Menú

Goirigolzarri: "No puede ser que cualquier problema se cargue en la cuenta de resultados de la banca"

El presidente de Bankia recuerda que el coste de las hipotecas en España es de los más bajos de Europa y la tasa de propietarios, de las más elevadas.

0
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, este lunes, durante la rueda de prensa de presentación de los resultados de 2016. | EFE

El mercado hipotecario funciona bien. El coste de este tipo de créditos en España está entre los más bajos de Europa. El porcentaje de españoles que vive en una casa de su propiedad está muy por encima del de franceses y alemanes. El sector financiero es clave para la salud de la economía de un país y socavar su solvencia puede acabar teniendo consecuencias funestas para todos. Mucho cuidado con tomar medidas populares a corto plazo que pueden acabar dañando al conjunto de la sociedad a medio y largo plazo.

El anterior párrafo es un resumen del mensaje que José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, lanzó este lunes, en Madrid, durante la presentación de los resultados de 2016 de su entidad. Pero lo podría haber firmado cualquier otro de los grandes banqueros españoles. De hecho, un planteamiento parecido ya se escuchó la semana pasada en las presentaciones de Santander o Bankinter. Y, probablemente, no muy diferente será el que llegue de Caixabank o BBVA que terminarán la ronda esta semana. La gran banca española está harta de ser el chivo expiatorio de todos los problemas de este país y, por una vez, está alzando la voz. Siempre con matices. Midiendo mucho las palabras. Pero con una inusitada contundencia: ni todo lo han hecho mal, aseguran, ni es verdad todo de lo que se les acusa.

Este año, las presentaciones de resultados de la banca se están siguiendo con un interés especial. A las habituales preguntas sobre resultados, ratios de morosidad o posibles fusiones en el sector, se suman las que tienen que ver con las nuevas normas, las decisiones judiciales y la reputación del sistema financiero. Goirigolzarri no suele meterse en temas polémicos. Pero, al igual que hicieron la semana pasada Ana Botín o María Dolores Dancausa, el banquero vasco sí ha querido aprovechar las numerosas preguntas de los periodistas para defender su trabajo y la importancia del sector financiero. Y lo ha hecho con una advertencia clara: "No puede ser que cualquier problema lo aguante la cuenta de resultados de la banca. Si la banca no tiene beneficios, no puede allegar capital y no puede incrementar su cartera de crédito. Si no aumenta su cartera de crédito, no puede financiar a la economía. Si no puede financiar a la economía, esta no crece y si no crece tiene una repercusión inmediata en la vida de los ciudadanos. Si se congelan los créditos, se congela la economía". Por eso, ha alertado de que se están aplaudiendo cuestiones que pueden parecer atractivas en el corto plazo, pero que "en el medio y largo plazo serán muy malas para el conjunto de la sociedad".

Incluso así, el presidente de Bankia se ha mostrado relativamente optimista, a pesar de la caída de los resultados de su entidad y de las malas noticias que ha sufrido el sector en los últimos meses. El beneficio ha caído de 1.040 a 804 millones de euros (un 22,7% menos) en parte como consecuencia del impacto de las provisiones y, sobre todo, por el entorno de bajos tipos de interés, que ha tirado el margen más de un 18%, pero Goirigolzarri asegura que han cumplido con todos sus objetivos comerciales y de consolidación del balance. En este sentido, ha asegurado que la nueva estrategia comercial iniciada en enero del pasado año, con la cuenta sin comisiones, que se ha ampliado hace unas semanas a la hipoteca sin comisiones, ha generado un importante incremento en los datos de clientes (172.000 más con sus ingresos domiciliados), tarjetas (más de medio millón más respecto a 2016), depósitos (1.800 millones más)…

Todo ello ha ayudado a que Bankia haya terminado el año con un 13,02% de Capital CET 1 Fully Loaded, muy por encima de lo que exige el supervisor y muy lejos del 6,82% que esta misma ratio mostraba en diciembre de 2012. Ahora queda la cuestión de la privatización y la devolución de las ayudas. Respecto a lo primero, Goirigolzarri ha vuelto a repetir que es un tema que no le compete, porque es decisión del accionista (es decir, el Estado), pero que sería una buena noticia que se mantuviera la senda de desinversiones parciales a lo largo del año.

Esto ayudará a la devolución de las ayudas: si el Estado tiene que sacar algo de Bankia, la parte más importante llegará con la venta de paquete de acciones que tiene en la entidad. Por ahora, van más de 1.800 millones de euros de los 22.424 millones que se inyectaron entre 2011 y 2012 para sanear el banco resultante de la unión de siete cajas de ahorros. Eso sí, lo primero será decidir si se fusiona con BMN (la otra entidad pública nacionalizada a resultas de la crisis del sector de 2011-2012) y en qué condiciones lo hace. De nuevo, hablamos de otra decisión que debe tomar el Gobierno. Goirigolzarri no se ha mostrado contrario a la posible unión (de hecho, ha asegurado que "tiene sentido industrial") pero no ha querido mojarse en un movimiento en el que la política probablemente pesará tanto como los números.

De las cláusulas suelo a la reputación

- Cláusulas suelo: en este tema, Goirigolzarri ha asegurado que han buscado una solución "clara, sencilla y transparente, que alinea los intereses de nuestros clientes y accionistas". Para justificarlo, ha recordado la experiencia de Bankia con los híbridos (preferentes) y la salida a Bolsa en lo que tiene que ver con los gastos judiciales. Sólo en lo que tiene que ver con la OPS, la estimación es que pagar a todos los afectados sin acudir a los tribunales ahorró a la entidad "unos 400 millones de euros en gastos judiciales".

En resumen, en Bankia han decidido que no les merece la pena seguir pagando minutas de abogados para perder la mayoría de los recursos. Creen que sale más barato pagar a todos los clientes, sin pedir más explicaciones y no ponerse a analizar caso por caso si la comercialización cumplió con los requisitos de transparencia que marcaba la sentencia del Tribunal Supremo. Habrá unos 60.000 clientes de Bankia afectados que, a partir del 3 de febrero, podrán acudir a sus oficinas de Bankia para recuperar la diferencia entre lo que pagaron y lo que habrían tenido que pagar si no hubiera habido cláusula suelo, más el interés legal del dinero. Sólo algunos casos muy específicos (básicamente, directivos o exdirectivos de la entidad) no podrán beneficiarse de esta medida.

- La renuncia a ir a los tribunales: los periodistas le han preguntado en varias ocasiones al presidente de Bankia si su renuncia a defender los intereses de su entidad en los tribunales no podría ser malinterpretada entre los competidores. Incluso, si se podría pensar que es una forma de ayudar al Gobierno y su nuevo mecanismo extrajudicial para resolver este tema. Goirigolzarri ha asegurado que no, que es una mera cuestión de análisis coste-beneficio, en el que han buscado lo mejor para clientes y accionistas. También es cierto que Bankia no es una de las entidades más afectadas por este tema:

"[En los casos de cláusulas suelo en los que Bankia está afectada] tenemos sentencias claramente desfavorables, en proporción de 90 a 10. No hay que esperar al Tribunal Supremo para tomar decisiones. Tratamos de minimizar gastos. La experiencia de la salida a Bolsa nos daba unos números: los gastos judiciales eran más o menos el 50% de lo que reclamaba el afectado".

Con esas cifras -50% de costes en cada proceso y sólo un 10% de sentencias favorables-, Goirigolzarri cree que ir a los tribunales no tiene sentido, sólo sirve para alargar el proceso y perder dinero, aunque en ningún momento de la rueda de prensa haya ligado esta decisión a la posible mala comercialización ocurrida en su momento. Vamos, que no es que crea que las sentencias son o no correctas, simplemente no se lo plantean y van a lo práctico: qué nos saldrá más barato.

"Nosotros enfocamos las decisiones desde un punto de vista de lo que le conviene a Bankia, a sus clientes y sus accionistas. No nos toca pensar en lo que pensará el Gobierno o nuestros competidores. Nuestros clientes y accionistas han sido nuestra única referencia. Tenemos una gran experiencia en este tipo de situaciones judicializadas. Pensamos que es una solución prudente desde el punto de vista contable. A nuestros clientes les damos una solución sencilla, rápida y transparente y al mismo tiempo preservamos el patrimonio de nuestros accionistas, para que no tengan que soportar unos gastos judiciales que no tengan ningún sentido".

- Reforma del sistema hipotecario: otro tema polémico por el que se le ha preguntado. La nueva ley hipotecaria que prepara el Gobierno y que tiene al sector en vilo. Aquí, Goirigolzarri se ha extendido mucho para defender las bondades del actual modelo. Y ha dicho que es bueno que haya una nueva Ley si eso va a significar "más seguridad jurídica". Pero cuidado, ha advertido, no tiremos todo lo bueno hecho en las últimas décadas: "Mejoremos lo que haya que mejorar, pero no nos olvidemos de las cosas buenas del mercado hipotecario español. Ha permitido un acceso a la vivienda de más del 80%, frente al 61% de media de la UE, 59% de Francia y 44% de Alemania. La cuota anual media para una familia española por su hipoteca es un 20% inferior a la que paga una familia alemana".

Incluso ahora, ha asegurado, el coste de una hipoteca a tipo variable en España es inferior al de un préstamo similar en Alemania. El repunte en los tipos medios de los últimos meses se debe a que cada vez más familias se están decantando por el tipo fijo. Algo que, por cierto, el presidente de Bankia ha dicho que le parecía una buena idea: "Nosotros tenemos la doble oferta, variable o fijo. A nosotros, como Bankia, nos da igual. Pero si me pides mi opinión, con el actual nivel de tipos de interés, a un amigo mío yo le recomendaría que se endeudara a un tipo fijo".

- Reputación de la banca: un tema fundamental que, como apuntamos, está ocupando buena parte de las ruedas de prensa de presentación de resultados de todas las entidades. Goirigolzarri no ha querido dejar pasar la ocasión. Y lo ha hecho con dos mensajes. En primer lugar, recordando los cambios que ha acometido Bankia desde que él llegó en la primavera de 2012 (desde cambiar todo el Consejo a reconocer los errores, pasando por colaborar con la justicia en los casos nacidos en la anterior etapa). Pero ese reconocimiento es compatible con la reivindicación del papel del sistema financiero y de la importancia que éste tiene para toda la sociedad:

Tenemos que poner en valor la importancia de tener un sistema financiero sano y estable. El sistema bancario español es muy competitivo, también en calidad de servicio, que es muy superior respecto a otros países de UE o EEUU. El coste de las hipotecas está claramente por debajo de un país como Alemania. Esto hay que ponerlo en valor, no puede ser que cualquier problema lo aguante la cuenta de resultados de la banca. Si la banca no tiene beneficios, no puede allegar capital y no puede incrementar su cartera de crédito. Si no aumenta su cartera de crédito, no puede financiar a la economía. Si no puede financiar a la economía, esta no crece y si no crece tiene una repercusión inmediata en la vida de los ciudadanos. Si se congelan los créditos, se congela la economía. Entre todos, tenemos que construir un discurso equilibrado.

Por eso, ha advertido, no es bueno que se aplaudan cuestiones que pueden parecer atractivas en el corto plazo para determinados grupos, pero que "en el medio y largo plazo serán muy malas para el conjunto de la sociedad".

- Comisiones: es la gran apuesta de Goirigolzarri para Bankia. Cero comisiones. En las cuentas corrientes y ahora también en las hipotecas. Enfrente, competidores como el Santander ofrecen una buena rentabilidad para el pasivo a cambio de cobrar por los servicios prestados. En esto no habrá cambios, entre otras cosas porque en la entidad están convencidos de que el camino es el correcto: "Estamos muy contentos con los resultados en posicionamiento. Nuestros clientes están muy satisfechos y están usando más nuestros productos. No es una promoción, es una política establecida por Bankia para siempre. No creemos que esté dentro de nuestra estrategia el remunerar el pasivo. Nuestros clientes entienden bien que, en la actual situación de tipos, no les remuneremos".

- Retribución del consejo: en la presentación de resultados de 2015, Bankia ya recuperó la retribución variable a los consejeros, aunque Goirigolzarri y José Sevilla (su número dos) se quedaron fuera y no cobraron bonus. Hace doce meses, el presidente ya defendió que el proceso de normalización de la entidad también debía incluir la vuelta a la retribución variable para sus principales ejecutivos, entre otras cosas porque una política de retribución como ésta es algo que el mercado demanda para una entidad como Bankia, que está en proceso de privatización. Pues bien, ese momento ya ha llegado y tanto Goirigolzarri como Sevilla tendrán su bonus.

- BMN: la gran pregunta para Bankia en este 2017. Todo el mundo lo da por hecho. Incluso Goirigolzarri ha admitido que tiene "lógica" desde un punto de vista de negocio. La fusión daría lugar a un gigante con más de 2.500 oficinas y 17.350 empleados en España. Según los planes del Gobierno, las dos entidades deberían estar privatizadas en 2020, con lo que tampoco el inicio del proceso de fusión, si se produce, puede esperar demasiado. La última palabra la tendrá Economía, aunque también habrá que ver qué dicen los demás actores del sistema financiero, porque hay otros candidatos a quedarse con BMN que querrían que la entidad fuera al mejor postor y no al otro banco público por decreto.

Esto es lo que ha declarado al respecto este lunes Goirigolzarri: "No tengo una novedades. En esto está trabajando el FROB. Estoy convencido de que lo hará con gran transparencia y estamos a la espera de sus conclusiones. Sabemos que la operación tiene un sentido industrial, pero tiene que tenerlo financiero. A partir de ahí, veremos, cuando llegue el momento, cómo pasar de la lógica industrial a la financiera. Todavía no estamos hablando de BMN porque ese capítulo no ha llegado".

- El banco con más capital: "Es mejor tener exceso que defecto de capital. Tener una buena posición de solvencia es buena para cualquier cosa, incluida la privatización. En 2012, tras recibir las ayudas públicas, teníamos el nivel de capitalización más bajo de los seis grandes bancos españoles. Ahora mismo, probablemente, estemos en primera posición respecto a nuestros principales competidores. Eso nos ha permitido un incremento del dividendo, hasta los 317 millones de euros. La subida del dividendo es para transmitir que, por encima del beneficio contable, que tiene sus vaivenes, se mantiene la capacidad de retribución al accionista del grupo Bankia".

- ¿Privatización?: "El precio al que vender la acción es una decisión que compete al accionista. Por razones obvias, no me puedo pronunciar. ¿Cuándo puede ser la ventana? Es razonable esperar a que se aclare si BMN se integra y en qué condiciones, pero la privatización es una decisión que no depende de nosotros, sino del accionista [el Estado]. Que este proceso continúe, es una buena noticia para todos. Esperemos que a lo largo del año el accionista encuentre alguna ventana".

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco