Menú

Piscinas hinchables, pérgolas o barbacoas: los errores de los drones de Montoro

Los drones detectan como irregularidades piscinas hinchables, pérgolas o cenadores.

39

En su afán por aflorar construcciones o edificaciones irregulares, no declaradas a la Gerencia Regional del Catastro, el ministerio de Hacienda ha utilizado imágenes por satélite, aviones, drones e inspectores a pie de campo. Unas técnicas ya conocidas como los 'drones de Montoro' o el 'catastrazo del ministro' que han a sacado a la luz 1,69 millones de inmuebles que no habían notificado su valor correcto al Catastro. Es decir, viviendas no declaradas como inmuebles urbanos o rústicos, o obras que no hayan sido notificadas al órgano dependiente de Hacienda y que aumente el valor del bien. Unas técnicas que ahora están en entredicho.

Los rastreos del fisco han analizado más de 4.340 municipios en los que el catastro ha buscado las irregularidades inmobiliarias no declaradas comprobando si lo que aparece en el catastro corresponde o no con la legalidad. Pese a haberse demostrado que hay multitud de construcciones no regularizadas, los ciudadanos denuncian que les han abierto procedimiento de forma errónea.

Un procedimiento que acarrea una multa. No hay que olvidar que el principal objetivo de esta regularización es recaudar. Así, cada dato inexacto que detecten estos dispositivos supone abonar una tasa de 60 euros. Y eso es solo el principio, a esta tasa hay que añadir que Hacienda supone que el valor del inmueble es superior por lo que también va a incrementarse el Impuesto sobre Bienes Inmuebles. 

Desde Legálitas han alertado de un aumento considerable de "las llamadas de clientes que han recibido este tipo de multa errónea". Nuria Díaz, abogada del despacho ha explicado a Libre Mercado que muchas veces lo que se ha detectado en estas fotografías en realidad es "una piscina hinchable en el jardín, que no está anclada y no tiene vocación de permanencia". Otro ejemplo muy típico detectado es el "uso de pérgolas, o cenadores que únicamente se colocan en verano pero que en ningún caso van a formar parte indivisible del inmueble".

Por ello, la letrada aclara que en estos caso es importante recurrir porque este tipo de mobiliario no constituye una mayor superficie del inmueble aunque desde la foto aérea se considera que sí lo es. La foto da a entender que se ha hecho una ampliación, pero no es cierto "no es una multa correcta". Este tipo de sanciones son recurribles "ya que no constituyen una mayor superficie construida. Sería como si cobraran por muebles que tenemos en el interior de nuestra casa", explican. 

Una equivocación de los drones de Montoro que puede salir muy cara a los contribuyentes. Tal y como explican los expertos, el Catastro automáticamente envía una notificación al contribuyente y a la vez al Ayuntamiento para que proceda a rectificar las liquidaciones del Impuesto sobre Bienes Inmuebles de los últimos cuatro ejercicios no prescritos. En definitiva, esto supone que debamos pagar una mayor cuantía en el importe por el IBI de esos ejercicios, además de los que nos lleguen a partir de ahora.

Los expertos recuerdan que el catastro debe ser fiel a la realidad. La abogada recuerda que para recurrir debemos aportar nuestros datos, nuestras pruebas para contrastar esas fotografías aéreas. Además, los expertos avisan de que aún quedan varias localidades por revisar por lo que es importante regularizar en el Catastro los datos de las obras efectuadas.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation