Menú

Hipócritas 'offshore'

Ahora sabemos que unos de los principales beneficiarios de este escándalo es el chavismo, al que tanto deben los dirigentes podemitas.

EDITORIAL
6

Los llamados papeles de Panamá ponen de manifiesto la doble moral de algunos santones que, desde la izquierda, se han distinguido por hacer gala de un celo justiciero y una exigencia ética que, como suponíamos y ahora estamos viendo, eran completamente fingidas.

Son personajes como el cineasta Pedro Almodóvar, que defendía públicamente opciones políticas caracterizadas por su ensañamiento fiscal contra los contribuyentes mientras ponía a buen recaudo sus ganancias haciendo uso, precisamente, de empresas situadas en los denominados paraísos fiscales, tal vez el pecado más grave para sus correligionarios.

El caso de Almodóvar es paradigmático del comportamiento de los iconos progres, que suelen poner el máximo celo en que las medidas que exigen para los demás, cuanto más coactivas mejor, no les afecten a ellos en lo más mínimo.

Pero lo que en algunos individuos no pasa de ser la constatación inexorable de su bajeza moral, en partidos como Podemos adquiere visos de mucha mayor gravedad, por las informaciones que vinculan a los patrocinadores políticos de este movimiento ultraizquierdista con este escándalo.

Casi un cuarto de millón de documentos de este ya famoso caso panameño se refieren expresamente a personas vinculadas estrechamente al régimen chavista venezolano. Entre ellos figuran el exjefe de seguridad del palacio presidencial, Adrián José Velásquez Figueroa, y nada menos que la exjefa de la Oficina Nacional del Tesoro, Claudia Díaz Guillén.

No es la primera vez que sucede algo así: como hemos referido en nuestro suplemento Libre Mercado, diversos jerarcas chavistas están siendo investigados en España por delitos de blanqueo de capitales. Por no mencionar las sumas astronómicas que se han localizado en Suiza a nombre de importantes beneficiarios de los regímenes bolivarianos, sobre cuyo origen hay serias sospechas de que pueda estar relacionado con graves delitos de tráfico internacional.

Los líderes de Podemos han estado raudos a la hora de cargar contra los refugios fiscales en cuanto el caso panameño ha salido a la luz. Ahora sabemos que unos de los principales beneficiarios de este escándalo es el chavismo, al que tanto deben nuestros dirigentes podemitas.

Los líderes del movimiento ultraizqueirdista no van a reconocer el carácter eminentemente delictivo de las organizaciones bolivarianas, porque ese es un gesto de honradez y humildad políticas fuera del alcance de estos totalitarios ensoberbecidos. Cabe esperar que estos papeles de Panamá sirvan, al menos, para que muchos de sus ingenuos seguidores comiencen a quitarse voluntariamente la venda de los ojos.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios