Menú

Los edificios y empresas de Trump, nuevo objetivo de ataques terroristas

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca puede repercutir en la seguridad de sus propiedades en todo el mundo.

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca puede repercutir en la seguridad de sus propiedades en todo el mundo.
Trump Tower | Flickr/ m01229

Parece que el presidente de EEUU, Donald Trump, tendrá que lidiar con un nuevo contratiempo que nada tiene que ver con su mandato. Según expertos en seguridad, muchas empresas del mundo, propiedad de Trump, serían más propensas a recibir ataques terroristas, ahora que el magnate ha llegado a la Casa Blanca. Además, dado que Trump tiene empresas en el extranjero, algunos terroristas y atacantes podrían secuestrar a sus trabajadores y, en el mejor de los casos, pedir un rescate.

"Pueden secuestrar a un trabajador de Trump y no siempre quieren negociar", señala Colin P. Clark, un político y científico experto de la Corporación RAND, organismo que forma a las Fuerzas Armadas de EEUU y que estudia el terrorismo y las redes criminales internacionales. Aunque estos ataques son pura especulación, mantienen a los policías, servicios de inteligencia y expertos en seguridad en jaque, informa AP News.

Muchas marcas estadounidenses han recibido ataques con anterioridad, pero nunca habían sido propiedad de un presidente de los EEUU. Esta situación supone un desafío, dados los intereses comerciales internacionales de Donald Trump.

"Tenemos amplios protocolos de seguridad en todas las propiedades Trump y, también, en todo lo que gestiona la empresa", aseguraron desde la Organización Trump en uno de sus comunicados. "Seguimos trabajando junto a la policía local", aseguraban. "Además, estamos trabajando con los desarrolladores locales de todas las propiedades Trump para que los huéspedes, residentes y asociados permanezcan seguros", añadían en el comunicado.

A pesar de haber cedido la gestión de sus negocios a sus hijos mayores y a un ejecutivo de Trump Organization, la empresa que gestiona todas sus posesiones en el mundo, la relación de Donald Trump con todos ellos sigue estando ahí. "¿Terror? No creo en eso. Solo espero que el precio de mi vivienda suba", señala Kyu Kim Ok, residente en los apartamentos Trump de Seúl, Corea del Sur.

Sin embargo, propiedades como el edificio Trump de Estambul, Turquía, han visto muy de cerca multitud de ataques terroristas. En todo el edificio ondean las banderas de Donald Trump y la policía privada dispone de máquinas de rayos-X y detectores de metales, muy habituales en todos los edificios de la ciudad.

La isla de Bali, provincia de Indonesia, ha tenido varios ataques del grupo terrorista islámico Jemaah Islamiya (en 2002 murieron 202 personas). Un complejo de lujo, gestionado por Trump Organization, no ha sido dotado de mayor seguridad y las autoridades no tienen intención de ampliar su presencia allí.

La ciudad india de Mumbai ha sido el lugar elegido para construir un nuevo edificio Trump. En el año 2008, la organización militante paquistaní Lashkar-e-taiba mató a 166 personas. Según el portavoz de la policía, no han ampliado la seguridad.

Lo mismo ocurre en Manila, Filipinas. Según los policías locales, no se ha recibido ninguna amenaza específica hacia el edificio Trump. Por otro lado, el campo de Golf Trump, que abrirá próximamente y que está ubicado en Dubai, también se considera otro objetivo de ataques.

Los consultores de seguridad deben tener en cuenta todas las propiedades Trump, señala Christopher A. Hagon, socio de The Incident Management Group y expolicía experto en seguridad diplomática. Sin embargo, afirmó que estas propiedades no pueden estar rodeadas de muros de hormigón y estar controladas como si se tratase de una embajada.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro