Menú

Domino's Pizza: de los pedidos telefónicos al envío con dron

Más de la mitad de las ventas de Domino’s Pizza se hacen a través de pedidos digitales.

Más de la mitad de las ventas de Domino’s Pizza se hacen a través de pedidos digitales.
Dron de Domino's Pizza | Facebook/Domino's NZ

Tras el éxito del primer envío con dron, completado por el gigante mundial Amazon, llega el turno de Domino’s Pizza, una compañía que, durante los últimos meses, se ha volcado en la entrega a domicilio de pizzas con dron.

Las nuevas tecnologías han revolucionado el funcionamiento de muchas empresas pero, sobre todo, han facilitado la vida de muchas personas. Aún hoy, se pueden ver largas filas de gente esperando a recoger un pedido. Una situación que se traduce en pérdida de tiempo.

Precisamente, Patrick Doyle, CEO de Domino’s Pizza, recuerda cuando los clientes se esforzaban por pedir una pizza a través de una línea de internet conectada al teléfono fijo. Ahora, y tras casi 20 años en la compañía, Doyle analiza los avances que ha visto en su empresa y las 17 formas para realizar pedidos que ofrece a sus clientes. Desde mensajes de texto con el emoticono de una pizza hasta Alexa, el personaje artificial para pedidos de Amazon.

Y es que, según los datos, más de la mitad de las ventas de Domino’s Pizza se hacen a través de pedidos digitales, impulsando su crecimiento. Durante el tercer trimestre del año, las ventas han crecido un 13% en los establecimientos de EEUU si se comparan con las de hace un año. Además, los pedidos digitales generan más ingresos y permiten, gracias a los datos que aporta el cliente, ofrecer ofertas mejores.

Sin embargo, muchas empresas están perdiendo fuerza y viviendo lo que se conoce como "la recesión de los restaurantes", según Bloomberg. Según MillerPulse, se espera que las ventas del sector aumenten un 0,3% en el mes de noviembre, respecto al mismo mes del año anterior. Una de las causas de esta situación es el cambio en los hábitos de salir a cenar de los consumidores. Los consumidores son más meticulosos a la hora de salir a cenar y salen si la experiencia merece la pena. Además, los clientes que piden comida a domicilio valoran tanto la calidad de la comida como la rapidez del transporte.

"Para cubrir estas demandas cambiantes, el restaurante tiene que estar donde esté el cliente", señala Doyle. El éxito de Domino’s se debe a una temprana implantación de los pedidos digitales. Todos sus locales son franquicias y tienen un sistema único tanto de pedidos como de cobros. Los costes de inversión los asumen los franquiciados y son ellos los que tienen que adaptarse a los nuevos sistemas. Los franquiciados elaboran pizzas y la empresa invierte los ingresos en mejorar la tecnología. La tecnología determinará quiénes serán los ganadores y perdedores del sector.

Panera Bread y Starbucks son dos cadenas que también han sabido aprovechar las ventajas de la era digital. Desde que Panera Bread invirtiera en una aplicación móvil para realizar pedidos a quioscos, el 22% de sus ventas corresponden a este tipo de pedidos digitales. Además, los pedidos digitales, que son dos dólares más caros, hacen que se incrementen los ingresos. Por otro lado, el 25% de las operaciones de Starbucks corresponden a pedidos y pagos por móvil.

Otros restaurantes no se han adaptado a estos nuevos cambios y están pagando por ello. Chipotle Mexican Grill, que ha implantado nuevos sistemas digitales recientemente, es uno de ellos. Las filas que se forman en sus establecimientos no se deben a una afluencia masiva de clientes, sino a lo que se tarda en pedir y pagar.

El objetivo de Domino’s no son las nuevas tecnologías, sino el transporte. La compañía invirtió en coches de consumo eficiente con hornos incorporados para mantener las pizzas calientes pero, dada la escasez de conductores y los altos costes laborables, estudian otras posibilidades como coches autónomos o drones en Nueva Zelanda.

En Libre Mercado