. Sin embargo, no se puede decir que la ONU fuese un organismo especialmente comprometido con la denuncia de lo ocurrido desde que Hugo Chávez tomó el poder.

Hasta ahora. El Comité de Derechos Humanos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas se ha pronunciado sobre la "grave situación del sistema sanitario", pidiendo explicaciones al régimen venezolano por la "escasez de personal y medicamentos".

Esta cornada no ha sido la única: al término de la primera de las dos jornadas que el comité va a dedicar a Venezuela, la ONU también ha preguntado al gobierno de Nicolás Maduro por la falta de alimentos que lleva años afectando al país.

Y es que ni siquiera la corrección política que suele caracterizar a la ONU puede disimular ya lo que los expertos consultados por Naciones Unidas describen como problemas graves que, desde 2012, vienen empujando al alza la incidencia de la pobreza. El informe que maneja el comité recuerda que el modelo del socialismo del siglo XXI está violando de forma sistemática "derechos fundamentales como el de la salud, la alimentación o el trabajo".

La ruina de las infraestructuras sanitarias

Los políticos y burócratas chavistas han tenido que escuchar al experto Rodrigo Uprimny, que criticó "la incapacidad de acceder a medicamentos esenciales", o a su colega Lydia Ravenberg, quien denunció que los infraestructuras sanitarias "sufren agujeros en los techos, inundaciones, desagües rotos, cortes de agua...".

Más directa aún fue otra integrante del comité de la ONU, Ariranga Pillay, quien subrayó "el aumento de la pobreza y de la pobreza extrema" y pidió al régimen de Maduro que tome medidas al respecto. La nota curiosa la puso el técnico Olivier de Schutter, quien primero habló de "mejoras significativas en los niveles de nutrición de la población de Venezuela" pero acabó reconociendo que el país enfrenta un problema grave en lo tocante al acceso a alimentos tan básicos como el arroz o el maíz.

La delegación venezolana que ha asistido a la reprimenda de la ONU estaba presidida por el ministro del Poder Popular para la Planificación, Ricardo Menéndez. En su opinión, no es posible evitar este deterioro "por la disminución del ingreso petrolero", si bien los datos analizados por Naciones Unidas no se referían a 2014 y 2015, sino a 2012 y 2013, años en los que el crudo seguía en niveles muy elevados.

Uno de cada dos hogares es pobre

El rapapolvo de la ONU se une así a la publicación de un informe que, evaluando la situación de la pobreza en 2014, eleva su incidencia hasta casi el 50% de los hogares. Así lo han determinado tres de las más importantes universidades venezolanas: la Andrés Bello, la Central de y la Simón Bolívar.

De acuerdo con el estudio, el 33% de los hogares que caen en esta triste categoría no habían figurado antes en la misma. A esto se sumaría la aceleración de la inflación, que lleva años destrozando el poder adquisitivo del bolívar y, en tasa anual, alcanzó en 2014 el 64%.

El fracaso del socialismo del siglo XXI

Atrás queda el maná de dinero público con el que Venezuela intentó relanzar las viejas tesis económicas de la izquierda. Aunque el socialismo del siglo XXI ha gestionado 325.000 millones de dólares derivados de exportaciones de petróleo, sus cifras de desarrollo socioeconómico muestran que esos ingresos no han impedido un progresivo deterioro.

Los datos de la CEPAL confirman que el modelo venezolano ha tenido un desempeño muy negativo en este campo. Según este organismo, su tasa de pobreza creció del 25,4% al 32,1% entre 2012 y 2013, mientras que los niveles de indigencia saltaron del 7,1% al 9,8%. En países como Ecuador, donde se han seguido políticas similares, las tasas de pobreza apenas cambiaron: 35,3% en 2012 y 33,6% en 2013.

Sin embargo, en aquellos países en los que se ha seguido el camino inverso, los resultados son mucho más positivos. Es el caso de Chile (la pobreza es del 7,8% y la indigencia afecta al 2,5%) o Uruguay (que se mueve en niveles del 5,7% y el 0,9%, respectivamente).

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Los muertos podrían seguir conscientes durante horas
    2. El 'Girautazo': antológico repaso del portavoz de Cs a CiU sobre Tarradellas en La Sexta
    3. Iglesias se ve forzado a escribir una carta a sus militantes para explicar su posición sobre Cataluña
    4. Pablo Planas: 'Primeros efectos del 155'
    5. 'Le Monde' vuelve a la carga y critica en un duro editorial a Puigdemont y TV3
    0
    comentarios

    Servicios