Menú

Carmena restringirá el tráfico en Madrid por la contaminación

El protocolo que prepara Madrid y que entrará en vigor el mes que viene es estricto y restrictivo de la libertad de circulación.

El protocolo que prepara Madrid y que entrará en vigor el mes que viene es estricto y restrictivo de la libertad de circulación.
La alcaldesa Manuela Carmena durante el día sin coches este martes. | EFE

Si le afectó el día sin coches del pasado martes en Madrid, prepárese porque en los próximos meses se repetirá con muchas más restricciones. El Ayuntamiento de Madrid prepara un Protocolo de Medidas a adoptar durante episodios de alta contaminación por dióxido de nitrógeno. En principio, está aprobado por la Junta de Gobierno de la Ciudad de Madrid y entrará en vigor el mes que viene o a principios de noviembre.

El texto elaborado por el equipo de Manuela Carmena entrará en vigor, previsiblemente, en octubre y es mucho más duro que el de su antecesora en el cargo. De hecho, si las nuevas exigencias medioambientales se hubiesen aplicado en años anteriores la mitad de los coches de Madrid no podrían circular varios días al año.

En este caso, por contaminación se entiende la cantidad de dióxido de nitrógeno en el aire. El valor del umbral de alerta para el dióxido de nitrógeno está establecido en 400 microgramos/m3 durante tres horas consecutivas en lugares representativos de la calidad del aire, en un área de al menos 100 km2 o en una zona o aglomeración entera, si esta última superficie es menor.

El umbral de alerta para el dióxido de nitrógeno no se ha superado en ninguna ocasión en Madrid, pero sí el valor límite horario en varias de las estaciones de la red. Madrid, para controlar la calidad del aire de la ciudad, dispone del Sistema de Vigilancia, con una veintena de estaciones repartidas por todo la ciudad.

El nuevo protocolo que entrará en vigor en Madrid mantiene los dos niveles de preaviso y aviso creados por Ana Botella y también el nivel de alerta determinado por la UE y fijado en 400 microgramos/m³ de dióxido de nitrógeno.

Eso sí, Carmena es mucho más exigente y prohibitiva a la hora de activar los protocolos en caso de superar esos niveles de aviso, lo que se traduce en que la alcaldesa de Ahora Madrid tendrá mayor facilidad para restringir el tráfico. Los atascos y problemas para los comercios de la zona centro sufridos por el día sin coches de Carmena el pasado martes se quedarán en nada con estas restricciones.

División del municipio

Para llevar a cabo este proyecto, Madrid se ha dividido en varias zonas teniendo en cuenta su consideración en factores como la distribución de la población, la distribución de las estaciones de control de nitrógeno y el nivel de tráfico.

La zona 1 es el área interior a la M-30 y donde suele producirse la mayor congestión de tráfico y de niveles de dióxido de nitrógeno, según recoge el texto del Ayuntamiento. Es también en esta zona donde se concentra la mayor densidad de población y, consecuentemente, el mayor número de estaciones de medición.

Niveles que supondrán la interrupción del tráfico

Al igual que el consistorio anterior, el equipo de Carmena refleja tres niveles:

  • Preaviso: cuando en dos estaciones cualesquiera de una misma zona se superan los 180 microgramos/m3 durante dos horas consecutivas.
  • Aviso: cuando en dos estaciones cualesquiera de una misma zona se superan los 200 microgramos/m3 durante dos horas consecutivas.
  • Alerta: cuando en tres estaciones cualesquiera de una misma zona (o dos si se trata de la zona 4) se superan los 400 microgramos/m3 durante tres horas consecutivas.

Lo que cambia, como decimos, es que las prohibiciones y limitaciones a la circulación se activarán antes.

¿Qué sucede si se superan estos niveles?

Si se cumple cualquiera de los tres escenarios descritos anteriormente se activarán de manera automática las medidas informativas. Se informará sobre el valor alcanzado, la hora y lugar en que se han registrado los niveles, una previsión de evolución de los mismos, así como recomendaciones de actuación. También se informará sobre los cortes de tráfico previstos en el protocolo. Además, según el protocolo de Carmena, se activará el Sistema de Alertas en Salud Ambiental.

El problema es que todos los escenarios, al contrario de lo que ocurría con la ley de Botella, incluyen restricciones en el tráfico. Si se supera el nivel de preaviso fijado en los 180 microgramos/m3 durante dos horas consecutivas se limitará la velocidad a 70 km/h en la M-30 y en los tramos de las carreteras de acceso a Madrid, comprendidas en el interior de la M-40. En las vías de acceso a Madrid, en ambos sentidos.

Si se supera la fase siguiente, además de lo anterior Carmena prohibirá el estacionamiento de vehículos en las plazas y horario del área del Servicio Regulado en el interior de la M-30. Para ello, el Ayuntamiento "realizará las actuaciones necesarias para que no pueda obtenerse ningún tique (real o virtual) para estacionar por los no residentes". Esto supondrá graves problemas de colapso en el tráfico.

Desde Ecologistas en Acción alertan de que seis de las 24 estaciones de medición del Ayuntamiento ya han cubierto su cupo para todo 2015. "La estación del Barrio del Pilar, por ejemplo, ha superado los límites legales en 44 ocasiones, acercándose, en lo que va de año, al total de lo registrado en 2014, cuando lo superó 45 veces".

En la tercera fase, es decir, superando los 400 microgramos/m³ -algo que nunca ha ocurrido por el momento-, aumentará la restricción de la circulación en el interior de la almendra central (área interior de la M-30) del 50% de todos los vehículos excepto transporte público, transporte escolar, vehículos comerciales e industriales, ciclomotores, bicicletas, vehículos que dispongan del distintivo "cero emisiones". Una prohibición de circular que, además, se haría extensible a los taxis libres.

Temas

En Libre Mercado