Menú

Educación financiera, la asignatura pendiente de los españoles

Los españoles cada vez están más concienciados sobre la educación financiera, sobre todo a raíz de la crisis económica

Los españoles cada vez están más concienciados sobre la educación financiera, sobre todo a raíz de la crisis económica

Situaciones tan habituales como el pago con una tarjeta de débito o con el móvil son acciones habituales entre muchos jóvenes españoles, y, sin embargo, sus conocimientos financieros son escasos.

El Banco de España advierte de que el grado de conocimientos financieros de la población nacional es aún escasa. Muy pocos jóvenes reciben educación financiera que puedan aplicar en situaciones como el uso de una cuenta bancaria o el cálculo del interés compuesto de un producto de ahorro.

En su Boletín Económico de abril, la entidad analiza los principales resultados medibles a través de las pruebas del programa de evaluación estandarizada de alumnos de la OCDE (PISA), junto con otros informes de los últimos años.

Otros datos que se extraen de anteriores estudios de la OCDE reflejan que los estudiantes españoles tienen conocimientos financieros similares a franceses o estadounidenses, pero más bajos que en Bélgica o Estonia. Próximamente, se realizará en España una Encuesta de Competencias Financieras en el marco del Plan de Educación Financiera, cuyo objeto es obtener información sobre los conocimientos que tiene la población sobre esta materia

¿Por qué es tan importante?

Desde una perspectiva internacional, una de las conclusiones es que los hogares con menor grado de conocimiento financiero, a menudo aquellos cuyo cabeza de familia tiene una edad avanzada y bajo nivel educativo, tienden a estar más endeudados y a poseer menos riqueza bruta.

En cualquier caso, la complejidad de estas operaciones hace que una proporción elevada de hogares recurra a reglas sencillas que minusvaloran tanto el coste de los préstamos como la rentabilidad de las inversiones.

Nuevamente, los datos de la OCDE muestran que el grado de conocimiento de estas materias varía según los países hayan experimentado o no episodios de alta inflación, mientras que los conocimientos sobre la diversificación del riesgo parecen "limitados" en todos los países.

Los niveles objetivos de la educación financiera son bajos en los hogares, a pesar de la tendencia a sobreestimar lo que se sabe sobre el tema. El desconocimiento financiero puede ser una de las causas por las que las familias no sean mejores en el control de sus finanzas o lleguen a situaciones de deuda, y seguramente haya influido en que muchas de ellas no hayan sabido gestionar sus ingresos y gastos ante la crisis.

Preocupación por el futuro financiero

En los últimos años, ha aumentado la preocupación por la educación financiera debido a la crisis, la mayor complejidad de ciertos productos bancarios y la irrupción de las nuevas tecnologías -pagos a través de Internet o móvil, por ejemplo-.

Desde el curso 2012/2013 se imparte educación financiera en centros de secundaria de toda España tras un convenio firmado por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Otras empresas como el Banco Santander impulsan iniciativas como Aprende Finanzas con el objetivo formar a jóvenes de entre los 15 y 18 años en temas financieros. Muchas de las situaciones cotidianas están directamente relacionadas con las finanzas y es imprescindible tener unos conocimientos básicos.

El programa del Banco Santander engloba en 4 sesiones los bloques de "cómo gestionar mi economía, qué debo saber de los productos financieros más habituales, qué hacer con mis ahorros y el endeudamiento inteligente".

Temas

En Libre Mercado