Menú

El consumo de las familias se ralentiza en los primeros meses de 2016

Las ventas al por menor en el inicio del primer trimestre de 2016 ralentizan su crecimiento.

Las ventas al por menor en el inicio del primer trimestre de 2016 ralentizan su crecimiento.

Las ventas del comercio minorista suben un 3,3% interanual en enero, según el INE, mejorando su ritmo de crecimiento respecto del mes anterior. Como puede observarse en el siguiente gráfico, y con alguna excepción en forma de repunte puntual, la tendencia durante el último año ha sido de un crecimiento ligeramente superior al 3%, tendencia positiva que en el inicio de 2016 diverge de la del indicador de confianza del consumidor.

Es decir, por el momento, el deterioro en las expectativas de los hogares no se refleja en la evolución de su consumo si se mide sobre el año anterior. Sin embargo, en tasa mensual -que ofrece información más inmediata, aunque también es una serie más volátil- muestra una foto menos positiva.

Tras los meses de octubre y diciembre en los que las ventas se estancaron, el crecimiento del 0,4% en enero no es suficiente para que la tendencia de desaceleración trimestral observada en el cuarto trimestre se revierta. Así, el crecimiento ha pasado de un 1,2% en el tercer trimestre de 2015 a un 0,9% en el cuarto, y de manera provisional a un 0,4% en el primero de 2016.

¿Significa que el crecimiento en el consumo de los hogares va a ser menor en el primer trimestre? Posiblemente, sí, aunque todavía es pronto para sacar conclusiones. Por un lado, falta todavía conocer los datos de febrero y marzo. Además, las ventas del comercio no explican la totalidad del consumo de los hogares. De hecho, suponen menos del 40% del mismo.

En el siguiente gráfico se detalla la composición del consumo de las principales partidas de bienes y servicios a partir de la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE.

Las dos principales partidas del presupuesto de las familias son la vivienda -se trata en este caso de una renta ficticia que se imputa al hogar por la propiedad de la vivienda- y el consumo en restaurantes, y ninguna se incluye dentro de las ventas del comercio. Otras partidas relevantes del gasto como son el alquiler de la vivienda, la factura del teléfono, la electricidad o las ventas de automóviles tampoco forman parte del cómputo del comercio minorista.

En definitiva, el consumo medido por las ventas del comercio crece en el inicio de año menos que a finales de 2015. En los meses restantes se podrá comprobar si remontan en el primer trimestre o si, por el contrario, el empeoramiento en la confianza de los hogares acaba por trasladarse a la economía real.

Por otro lado, para que tal ralentización se trasladara al total del consumo de los hogares hay que tener en cuenta la evolución de otras partidas. En el caso de las ventas de automóviles, muestran un mayor dinamismo en el primer trimestre de 2016 y podrían contrarrestar el debilitamiento de las ventas del comercio minorista.

Temas

En Libre Mercado