Menú

El ritmo de crecimiento de España se reducirá a la mitad a cierre de 2015

La economía española creció a un ritmo del 1% en el segundo trimestre, pero este avance podría caer al 0,5% a finales de año.

0
La economía española creció a un ritmo del 1% en el segundo trimestre, pero este avance podría caer al 0,5% a finales de año.

España creció un 0,8% en el tercer trimestre del año, según el Banco de España, dos décimas menos que en el anterior, cuando avanzó un 1% intertrimestral. Sin embargo, esta desaceleración podría acentuarse en el último tramo del presente año, a la vista de los últimos indicadores disponibles.

El crecimiento de la actividad en el sector servicios, cuyo peso es el más relevante dentro del PIB, se ralentizó en septiembre debido a un aumento más lento de los nuevos pedidos, en tanto que el empleo subió a su tasa más débil desde el pasado febrero, según publicó el lunes la empresa de servicios financieros Markit.

Asimismo, el Índice de Actividad Comercial ajustado estacionalmente se ralentizó por segundo mes consecutivo en septiembre hasta el nivel 55.1 frente al 59.6 registrado en agosto. Un nivel por encima de 50 indica expansión, y por debajo contracción.

Según el autor del informe, Andrew Harker, la ralentización en el sector servicios combinada con una desaceleración del crecimiento en el sector manufacturero "sugiere que la recuperación en España puede haber alcanzado su punto máximo en el tercer trimestre del año", mientras que el resto del año será crucial para determinar si la economía sigue mejorando o se ralentiza hacia el estancamiento.

Este frenazo, unido al menor dinamismo del sector servicios en la zona euro, cuyo ritmo de crecimiento disminuyó hasta su mínima de cuatro meses, augura un menor avance del PIB en el cuarto trimestre.

Así, aunque todavía no están disponibles todos los datos, si se adelanta un mes la serie de los PMI de manufacturas y servicios, el PIB apunta a una mayor ralentización entre octubre y diciembre, desde el 1% del segundo trimestre y el 0,7%-0,8% del tercero hasta el 0,5% del cuarto, tal y como muestra el siguiente gráfico elaborado por el economista Javier García Echegaray.

Es decir, España crece, pero su ritmo de avance a cierre del ejercicio sería la mitad del registrado en la primera mitad del año. Esta ralentización afectaría, entre otros ámbitos, a las finanzas públicas. Bruselas ha advertido esta semana de que España incumplirá los objetivos de reducción del déficit comprometidos para este año y el siguiente, ya que registrará un déficit del 4,5% del PIB en lugar del 4,2% exigido para 2015, mientras que la cifra será de 3,5% en 2016 y no del 2,8% comprometidos.

Pese a ello, la Comisión Europea dejará en manos del nuevo Gobierno que surja de las elecciones del 20 de diciembre las modificaciones necesarias en materia presupuestaria para corregir esas desviaciones.

No son los únicos que ponen en duda el cumplimiento del déficit. El Servicio de Estudios de BBVA también prevé que España incumpla este año el objetivo de déficit del 4,2% del PIB, y estima que la cifra será del 4,5%, tres décimas por encima de lo estipulado por el Gobierno.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot