Menú

Aprende las claves del Análisis Técnico para operar en Bolsa

Si deseas profundizar en el análisis técnico de la Bolsa, el 13 de octubre empieza un nuevo curso online de la mano de inBestia.

0
Si deseas profundizar en el análisis técnico de la Bolsa, el 13 de octubre empieza un nuevo curso online de la mano de inBestia.

Después de muchos años analizando gráficos, y sobre todo viendo qué funciona y qué no, me parece inconcebible invertir sin mirar gráficos. Pero claro, aunque el gráfico es el mismo, los ojos que lo ven son miles, millones, y todos diferentes.

El punto de vista del observador lo cambia todo. Y aunque a mí me parezca sencillo de interpretar, día tras día constato que para la mayoría de la gente, eso no es tan fácil de ver. Lo evidente para unos, es invisible para otros. Así de mágica es la vida en general.

Hay mucha gente que invierte sin analizar la evolución del precio, y entre los que sí lo hacen, la mayoría interpreta mal los gráficos. Quizá me equivoque, pero es mi impresión. ¿Tan difícil es interpretar las señales de fortaleza y debilidad que nos manda la evolución del precio?

Yo creo que no, pero, como siempre, todos tenemos nuestros prejuicios, nuestros aprendizajes previos e ideas que nos impiden ver las cosas "de otra manera". Así que, al final, aunque ni mucho menos puedo decir que los gráficos sean "la" gran respuesta, sí que me siento con una gran ventaja respecto a los que no son capaces de leer esos gráficos.

Me siento como un tuerto en un país de ciegos, que sólo ven una línea aleatoria (la del precio) y se quedan impasibles cuando el precio lanza una clara señal, mostrando la misma indiferencia que un niño que se encuentra una piedra que brilla sin saber que se trata de un diamante.

El gran problema del Análisis Técnico es que puede ser muy sencillo, y, por lo tanto, está al alcance de todos. Y eso significa que, inevitablemente, el nivel medio de los analistas técnicos es bajo, porque hay muchos y no se requiere ninguna formación ni habilidad previa. Desgraciadamente es así: se democratiza y se hace la media para abajo.

En consecuencia, los nuevos que intentan aprender Análisis Técnico y ven lo que hacen los demás tienen muchos problemas en separar el grano de la paja: la mayoría es morralla, y las personas serias que se acercan por primera vez al AT lo descartan rápidamente porque no les convence nada de lo que ven y oyen, y con razón.

Estas personas con criterio y sentido común descartan el AT porque no lo consideran serio, cuando, en realidad, no es la disciplina la que no es seria, sino la gran masa de analistas técnicos que difunden sus análisis por internet.

Llegados a este punto, yo me pregunto: ¿Y qué más da? Lo que hagan los demás y el prestigio que tenga el AT me importa poco o nada. Lo que sí me importa es saber que puedo sacar información valiosa de los gráficos y cómo la puedo aprovechar. A eso me dedico. Al que le guste bien, y al que no también.

Cada cual debe trazar su camino y seguirlo. Tan admirable y respetable es una disciplina como otra, siempre que seamos serios y rigurosos y consigamos gestionar bien nuestra cartera. Ése es el objetivo. Hay muchos estilos de inversión, hay muchas formas de ganar (y de perder) dinero. Ésa es la enorme riqueza y grandeza de los mercados financieros, que vienen a reflejar la misma riqueza y grandeza de la sociedad humana y de la vida en general.

Una herramienta imprescindible

Con todas estas reflexiones en mente, he construido mi curso de análisis técnico pensando en que lo más importante es tener unas bases buenas y sólidas. ¿Cuánta gente ha naufragado en matemáticas por no tener bases sólidas desde el principio? Si no comprendes bien la lógica matemática básica, si no sabes multiplicar y dividir bien, es imposible que comprendas y sepas hacer derivadas e integrales. Pues con el AT ocurre lo mismo: si no comprendes bien la base, no te sirve de nada utilizar indicadores y otros sistemas porque fallarás en lo básico y suspenderás.

Tras casi 20 años de experiencia, estoy muy convencido de que lo simple vale más. Por eso soy más bien un analista chartista (centrado en los gráficos de precios) y no un analista técnico (que utiliza también muchos indicadores que se derivan del precio). Digamos que soy un analista chartista al 80% y sólo un 20% técnico (en realidad el Chartismo es el Análisis Técnico clásico, el que más se practicaba antes de la llegada de los ordenadores).

En mi curso explico por qué no aporta nada complicar los gráficos con multitud de indicadores y por qué analizando directamente el precio podemos llegar a idénticas e incluso mejores conclusiones. Un puñado de indicadores nos valen para complementar el análisis del precio, así que me centro en esos y descarto la enorme mayoría de indicadores que las plataformas de análisis técnico suelen ofrecer a sus usuarios, dispersando su atención y dificultando su aprendizaje.

Si observan e investigan en internet, verán que muchos buenos analistas técnicos de prestigio opinan lo mismo: mejor analizar sólo el precio, sin complicaciones innecesarias que muchas veces no sólo no aportan nada, sino que, además, restan, es decir, nos confunden y despistan. Esta realidad me agrada especialmente porque me confirma que mi visión es correcta. Nota importante: esto no se aplica al Análisis de Amplitud, del que hablo en mi curso, y que es indispensable.

En resumen, el análisis técnico es para mí una herramienta imprescindible que debería formar parte del método de cualquier inversor serio. Es la única herramienta que nos permite, por ejemplo, decir si el mercado tiene un sesgo alcista o bajista en un momento dado. ¿No es eso maravilloso? Es la diferencia entre navegar a oscuras o con algo de luz. En ambos casos tenemos que ir con mucho cuidado, pero viendo algo tenemos más posibilidades de poder reaccionar rápido si se aproxima un peligro.

El último ejemplo lo tenemos en la alerta que lancé en septiembre de 2014, justo antes del mayor recorte del SP500 desde 2012. Desde entonces, hemos navegado sin más peligros... Hasta ahora: ¿estamos en la antesala de un nuevo gran recorte? Mi opinión hasta ahora ha sido que no. Aquí y aquí expliqué por qué era demasiado pronto para vender, y hasta ahora el mercado me ha dado la razón. No descarto lanzar otra alerta en las próximas semanas, pero, por ahora, aunque el mercado pueda corregir algo a corto plazo, no veo motivos para ello.

El tiempo es una variable clave en esto de la bolsa, y muchos lo ignoran: se centran en analizar el precio o los fundamentales y se olvidan del timing, es decir, del cuándo. Ganar un 20% no es ni mucho ni poco, y tampoco lo es perder un 20%. Todo depende de en cuánto tiempo hemos ganado o perdido ese 20%.

En mi curso explico la importancia del horizonte temporal a la hora de tomar decisiones. Si la bolsa está formando en estos momentos un techo para iniciar una fase correctiva que dure varios meses (años), es pronto todavía para decirlo, y este detalle es importante de comprender porque sólo queremos vender (bajarnos del tren) cuando tengamos pruebas del riesgo de caída y/o cambio de tendencia.

Por ahora no hay figura de techo, ni siquiera tenemos un principio de figura de techo. Pero claro, para eso hace falta que estemos de acuerdo en qué es una figura de techo. Es decir, que "todos" estemos viendo lo mismo... Y eso, como decía al principio de este post, es muy complicado en Análisis Técnico. Cerramos el círculo volviendo a la idea inicial: el análisis técnico es una poderosa herramienta, siempre que sepamos utilizarla correctamente. El tuerto es el rey en el país de los ciegos...

Curso de Bolsa y Análisis Técnico

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD