Menú

¿Cómo conocer la capacidad crediticia de tu empresa?

El estado del sector, las métricas a medir y los valores para cada métrica son los factores a tener en cuenta.

El estado del sector, las métricas a medir y los valores para cada métrica son los factores a tener en cuenta.
Tu calificación crediticia no depende solo de ti | Fotolia

Hay tres factores indivisibles, como los tres mosqueteros Porthos, Aramis y Athos, que tienes que tener en cuenta para conocer la capacidad de tu empresa. Nuestros tres mosqueteros son el estado del sector, las métricas a medir y los valores adecuados para cada métrica.

El primer mosquetero del que partimos, Porthos, sería el sector donde operas. Sí, es cierto, tu calificación crediticia no depende solo de ti, sino también de tu sector. El sector sirve a la banca como punto de referencia para estudiar la calidad crediticia de tu empresa.

Analizando el mercado y tu empresa, nos podemos encontrar tres situaciones distintas. Por un lado, es posible que estemos en un mercado favorable y nuestra empresa esté en línea con el mismo, en este caso la banca lo verá favorablemente. Las otras dos opciones implican que la empresa o el sector se encuentran en situación desfavorable. En ambas situaciones, tendrás que explicar a la banca las razones y motivos por los que la compañía tendrá un rendimiento superior al mercado en los próximos años.

Nuestro segundo mosquetero, Aramis, son las métricas que los bancos usarán para evaluar tu capacidad de devolver crédito. Probablemente, no tendrás el estudio interno de riesgos del banco que se encuentra analizándote. No obstante, existen algunas métricas comúnmente usadas en departamentos de riesgos que te pueden servir de guía para evaluar la calidad crediticia de tu compañía. Para descubrir estos estándares de riesgos, deberás buscar fuentes de información creíbles y buscar el asesoramiento de expertos en la materia que te ayudarán a definir los ratios adecuados.

El análisis de tu calidad crediticia cuenta con dos componentes principales. Una parte cualitativa, que mide variables conductuales de tu empresa y otras cosas como la calidad del equipo directivo, la formación, el accionariado, el historial… La otra parte es la cuantitativa que deriva del estudio de los estados financieros de tu compañía. No tienes que ser perfecto, pero has de ser capaz de explicar a tus acreedores tus puntos débiles y los cauces de acción que tomarás para paliarlos.

Finalmente, nuestro último mosquetero, Athos, serían los rangos que son deseables para cada métrica en función del sector y de la compañía. Es decir, tienes que saber qué valor se considera positivo o negativo para cada métrica. La diferencia entre tu valor actual y la frontera negativa resulta orientativa de tu capacidad de conseguir financiación adicional.

Una vez conocida las métricas, y su significado, es una buena práctica implementarlas en los objetivos y control de la Dirección Financiera. Se debería incluir estas métricas en la evaluación y el establecimiento de objetivos de la Dirección Financiera, en vuestros KPIs o cuadro de mandos, para conducir la compañía hacia una situación solvente y con facilidad de acceso al crédito.

En Bravo Capital, podemos ayudarte a conocer estos tres mosqueteros. Incluso te proporcionamos el informe financiero y de rating para que conozcas cómo te evalúan las entidades de crédito.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD