Menú

Carmena y Colau encarecen el precio de la vivienda y los hoteles

Carmena reduce la oferta inmobiliaria paralizando proyectos y Colau la oferta hotelera con su moratoria.

0
Carmena reduce la oferta inmobiliaria paralizando proyectos y Colau la oferta hotelera con su moratoria.

Parece que Manuela Carmena y Ada Colau, alcaldesas de Madrid y Barcelona, respectivamente, se han puesto de acuerdo para conseguir que el precio del alojamiento en ambas ciudades suba más de lo debido durante los próximos años. A la prohibición de apertura de nuevos hoteles o la congelación de licencias para pisos turísticos de Colau, se une el veto de Carmena a importantes proyectos urbanísticos de la capital.

El bloqueo de estos proyectos urbanísticos, dada la escasez de terrenos que existe en Madrid, no lleva sino a una subida de precios en el mercado inmobiliario, dificultando así el acceso a la vivienda en propiedad, especialmente entre las rentas más bajas.

Según el experto Mikel Echavarren, consejero delegado de la consultora inmobiliaria Irea, "en Madrid va a haber un problema grave de disponibilidad de suelo bueno para promover viviendas en un par de años y, por lo tanto, habrá inflación". La ecuación es sencilla. Una menor oferta ante una demanda creciente en el sector llevará a una subida más intensa de los precios durante los próximos años por encima de lo que reflejaría el mercado.

Por otro lado, dado que Ada Colau reducirá la oferta de apartamentos turísticos e impedirá la creación de nuevas plazas hoteleras, lo más probable es que el precio de este tipo de alojamientos también empiece a subir -por si no era suficientemente caro alojarse unos días en la ciudad condal-.

Estas aperturas solo se permitirán en los barrios periféricos, una medida algo contradictoria, teniendo en cuenta que la mayoría de los turistas tiene como objetivo alojarse en barrios centrales. Y no contenta con eso, aquellos establecimientos de alojamiento que cierren sus puertas no podrán ser sustituidos por otros nuevos. Una medida que, según los expertos, acabará perjudicando al sector turístico, el gran motor económico de Barcelona.

El resultado de las "políticas del cambio" en esta materia es que en Madrid se espera una subida del precio de las viviendas de un 10% durante los próximos dos años, mientras que en Barcelona se llegará a "cifras récord" en los precios de las habitaciones de hotel -perjudicando de paso a los turistas menos pudientes-.

En Libre Mercado

    Servicios