Menú

Cuatro gráficos sobre el hundimiento de Grecia que ponen los pelos de punta

La Bolsa de Atenas sufre la jornada más negra de su historia, pero los últimos indicadores económicos no se quedan atrás.

213
Bolsa de Atenas | Efe

El Gobierno que preside Alexis Tsipras no para de batir récords, pero negativos. Desde que Syriza se hizo con el poder en Grecia a finales del pasado mes de enero, la economía helena ha recaído en la recesión, la destrucción de empleo se ha reactivado, la fuga de capitales y depósitos ha alcanzado cifras históricas y, por si fuera poco, el país vive sumido en el corralito bancario desde hace varias semanas, tal y como avanzó Libre Mercado, tras llevar al límite la negociación con sus acreedores europeos.

Pero, como una imagen vale más que mil palabras, basta observar los siguientes cuatro gráficos para percatarse del brutal desplome económico que está experimentando Grecia bajo el mandato de Syriza.

La Bolsa de Atenas se hunde

Tras permanecer más de un mes cerrada, la bolsa de Atenas ha reabierto sus puertas este lunes con caídas superiores al 20%, todo un récord. En los primeros compases de la negociación, el índice general llegó a registrar una fuerte caída de casi el 23%, aunque, finalmente, cerró la jornada con una caída del 16,23%.

A la cabeza de las caídas se situaron los títulos bancarios, que llegaron a perder cerca de un 30%. La Comisión de Valores de Mercado había dado horas antes luz verde definitiva a la reapertura, tras 26 jornadas laborales cerrada, aunque prohibió las ventas en corto. La Comisión mantuvo además en un 30% el margen de fluctuación permitido sin que haya intervención.

Los analistas esperaban un fuerte desplome habida cuenta de que las operaciones de los inversores nacionales, privados e institucionales, están sujetas a fuertes restricciones debido a que los controles de capital siguen vigentes.

Los inversores extranjeros tienen margen ilimitado de negociación, mientras que los nacionales sólo pueden comprar con los remanentes que tengan en sus cuentas de corretaje, o a través de una cuenta bancaria especial nueva, abierta para tal efecto, informa Efe. Los nacionales no podrán disponer, en cambio, de los fondos que tengan en sus cuentas bancarias regulares, ya que éstos están sujetos a los controles de capital, que prohíben transacciones al extranjero que no sean comerciales.

El corralito arrasa el sector industrial

Uno de los numerosos efectos devastadores que tiene el corralito es la fuerte caída que está sufriendo la actividad industrial debido a las restricciones comerciales. En concreto, la actividad del sector manufacturero de Grecia experimentó durante el pasado julio una caída récord, según constata el índice PMI, que se hundió desde los 46,9 puntos de junio a los 30,2 enteros, su mínimo histórico desde que Markit comenzó a realizar esta encuesta.

El deterioro de la actividad fabril en Grecia fue generalizado entre los distintos componentes utilizados para elaborar el índice PMI, detectándose caídas récord en producción, nuevos pedidos, empleo e inventarios, así como un alargamiento de los plazos de envío por parte de los proveedores.

"La producción manufacturera colapsó en julio al llegar la crisis de deuda a un punto crítico", apuntó Phil Smith, economista de Markit responsable de la encuesta para Grecia. En este sentido, el experto señaló que las fábricas griegas registraron una caída récord de los nuevos pedidos y a menudo no pudieron comprar los 'inputs' necesarios, particularmente en el exterior, puesto que el cierre bancario y las restricciones de capital perjudicaron el normal desarrollo de la actividad comercial.

"Aunque las manufacturas representan sólo una pequeña proporción de la producción de Grecia, la magnitud de la caída envía una señal preocupante sobre el estado del conjunto de la economía", añadió Smith. Una lectura del índice PMI superior a 50 puntos indica expansión de la actividad, mientras que una lectura del dato inferior a este umbral constata contracción de la actividad en el sector.

El PIB cae en picado

El dato del PMI industrial es muy revelador, ya que su evolución está fuertemente correlacionada con el PIB, tal y como muestra el siguiente gráfico. De mantenerse esta tendencia, la economía helena podría sufrir una caída próxima al 10%, marcando con ello una nueva recesión récord.

La confianza económica, en mínimos

Por último, dada la grave situación económica que sufre el país, no es de extrañar que el índice de confianza se haya desplomado hasta avanzar hacia nuevos mínimos históricos (vía @Sergiojrivas). En definitiva, cuatro gráficos con los últimos datos disponibles que reflejan a la perfección el hundimiento de Grecia.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco