Menú

¿Esperarías en una cola a cambio de un salario?

Durante los años de crisis, muchos se quedaron sin trabajo, punto de inflexión para desarrollar una idea exitosa como la de Giovanni Cafaro.

0
Durante los años de crisis, muchos se quedaron sin trabajo, punto de inflexión para desarrollar una idea exitosa como la de Giovanni Cafaro.

Cuando nos encontramos en una situación algo inusual o nueva, es posible que nuestra imaginación nos lleve a tener ideas curiosas, unas veces útiles y otras no tanto, pero que a veces pueden convertirse en novedad e incluso en éxito.

Durante los años de crisis, muchos se quedaron sin trabajo, y esto fue el punto de inflexión para abrir una empresa o desarrollar una idea que tenían en mente.Y esto es lo que le pasó a Giovanni Cafaro, hace 2 años, cuando se encontraba esperando una cola para pagar una factura, tal y como explica The Economist.

Al igual que muchos de nosotros a lo largo de nuestra vida, estaba esperando su turno en una cola. Una situación que podemos ver a diario para pagar una cuenta, entregar unos papeles en Hacienda o incluso para preguntar alguna duda que se resuelve en un par de segundos.

Giovanni Cafaro pensó que podía ayudar a los demás a través de esto, por lo que anunció sus servicios, recibiendo varias peticiones de contratación. Para las empresas, enviar a Cafaro suponía un coste menor que el que sus empleados estuviesen perdiendo el tiempo esperando una cola en vez de estar trabajando. Así nace la profesión de "colista", una persona que hace cola, pero cobrando.

Según un estudio, los italianos pierden unas 400 horas al año haciendo cola. Si traducimos esto a dinero, son 40.000 millones de euros al año. Durante muchos años, los italianos ricos mandaban personal para hacer este tipo de gestiones cuando podían estar haciendo otras tareas más productivas.

Cafaro ha conseguido vivir de su nueva profesión, en la que se paga un mínimo de 10 euros por hora (antes de deducciones) y un plus por seguro, lo que incluye asistencia en caso de tener un accidente, por ejemplo bajando las escaleras de una oficina de la Administración Pública. Además, es posible realizar un curso (vía Skype) con una duración de 5 horas, en el que se imparten lecciones sobre documentación o requisitos de los diferentes departamentos de la Administración Pública italiana, pagos, etc.

Sin embargo, la respuesta del Gobierno no se ha hecho esperar, ya que obliga a todas aquellas empresas que contraten estos servicios a pagar la cotización, como hacen con el resto de sus empleados.

Temas

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot