Menú

Préstamos para la cuesta de enero

Diferenciar y comparar entre los distintos productos son la clave para elegir el préstamo adecuado.

Diferenciar y comparar entre los distintos productos son la clave para elegir el préstamo adecuado.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 37,3% de los hogares españoles tienen dificultades habitualmente para llegar a fin de mes, y en ocasiones puntuales, el porcentaje se eleva hasta 66,4%. La llamada cuesta de enero es, precisamente, uno de esos momentos complicados del año.

No sólo hay que reponerse de los excesos navideños, con gastos excesivos y en ocasiones imprevistos, sino que además hay que hacer frente a las subidas de precios de principio de año en múltiples servicios.

Obtener algo de financiación en estos meses especialmente complejos puede ser una tabla de salvación para muchas familias que se ven desbordadas por los pagos en estos momentos puntuales. Las tarjetas de crédito han sido tradicionalmente el vehículo más habitual para hacer frente a estos momentos de necesidad transitoria, pero el acceso al crédito tradicional se ha puesto más complicado para muchas personas, ya sea porque sus ingresos no son regulares, como en el caso de los autónomos, o porque los criterios de solvencia se han endurecido.

Por su parte, los préstamos personales de pequeño valor, conocidos como micropréstamos, han sufrido la evolución contraria. En los últimos años, su concesión ha crecido y en 2015 se ha aproximado al millón.

Esta herramienta de créditos puede solucionar temporalmente los problemas financieros de una familia o una pequeña empresa, pero su utilización no está exenta de riesgos. Los intereses asociados a estos productos pueden elevarse hasta más del 4.000% TAE en algunas ocasiones.

La cifra está muy por encima de las que se suelen encontrar en otros productos como los préstamos personales de las entidades bancarias tradicionales o las hipotecas. No obstante, esto no significa que el consumidor tenga que devolver 4.000 veces más dinero del que se le prestó, sino que más bien se trata de un problema de plazos. La Tasa Anual Equivalente (TAE) habla de lo que habría que pagar en un año, pero la mayor parte de estos créditos se devuelven en menos de un mes.

Comparador de préstamos

Víctor López, coordinador de comparador financiero de Rastreator.com, insiste en analizar con detalle las condiciones de cada uno de estos préstamos para evitar sorpresas. "No todos los préstamos personales son iguales. Dependiendo de la cantidad deseada o de las características particulares de cada usuario, le puede convenir el producto de una u otra entidad".

Para López, los elevados intereses de estos productos no son un problema demasiado grave: "Los intereses de los microprestamos pueden parecen altos si se toma como referencia la TAE, un indicador pensado para informar sobre créditos de mayores cuantías y plazos más prolongados. Pero no resulta adecuado utilizar un índice anual para préstamos, de cantidades generalmente inferiores a 500 euros y que se devuelven en pocos días".

No obstante, alerta de otros riesgos que a priori no son tan evidentes. "En los micropréstamos el mayor problema para el consumidor aparece en caso de impago, momento en el cual pueden aparecer elevados intereses de demora".

Diferenciar y comparar entre los distintos productos son para López la clave para elegir el préstamo adecuado. Ya que según el ejecutivo, "el mercado es amplio y la oferta grande. Hay productos muy interesantes para un determinado tipo de usuario: el que tiene problemas para llegar a fin de mes o un gasto imprevisto, pero sabe que podrá devolver la cantidad prestada el mes siguiente".

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro