Menú

El juez abre juicio oral por nueva Rumasa e impone fianza de 500 millones a seis hijos de Ruiz-Mateos

La Fiscalía reclama 16 años de cárcel para cada uno de los hijos por la estafa del Grupo, que acumuló deudas de 577 millones.

0
El juez abre juicio oral por nueva Rumasa e impone fianza de 500 millones a seis hijos de Ruiz-Mateos
Álvaro y Javier Ruiz Mateos | Archivo

Habrá juicio contra los seis hijos de José María Ruiz Mateos. José de la Mata ha acordado la apertura de vista oral contra ellos y otras nueve personas por el caso Nueva Rumasa. El juez de la Audiencia Nacional les atribuye los delitos de estafa agravada, blanqueo de capitales, alzamiento de bienes y contra la hacienda pública. Impone a los descendientes una fianza de más de 496 millones. Además, señala a 57 empresas como responsables civiles subsidiarias y a nueve personas en calidad de partícipes a título lucrativo.

José María Ruiz-Mateos conoció el éxito con su holding empresarial hasta que el Gobierno de Felipe González le expropió en 1983 Rumasa alegando impagos millonarios a Hacienda. Pasó de presidente del Rayo Vallecano casado con Teresa Rivero, su sucesora al frente del club, a diputado en el Parlamento Europeo gracias a una candidatura con su propio nombre. Y de ahí a prisión, primero por alzamiento de bienes y más tarde por evasión de divisas, fraude y apropiación indebida. Quien fuera incluso marqués de Olivara –título nobiliario de San Marino– falleció en septiembre de 2015 por complicaciones en una operación de cadera. Pero las supuestas irregularidades societarias que diseñó –y las eventuales consecuencias– siguen en los tribunales.

Seis de sus hijos responderán ante la Justicia. La Fiscalía Anticorrupción presentó el escrito de acusación contra el conglomerado de empresas que sustituyó a la quebrada Rumasa y que recogía firmas como Clesa, Garvey, Hotasa, Dhul, Elgorriaga, Hibramer, Trapa, Carcesa, Quesería Menorquina y Rayo Vallecano. El Ministerio Público reclama 16 años de cárcel para Álvaro –condenado por dar una paliza a dos hombres–, Zoilo, José María, Pablo, Francisco Javier y Alfonso Ruiz-Mateos Rivero. Además de los vástagos, se dirige contra otros miembros de la familia, Zolio Pazos y Alfonso Barón, y otros trabajadores del grupo: Manuel Sánchez, José Ramón Romero, Rufino Romero y Ricardo Ávarez.

De acuerdo con el escrito, los hechos se enmarcan entre 2009 y 2011. Con el patriarca a la cabeza, los acusados idearon un sistema de financiación del grupo Nueva Rumasa que supondría una estafa piramidal. Mediante un gran despliegue publicitario en los medios de comunicación, captaban fondos del público bajo la forma de préstamos prometiendo altos intereses. Redirigían ese dinero a una caja única en una sucursal del banco Etcheverría en Madrid. En la práctica, procedían a la devolución valiéndose del capital de nuevos inversores y encontraban avales en las sociedades del holding, mientras que disponían del botín para cubrir los cuantiosos gastos personales del clan familiar. Siempre ocultaron la verdadera situación económica a los inversores hasta que el colectivo fue incapaz de hacer frente al cumplimiento regular de sus obligaciones.

Y quebró como Rumasa I. La investigación estima que los acusados captaron unos 337 millones de euros a más de 4.100 personas, de los cuales dejaron sin devolver 289 millones, habiendo sido declaradas en concurso de acreedores tanto las sociedades emisoras de pagarés como las avalistas. Se desconoce el destino último de, al menos, 82 millones de euros que los acusados retiraron en efectivo de las cuentas bancarias. La Fiscalía atribuye el alzamiento de bienes a los hermanos Ruiz-Mateos y a Ángel de Cabo –con sus colaboradores Fernando Juan Lavernia e Iván Manuel Losada– por la venta de urgencia de Nueva Rumasa para controlar los concursos de acreedores y salvaguardar en lo posible el patrimonio familiar.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios