Menú

Cómo calcular la mejor hipoteca para ti

Los futuros compradores deberán hacer un análisis exhaustivo de su situación económica y de su futuro laboral.

Libertad Digital
0
Es importante analizar el contrato hipotecario | Corbis.

La hipoteca sigue siendo el método más utilizado para la adquisición de una vivienda en nuestro país. Con el estallido de la crisis, llegó la sequía hipotecaría, pero ahora la banca ha abierto el grifo del crédito. Además, la caída del euríbor hasta mínimos históricos hace aún más atractiva la firma de este tipo de contratos.

En este sentido, el número de nuevos préstamos concedidos en España creció durante 2016 un 7,1% interanual. El importe promedio de las cuantías se situó en los 163.253 euros, un 5,1% más que un año antes, según los últimos datos del Consejo General de Notariado.

Cabe destacar, que el 44,5% de las viviendas que se han comprado durante 2016 se ha ejecutado gracias a financiación hipotecaria, cuyo porcentaje del valor de la vivienda hipotecado fue del 77,2%. El tope que los bancos tienen para financiar una vivienda está en el 80% del valor de tasación o compraventa de la vivienda.

Aspectos a tener en cuenta

A pesar de que el momento pueda parecer el idóneo para solicitar un préstamo hipotecario, los futuros compradores deberán hacer un análisis exhaustivo de su situación económica y de su futuro laboral para así llevar a cabo una financiación responsable. Una buena referencia es que la cuantía solicitada nunca supere cuatro veces los ingresos brutos anuales que entran en el hogar.

Los plazos de la hipoteca serán fundamentales para poder planificar las finanzas familiares. En el caso de las hipotecas de interés variable, el tiempo que el banco nos concede para hacer frente al pago de la deuda suele ser de 30 años, mientras que en las de interés fijo, son 20. Eso sí, que el contrato nos permita realizar una amortización anticipada del préstamo sin coste es fundamental para reducir nuestra carga financiera en el futuro.

En el caso de los intereses, una oferta atractiva para un tipo variable rondaría el 3%, mientras que para el fijo estaría entre el 5% y el 6%. Además, si se deciden por financiar la adquisición a través de una hipoteca con el banco, sería un punto clave que no tuviera comisiones de apertura.

También, hay que tener en cuenta que los gastos en los que se incurre en la adquisición de una casa superan con creces al precio de venta. Y es que a esa cifra hay que sumarle una larga lista de pagos como: los gastos de la notaría, el registro de la propiedad, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) (en el caso de que se trate de una vivienda usada) o el IVA (si es nueva).

Para este tipo de pagos, y para los gastos que surjan una vez tienes la vivienda en tu poder, como llevar a cabo una reforma o amueblar el inmueble, los créditos rápidos de forma responsable son la mejor opción. Así, desde el ordenador de casa es posible pedir un préstamo en unos minutos para financiar ese tipo de cuestiones, y con la comodidad de poder devolverlo a lo largo de hasta 48 meses.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. "Arévalo no contó toda la verdad sobre la ruptura de su amistad con Bertín Osborne"
    2. Vídeo: La espectacular presentación de los 'lobos' de la NBA
    3. Junqueras intenta reunirse con grandes empresas... pero le dan plantón
    4. El Rey vuelve a sacar de quicio a Podemos con su discurso en los Princesa de Asturias
    5. Podemos intenta corregir su estrategia sobre Cataluña para evitar hundirse
    0
    comentarios

    Servicios