Menú

Los servicios compensan la destrucción de empleo en industria y construcción

Durante la pasada legislatura, el sector servicios generó 466.000 nuevos empleo, frente a la pérdida de 403.000 en el resto de sectores.

Durante la pasada legislatura, el sector servicios generó 466.000 nuevos empleo, frente a la pérdida de 403.000 en el resto de sectores.

Los datos publicados por el Ministerio de Empleo del mes de diciembre muestran que el sector servicios explica una gran parte de la creación del empleo aportando 38.000 nuevas afiliaciones sobre noviembre, lo que supone el 83% del crecimiento total en el mes.

Esta circunstancia es la tónica general en la evolución histórica y tiene que ver con el elevado peso de los servicios en el PIB español. Según datos de Eurostat, el sector servicios supone en España el 75% del PIB, nivel por otra parte similar al de economías de nuestro entorno (el promedio en la UE es el 74%).

De hecho, entre las principales economías de la Unión Europea, son Reino Unido (por el elevado peso de la actividad de servicios profesionales, probablemente vinculados con la City londinense) y Francia (donde destaca el peso del sector público) por exceso, y Alemania por defecto (por la relevancia de la industria), los que más se alejan de la media. Sí es un patrón común entre los distintos países, una tercerización de sus economías con un mayor peso de los servicios en los últimos años.

La evolución relativa del empleo en los servicios ha sido desigual: descendió menos que el total con la crisis, y, posteriormente, con la recuperación, su crecimiento ha sido más rápido. Esta desigual evolución ha provocado que el peso de los servicios sobre el total ha ido creciendo progresivamente durante esta última legislatura: desde un 73% a finales de 2011 a superar el 74% en diciembre de 2012 y el 75% en marzo de 2014, hasta actualmente el 75,4%.

El empleo, por tanto, se está concentrando poco a poco en el sector servicios, por lo que las variaciones en la industria o en la construcción (al menos mientras no asistamos a una nueva burbuja inmobiliaria, escenario poco deseable) afectan cada vez menos al total.

El crecimiento del empleo en los servicios permite cerrar la legislatura con un saldo neto positivo, compensando la destrucción en la industria y la construcción (probablemente los servicios hayan servido como vía de reciclaje para antiguos trabajadores en la construcción). En concreto, durante los últimos cuatro años se ha producido un incremento de 466.000 afiliaciones en servicios en comparación con una pérdida de 403.000 en el resto de sectores.

En perspectiva histórica, dicho crecimiento permite superar su nivel máximo histórico, al menos desde que se dispone del detalle por sector. Este hito fue alcanzado el pasado mes de noviembre.

Dentro de los servicios, puede distinguirse entre el empleo generado como consecuencia de la acción directa o indirecta del sector público y el resto. Me refiero a acción indirecta dado que al empleo de las Administraciones Públicas sumo el de las actividades de sanidad, educación o asistencia, que incluyen tanto los centros públicos como los concertados, aparte de los centros privados.

En la categoría vinculada con el empleo público, las afiliaciones descendieron hasta inicios de 2013 para, posteriormente, entrar en una fase de creación de empleo, especialmente entre finales de 2014 y mayo de 2015, coincidiendo con el ciclo electoral, cuando uno de cada cuatro nuevos empleos creados provenía de estas ramas de actividad. Posteriormente, la creación de empleo en este agregado ha perdido intensidad.

En cuanto al resto de servicios, destacan los más vinculados con el consumo discrecional de los hogares (comercio, restaurantes, hoteles y ocio), ya que explican en estos últimos tres meses un 40% del crecimiento en las afiliaciones del subtotal de resto de servicios y hasta un 32% del total de empleo. En menor medida, las actividades profesionales (banca, abogacía…) explican un 13% y un 11%, respectivamente.

En definitiva, el impulso de los servicios ha permitido cerrar la legislatura con un crecimiento neto de las afiliaciones. En concreto, actividades como el comercio o la hostelería han sido claves en la recuperación del empleo. Por otra parte, pese a una inicial fase de destrucción de empleo, el empleo en las Administraciones Públicas y ramas vinculadas con el Estado de Bienestar ha cerrado este periodo con un saldo neto positivo de más de 100.000 afiliaciones.

Temas

En Libre Mercado