Menú

Andalucía y Extremadura, entre las autonomías donde es más difícil encontrar empleo

En las regiones situadas en el sur de España la dificultad para encontrar empleo es mucho mayor que en el norte.

En las regiones situadas en el sur de España la dificultad para encontrar empleo es mucho mayor que en el norte.

Con carácter trimestral, el INE publica la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (en adelante ETCL) que mide, entre otras variables, la evolución del coste laboral y la del número de vacantes. El volumen de puestos vacantes, estimado en relación al número de puestos de trabajo, arroja una imagen fiel sobre la demanda real de empleo. Una elevada ratio indica una alta demanda de empleo por parte de los empresarios, y una baja que no existen muchos empleos no cubiertos.

La combinación de la ratio de vacantes y la tasa de paro -que mide la demanda de empleo no cubierta por la oferta- ofrece un buen resumen del mercado laboral. Por lo general, una "baja" demanda de trabajadores por parte de los empresarios coincide con un "exceso" de oferta de mano de obra, con el consiguiente aumento del paro. Y al revés: una mayor demanda de trabajadores suele resultar en una menor tasa de desempleo.

Los datos publicados por Eurostat sitúan a España en el extremo negativo dentro de Europa junto a Grecia, compañeros habituales cuando se trata de analizar el mercado laboral.

Así pues, Eurostat concluye que en países como España o Grecia es mucho más complicado encontrar empleo que en el resto de Europa. Pero, ¿y por comunidades autónomas? Combinando los datos de paro de la Encuesta de Población Activa y del ETCL del INE, se observa que en las regiones situadas en el sur de España la dificultad para encontrar empleo es mayor.

Por el contrario, en las comunidades con mayor renta como Madrid, País Vasco, Baleares o Cataluña la situación para el desempleado es menos negativa, siendo la tasa de paro inferior a la media y el número de vacantes relativamente elevado.

Navarra resulta un caso curioso al combinar una renta elevada, una baja tasa de paro, pero, por el contrario, un número de vacantes relativamente bajo. Como bien apunta @Manuj_Hidalgo, esto podría indicar un diferente impacto del marco regulatorio en la estructura productiva, lo cual permitiría ajustar mejor oferta y demanda en el mercado de trabajo en comparación con otras regiones.

Otro aspecto en el que destaca Navarra, junto al País Vasco en este caso, es el tiempo promedio de la jornada laboral, ya que se sitúa entre las de menor duración. Ambas comunidades son también las de menor tasa de paro.

Los costes más elevados, en Asturias y País Vasco

Por otra parte, los costes de contratar para el empresario, ajustados por la capacidad de poder de compra, en Asturias o el País Vasco son los más elevados. En Navarra, por el contrario, son los más bajos.

Por sectores, los costes laborales de la industria son, en general, los más elevados, si bien existen excepciones como La Rioja, Extremadura o Comunidad Valenciana, donde los costes más altos están en la construcción.

Por otro lado, la encuesta del INE ofrece otra información relevante en cuanto a los costes de contratación como, por ejemplo, la inexistencia de vacantes como consecuencia de los elevados costes laborales. Casi el 10% de las empresas extremeñas no presenta vacantes de ningún tipo por el elevado coste de contratación.

En Navarra, sin embargo, el número de empresas que no tienen vacantes por ese motivo es de los más reducidos de España, junto a Murcia, Cantabria, o Aragón, lo cual también refleja una mayor facilidad a la hora de contratar.

En Libre Mercado