Menú

Las CCAA inflan sus ingresos para cumplir con el déficit sobre el papel

Presupuestan ingresos irreales para cumplir con las exigencias fiscales de Hacienda, registrando luego déficits más altos de los previstos.

0

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) considera que los presupuestos de las comunidades autónomas para 2016 siguen inflando de forma "poco realista" sus previsiones de ingresos, aunque asegura que lo hacen en menor medida que en los de años anteriores.

Un informe del Observatorio Fiscal y Financiero de las Comunidades Autónomas de Fedea analiza los factores responsables del incumplimiento de los presupuestos autonómicos de 2015 y cuestiona el realismo de los correspondientes a 2016. Según este documento, durante los últimos años las comunidades han cuadrado sobre el papel sus presupuestos con sus objetivos de déficit a base de inflar sus previsiones de ingresos. A posteriori, estas previsiones han quedado muy lejos de cumplirse, provocando a su vez el incumplimiento de los objetivos de déficit.

De la desviación observada en el ejercicio de 2015 sobre el objetivo de déficit autonómico (unos 10.400 millones de euros), casi el 60 por ciento (6.100 millones) provino de unos ingresos inferiores a los presupuestados. El grueso del problema se concentra en las partidas de ingresos gestionadas directamente por las comunidades y no sujetas a entregas a cuenta y liquidaciones estatales, que aportaron algo más de 4.700 millones a la cifra anterior (cantidad muy similar a la de 2014).

Por el lado de los gastos, la desviación respecto al presupuesto aprobado fue de 3.425 millones de euros. En esta cifra juegan un papel importante los gastos extraordinarios ligados a la devolución de la paga extra de 2012 y a los nuevos tratamientos de la hepatitis C. "La previsión de ingresos recogida en los presupuestos autonómicos de 2016 también parece poco realista", recalca el informe.

También incumplirán en 2016

Por esta razón, las comunidades autónomas volverán a incumplir el objetivo de déficit público en 2016 pese al nuevo margen otorgado por el Gobierno, al elevar la previsión del 0,3% del PIB al 0,7%. Concretamente, la cifra final será cercana al 1% del PIB, una desviación de alrededor de 3.000 millones de euros.

El principal problema está concretamente en la partida denominada 'resto de ingresos', que engloba los recursos procedentes del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, Transmisiones Patrimoniales, Actos Jurídicos Documentados, ingresos patrimoniales, enajenación de inversiones reales o el fondo de compensación interterritorial.

Las autonomías prevén aumentar esta partida respecto a la ejecución de 2015 en 3.772 millones de euros, lo que supone una corrección significativa respecto al pasado año, cuando este incrementó se fijó en 6.071 millones, pero que, en opinión de Fedea, implica una nueva sobrevaloración.

De media, esto supone que las comunidades autónomas prevén incrementar sus ingresos en este capítulo en un 0,3% respecto al cierre de 2015. Pero por comunidades se observa que mientras Galicia, cumplidora en 2015, prevé una caída del 0,3%, Extremadura, de las más incumplidoras el pasado año, ha vuelto a presupuestar la mayor subida de la recaudación por esta vía, hasta un 2,9%.

En paralelo a esta sobrevaloración, Fedea advierte de que, además, las comunidades autónomas están presupuestando para 2016 unos ingresos por entregas a cuenta y liquidaciones que no se corresponden con lo que está previsto en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), pese a que estos ingresos "se conocen con exactitud en el momento en el que se elaboran los presupuestos autonómicos".

Dentro de este apartado, que constituye el 70% de los recursos de las comunidades autónomas, se incluyen el reparto de la recaudación de impuestos compartidos (IVA, IRPF e impuestos especiales) y de Fondos (de Garantía, Suficiencia y Convergencia). Para 2016, las comunidades han 'inflado' sus presupuestos con unos ingresos mayores en 2.778 millones de euros a los que realmente tendrán por parte del Estado.

Concretamente, las diferencias se encuentran en los presupuestos de Asturias (26 millones), Comunidad Valenciana (1.325 millones), Cataluña (1.400 millones) y Murcia (27 millones). En el caso de Asturias y Murcia, estas diferencias obedecen a la inclusión de la participación provincial en los recursos del sistema en concepto de IRPF, IVA e impuestos especiales, mientras que en Comunidad Valenciana y Cataluña recogen en sus presupuestos un anticipo de los fondos de competitividad, no previsto en los PGE de 2016.

Ajustes adicionales

Así pues, el informe señala que el exceso de ingresos previsto sobre lo que previsiblemente recaudarán las comunidades en 2016 asciende a un 0,6% del PIB -0,3% del resto de ingresos y 0,3% de recursos procedentes del sistema de financiación autonómica-. "Creemos que las comunidades autónomas sobrepasarán, incluso después de haberse elevado del 0,3% al 0,7% del PIB, el objetivo de estabilidad presupuestaria" hasta "cerca del 1%", añade.

Fedea señala que van a ser necesarias medidas adicionales para poder ajustar las cuentas de las comunidades autónomas, más allá de la aplicación rigurosa de la regla de gasto. Insiste en que, en años anteriores, a medida que avanzaban los meses, el riesgo de incumplimiento se iba haciendo más evidente porque los ingresos no cuadraban, pero las comunidades optaban por no ejecutar algunos gastos. Sin embargo, avisa de que "por muchos esfuerzos que hagan mediante, por ejemplo, retenciones de crédito, nunca es suficiente para cumplir el objetivo".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD