Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Cobro 34.000 pero 'cuesto' 63.000: cuántos impuestos paga un sueldo de 50.000 euros en Europa

Un español con un sueldo de 50.000 euros brutos recibe el 54% de lo que su empresa paga por él. Francia, el país con una brecha fiscal más elevada.

0
Un trabajador español con un sueldo bruto de 50.000 euros le cuesta a su empleador más de 63.000 euros. | Pixabay/CC/stevepb

Firmo 50.000 euros, pero a mi cuenta bancaria llegan sólo 34.280. Y a mi empresa le cuesto 63.067,5 euros. Éstas son las grandes cifras. Comparado con sus pares europeos, ¿cómo trata su Ministerio de Hacienda a este trabajador español? Pues ni muy bien ni muy mal. Más o menos en la media. En los impuestos al trabajo nuestro país está en línea con sus vecinos de la UE. Nuestro principal problema es que este sueldo, que en Holanda, Suecia o Dinamarca es casi lo normal, en nuestro país es la excepción.

Deloitte publica cada año su European Salary Survey, una encuesta en la que mide cómo son los sueldos europeos y compara cómo tratan los diferentes sistemas fiscales el trabajo remunerado. Sobre este tema siempre sobrevuela la discusión ideológica y muchas veces con cierta demagogia. Los que quieren bajar impuestos rara vez explican que si los ingresos públicos caen también deberán hacerlo los gastos: y no, sólo quitando coches oficiales no se termina con el déficit. Los que piden más gasto público o bien ignoran directamente la cuestión de la tributación o recurren a la excusa del millonario: como si sólo los ricos pagasen impuestos y las cuentas públicas se pudieran cuadrar simplemente haciendo que el 1% pague más.

Nada de esto es cierto. Por eso es interesante echar un vistazo a informes como éste, que analizan cuánto pagan en impuestos europeos en una situación similar. En el estudio completo se mide la brecha fiscal al trabajo para diferentes salarios (25.000 - 50.000 - 75.000 - 125.000 euros) y situaciones familiares (soltero sin hijos, matrimonio con un sueldo, matrimonio con dos sueldos...). Nosotros hemos escogido un soltero sin hijos con un sueldo de 50.000 euros brutos.

Y lo primero que quizás llame la atención es la cifra. Porque en España este salario está en la parte alta (muy alta) de la distribución. De hecho, según el Decil de salarios del empleo principal que publica el INE, en 2015 para estar entre el 10% de españoles que más cobran había que tener unos ingresos brutos superiores a 3.425 euros al mes (en doce pagas): es decir, que a partir de 41.100 euros ya estabas en ese grupo de privilegiados. De acuerdo a la Encuesta de Estructura Salarial de 2014, también del INE, el salario medio en España asciende a 22.858 euros y el salario mediano a 19.264 euros.

Por comparar, según el informe Taxing Wages 2016 de la OCDE, el salario medio bruto en los otros cuatro grandes países de la Eurozona fue de 37.792 euros en Francia, 47.042 euros en Alemania, 30.710 euros en Italia y 49.235 euros en Holanda. Es decir, unos ingresos que en España sólo cobran el 4-5% de los asalariados, en Holanda son equivalentes al sueldo medio. En parte por eso hemos escogido los 50.000 euros para la comparación: aunque es un nivel muy elevado para nuestro país, también es un sueldo relativamente común en otros países de la UE y refleja bien el coste fiscal que sufre un empleado de nivel medio-alto, la clase de trabajador de alta cualificación que todos los gobiernos aseguran que quieren atraer, porque son muy productivos y, además, pagan muchos impuestos.

Ingresos y costes

La comparación entre países no es fácil porque la normativa en cada uno de ellos es muy diferente. Los hay que ponen más peso en las cotizaciones sociales que paga la empresa y también los que apenas cobran por ese concepto. En este caso, Deloitte lo que hace es partir de un nivel igual para todos: sueldo bruto de 50.000 euros y lo compara con otros dos datos muy interesantes, cuál es el coste total de un trabajador con ese salario y cuánto llega a la cuenta bancaria de ese empleado.

Los resultados pueden verse en la siguiente tabla:

deloitte-ingresos-costes-1.JPG
Deloitte. European Salary Survey

Como puede verse, España está más o menos en mitad de la clasificación tanto en cuanto al coste como a los ingresos netos. Un salario bruto de 50.000 euros genera a la empresa un coste total de 63.067 euros. Al mismo tiempo, el trabajador recibe 34.280 euros. Es decir, este empleado cobra un 54% de lo que su empresa paga por él.

Para este nivel de salarios, el coste más elevado es el que soportan las empresas francesas, a las que les cuesta 74.804 euros pagar este sueldo y sus empleados reciben 35.132 euros (un 47% del coste total). Por su parte, los griegos son los que menos reciben tanto en términos absolutos (27.848 euros) como si lo comparamos con el coste total para su empleador: sólo el 45% de lo que paga una compañía helena por un sueldo bruto de 50.000 euros acaba en la cuenta corriente del empleado.

En el lado contrario se encuentra Dinamarca, el país en el que menos cuesta a las empresas pagar un salario bruto de 50.000 euros: coste total de 51.613 euros. Esto se debe a que las cotizaciones sociales a cargo para sus empresas son las más bajas de las analizadas.

Aquí hay que hacer un apunte importante. Para las empresas, lo relevante no es el salario bruto, sino el coste total por trabajador; mientras tanto, para los empleados lo importante es el salario neto. Podemos explicarlo con un ejemplo entre Dinamarca y España. Los daneses con un salario bruto de 50.000 euros cuestan 51.613 euros pero cobran 28.900 euros de neto (pagan pocas cotizaciones, pero muchos impuestos). Mientras tanto, un español con ese salario bruto cobra 34.280 de neto pero cuesta 63.067 euros. Lo interesante sería saber cuál sería el coste total de un salario neto de 34.280 euros en Dinamarca. Se puede calcular de forma aproximada: al pasar de 28.900 a 34.300 de salario neto (5.400 euros más de neto) un empleado danés le costaría a su empresas unos 10.500-11.000 euros más de bruto (el tipo marginal en Dinamarca para esos niveles salariales está alrededor del 50%). Por lo tanto, el coste total sería de unos 62.000-63.000 euros, una cifra un poco inferior a la de este salario neto en España.

Dos apuntes al respecto: en primer lugar, en Dinamarca, las cotizaciones son muy bajas y el coste viene incluido casi al 100% en el salario bruto. Luego, las pensiones se pagan vía presupuestos. En este sentido, podemos decir que es un modelo más transparente en cuanto a los costes salariales. En segundo lugar, incluso así el palo fiscal al trabajo en Dinamarca es inferior al de España, tanto si comparamos sueldos brutos como netos. Y hablamos de uno de los países con una presión fiscal más altas del mundo. ¿Cómo puede ser? Pues entre otras cosas porque cobra una proporción mucho más elevada de sus ingresos tributarios a través de los impuestos al consumo (IVA, especiales, medioambientales...).

Por último, un caso al que en España se suele prestar menos atención: Suiza. Hablamos uno de los países más ricos de Europa desde hace décadas, muy por encima de los nórdicos que siempre se ponen como ejemplo. Pues bien, en este país, el coste total para las empresas de un salario bruto de 50.000 euros está entre los más bajos de la muestra. Y el salario neto (44.478 euros) es el más elevado. No es casualidad. La presión fiscal suiza es de las más bajas de la OCDE. Según esta misma organización, el salario bruto medio en el país ascendió en 2015 a 90.286 francos suizos: al tipo de cambio de este martes, hablamos de 84.091 euros.

También es verdad que es uno de los países más caros del continente: en paridad de poder adquisitivo, las diferencias se estrechan y no es lo mismo unos ingresos de 44.478 euros en Basilea que en Málaga. Por ejemplo, según las cifras de la OCDE, el salario medio bruto en PPA en 2015 era de 54.013 dólares en Dinamarca, 46.103 dólares en Francia, 39.259 dólares en España y 69.887 dólares en Suiza.

deloitte-ingresos-costes-2.JPG
Deloitte. European Salary Survey

Temas

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Una nueva encuesta señala la caída del PSOE y le da un 5% de voto a VOX
    2. Federico Jiménez Losantos: 'No acostumbrarse a lo intolerable'
    3. Ya van nueve ‘youtubers’ que se marchan a Andorra huyendo del infierno fiscal español
    4. Mossos: el juguete roto del separatismo
    5. Luis Herrero: 'La conjura de Lledoners'
    0
    comentarios

    Servicios