Menú

Carmena anuncia su primer sablazo fiscal y el fin del superávit de Madrid

Subirá el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), el Impuesto sobre Construcciones y Obras y el IBI a los centros comerciales, entre otros tributos.

0
Subirá el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), el Impuesto sobre Construcciones y Obras y el IBI a los centros comerciales, entre otros tributos.
Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid | EFE

Aluvión de anuncios del concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato. La semana pasada, Manuela Carmena avanzaba una subida del IBI para una pequeña parte de los madrileños. Como ya avanzó Libre Mercado, los afectados serían los inmuebles de uso no residencial. Dentro de esta categoría están los edificios cuya actividad se destina al comercio, a la hostelería, a las oficinas o al deporte.

Desde Ahora Madrid no especificaron las características de los edificios a los que se le subirán próximamente los impuestos, únicamente explicaron que dependería del tamaño del inmueble. Este martes, Sánchez Mato ha dado una cifra: los edificios que tengan un valor catastral por encima de los 860.000 euros pagarán más. Esto afecta al 5% de los inmuebles de uso no residencial, según Ahora Madrid, por lo que serán los centros comerciales los principales perjudicados.

Y es que, el Gobierno de Manuela Carmena ha puesto en su punto de mira a este tipo de negocios. Tanto es así que el concejal también ha anunciado un nuevo impuesto: una tasa "para grandes generadores de residuos".

Otros tributos que también van a subir en Madrid, y que sí afectarán a todas las empresas, son el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) y el Impuesto sobre Construcciones y Obras (ICIO). Con la subida de estas tasas, sin contar el IBI, el Ayuntamiento de Madrid ingresará 49,8 millones de euros, según sus previsiones.

Bajada del IBI para la mayoría

La semana pasada Carmena también anunciaba una rebaja del IBI a todas las viviendas. Sánchez ha explicado este martes que la rebaja será de un 9% de media. La medida supondrá una reducción para los propietarios que irá desde los 15 euros para las casas de menor valor catastral hasta los 350 euros al año.

Al ser un impuesto lineal, el concejal de Economía ha declarado que la medida "va a beneficiar más a los ricos". "La reducción es lineal a mi pesar, no es progresiva, es regresiva, pero es la única forma de hacerla", ha dicho Sánchez, quien también ha añadido no sentirse "orgulloso" de este tipo de bajadas.

Sin embargo, hay que recordar que ésta no es una decisión que haya tomado el Gobierno de Manuela Carmena, sino que se trata de una rebaja fiscal forzada. De hecho, no estaba contemplada en su programa económico y, además, muchos de sus concejales negaron antes de las elecciones que fuera necesario bajar el IBI.

Pero el pasado mes de julio, el pleno municipal aprobó con los votos de toda la oposición (PSOE, PP y Ciudadanos) recortar el impuesto, lo que forzó a Carmena a adoptar esta decisión. En las votaciones, Ahora Madrid se abstuvo debido a que el IBI supone el 60,7% de los ingresos por impuestos municipales para 2016.

Por otro lado, aunque el Ayuntamiento ha vendido esta medida como un gran rebaja fiscal, no hay que olvidar que el anterior Gobierno de Botella tenía previsto reducir este impuesto un 20% de media en 2016, más del doble de lo anunciado por Ahora Madrid.

Disparará el gasto público

Otra de las medidas de calado que ha anunciado Sánchez Mato repercute sobre los pagos de la deuda municipal. Ahora Madrid va a poner fin a la política de amortizaciones seguida por Ana Botella para reducir drásticamente el pasivo de la ciudad.

Botella logró reducir la deuda que dejó Gallardón de los 7.000 millones de euros a los 5.900 millones. Así, el Ayuntamiento de la capital de España logró en 2014 un superávit de casi 1.400 millones de euros, mientras que en este 2015 se esperaba un saldo positivo superior a los 735 millones.

Durante el pasado mandato, el PP destinó una parte sustancial de ese superávit a la reducción de la abultada deuda madrileña. Ahora Madrid, sin embargo, no piensa destinar ni un céntimo de esos 700 millones de superávit a la amortización de deuda, ya que dedicará dicho excedente a disparar el gasto público.

Según Sánchez, todo ese dinero va a ir destinado a gasto social, por lo que el Ayuntamiento de Madrid pondrá fin al superávit fiscal. El Ayuntamiento de Madrid sigue estando a la cabeza en el ránking de los municipios más endeudados de España y cada madrileño arrastra una deuda de 1.876 euros de media.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD