Menú

Casarse con propietarios de matrícula, la solución para conducir en China

Una placa de matrícula cuesta 11.000 euros al año y solo es transferible entre marido y mujer. 

Una placa de matrícula cuesta 11.000 euros al año y solo es transferible entre marido y mujer. 
Una calle de Pekín | Wikipedia

Casarse por amor (o por dinero) ha pasado de moda para una parte de la población china, que ha encontrado una nueva motivación para casarse: las placas de matrícula. Desde hace ya varios años, las autoridades de algunas ciudades chinas restringen la circulación a base de limitar los números de matrícula, lo cual se ha convertido en un problema para millones de personas que, aún pudiendo comprarse un coche, no pueden utilizarlo.

Pekín es una ciudad que se ha urbanizado mucho durante los últimos años y que, además, ha visto cómo el poder adquisitivo de sus ciudadanos llegaba a niveles impensables. Como no podía ser de otra manera, esto ha influido en el consumo y, por ende, en el mercado de automóviles. Las compra de coches se ha convertido en una forma de vida, pero parece que el país quiere cortar esta situación de raíz.

Obtener una placa de matrícula: misión imposible

La capital china cuenta con una población de más de 20 millones de habitantes y unos 5,6 millones de coches que, según las autoridades chinas, suponen el 30% de la contaminación de Pekín. Esto les ha llevado a limitar el número de matrículas y someterlas a una ‘lotería’ pública que, a pesar de tener más de 2,7 millones de participantes en alguna de sus seis convocatorias anuales, solo concede unas 700 placas. En la convocatoria del pasado mes de febrero, la probabilidad de ganar una placa de matrícula era del 0,1269%. Pero la cosa no queda ahí, ya que los agraciados con una placa, solo transferible entre marido y mujer, deberán pagar una cuota anual de unos 11.000 euros.

La dificultad para acceder a una placa de matrícula se une a la necesidad de desplazarse en coche y casarse con el ganador/a de una placa de matrícula se convierte en la mejor opción. Según publica Wall Street Journal, se puede acceder a multitud de ofertas online para celebrar ‘matrimonios falsos’ y, así, poder disponer de licencia para conducir.

Tong, un trabajador de 35 años, obtuvo una licencia de matrícula en el año 2010. El año pasado, dejó de vivir en Beijing y ahora quiere rentabilizar su placa. Ha publicado su deseo de casarse y de traspasar de su placa por 110.000 yuanes, unos 15.000 euros. El Sr. Liu, un hombre de Xinjiang que vive en Pekín, ha publicado un anuncio para casarse con una propietaria de licencia, a pesar de tener mujer e hijos.

"Hay mucha gente que lo hace online. Muchos de mis amigos consiguieron su placa de este modo", señala. Sin embargo, para él resultará algo más complicado, ya que antes de casarse tendría que divorciarse de su esposa actual, casarse de nuevo, transferir la licencia, volverse a divorciar y, finalmente, casarse con su primera mujer.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador