Menú

La otra cara del 'made in Vietnam' o cuando una granjera gana 65.000 dólares gracias a Samsung

Fue hace 7 años cuando el gigante de la electrónica surcoreano entró en la provincia vietnamita de Bac Ninh.

Fue hace 7 años cuando el gigante de la electrónica surcoreano entró en la provincia vietnamita de Bac Ninh.

Antes, Nguyen Thi Dung se dedicaba a criar pollos y plantar arroz en una de las zonas más pobres de Vietnam. Este año, espera ganar más que un bróker de perfil medio en su país. La razón tiene nombre propio: Samsung.

Fue hace 7 años cuando el gigante de la electrónica surcoreano entró en la provincia vietnamita de Bac Ninh, al norte del país, y empezó a fabricar sus teléfonos inteligentes. "Esos aparatos han transformado un pueblo soñoliento en el segundo mayor centro exportador del país después de la ciudad de Ho Chi Minh", publica Bloomberg.

La demagogia de la izquierda, que demoniza a las empresas que fabrican sus productos en los países subdesarrollados, queda otra vez en evidencia con los datos y los testimonios que se recogen en este reportaje. El crecimiento y la industrialización que están viviendo países como Vietman son vertiginosos gracias a la llegada de compañías extranjeras.

"Nuestras vidas han mejorado drásticamente desde que llegó Samsung", asegura esta exgranjera de 57 años, que ahora alquila habitaciones y vende alimentos a los trabajadores de una fábrica de ensamblaje. Dice que en 2016 espera ganar el equivalente a 68.000 dólares (unos 61.000 euros). "Quiero comprarme un coche y que mis hijos me lleven de paseo", asegura.

Samsung Electronics Co. y sus filiales han construido en Vietnam una ciudad industrial con 45.000 trabajadores y cientos de proveedores. La inversión ha sido un golpe de suerte para las empresas de Bac Ninh, donde se han creado casi 2.000 nuevos hoteles y restaurantes entre 2011 y 2015, según la oficina de estadísticas provinciales.

El aterrizaje de la compañía tecnológica ha multiplicado el PIB per cápita de la provincia. "La inversión de Samsung ha creado un gran avance que ha impulsado el desarrollo económico no sólo de Bac Ninh, sino del país", dijo Nguyen Phuong Bac, director de un instituto socioeconómico de la provincia.

La empresa surcoreana mira ahora a Vietnam en detrimento de China, cuyas fábricas están perdiendo contratos en el sector textil y de productos electrónicos debido al alza de los salarios y los costes. Tal es la apuesta de Samsung por el país, que ya es muy habitual ver autobuses blancos estampados con su logo azul entre los pastos vietnamitas.

También se ven a los camiones de Samsung transportar los smartphones con conexión directa al Aeropuerto Internacional de Noi Bai, donde la compañía ha pedido tener su propia terminal de carga.

La influencia de Samsung es tan potente que más de la mitad de las 856 compañías extranjeras que invirtieron un total de 11.900 millones de dólares en la provincia de Bac Ninh hasta junio estaban relacionadas con Samsung. Las inversiones extranjeras ahora representan el 60% de la economía de la provincia, explica Nguyen Duc Cao, subdirector de la Junta Administrativa de las Zonas Industriales de Bac Ninh.

Además de las dos fábricas de Bac Ninh, Samsung ha abierto plantas en la cercana provincia de Thai Nguyen y en Ho Chi Minh, que emplean a cerca de 130.000 trabajadores en todo el país.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador