Menú

Los orígenes de El Viso y la Piovera: el barrio obrero y la megafinca donde viven los más ricos

En El Viso "nada más que había campos de labor, se consideraba la periferia", cuenta el decano del COAM, José María Ezquiaga.

0
Los orígenes de El Viso y la Piovera: el barrio obrero y la megafinca donde viven los más ricos
El Viso antes y después | Servicio Histórico COAM/Google Maps

Más de 100.000 euros al año. Los ingresos de los residentes de El Viso y la Piovera les han convertido en los barrios más ricos de España. Con una renta media por hogar de 113.001 euros anuales, El Viso lidera el ranking del informe de Indicadores Urbanos que publicó el pasado martes el INE. La segunda posición la ostenta la Piovera, con unos ingresos medios de 101.620 euros. Las dos colonias se encuentran en Madrid, y los datos corresponden a 2014.

¿Pero quién habita en estas zonas tan exclusivas de la capital? Aunque su denominador común es el alto poder adquisitivo de sus vecinos, hay algunos aspectos importantes que distinguen a estos adinerados barrios separados por la M30. Los empresarios y los altos ejecutivos destacan en el perfil de comprador de vivienda de El Viso, donde el cliente nacional prevalece sobre el internacional. En el caso de la Piovera, la lista la forman diplomáticos, artistas y deportistas, explican desde Engel & Völkers.

leizaran-el-viso.jpg

El Viso pertenece al distrito de Chamartín, y la colonia lo forma un rectángulo acotado por el Paseo de la Castellana, Príncipe de Vergara, Concha Espina y María de Molina. La tranquilidad de sus calles, formadas por un gran número de viviendas unifamiliares con jardín, y la vegetación, que camufla y pone a buen recaudo a sus propietarios de cualquier mirada indiscreta, hacen de este barrio una especie de mundo paralelo en el corazón de la ciudad. "Sólo en El Viso es posible vivir en una zona tranquila de chalets en pleno centro de Madrid e ir andando al estadio de fútbol Santiago Bernabéu", señala la directora de ventas de esta inmobiliaria premium en el distrito de Chamartín, Esther Gladen. La cercanía a una gran cantidad de embajadas y multinacionales son otros de sus puntos fuertes.

Según las viviendas anunciadas en Idealista a cierre de 2016, el precio medio de una casa en El Viso era de 4.919 euros/m². Otras inmobiliarias dan cifras aún mayores. La vivienda más cara anunciada en este portal inmobiliario es un chalet doble de 800 m², con una parcela de 1.000 m² y 10 habitaciones. Cuesta la friolera de 10 millones de euros. El 82% de las viviendas anunciadas tienen precios superiores al millón de euros.

piovera-chalet.jpg

Con la Piovera se da un caso curioso. Al estar ubicada en Hortaleza, la colonia convierte a este distrito en una zona de contrastes entre sus residentes y la tipología de viviendas. Su exclusiva comunidad de chalets conviven con los pisos de 2 ó 3 dormitorios de las familias de clase media de Pinar del Rey o Canillas. "La Piovera es uno de los enclaves más deseados por quienes quieren disfrutar de la tranquilidad y de un entorno exclusivo sin renunciar a los privilegios de vivir en una gran ciudad. Esta prestigiosa zona cuenta con los mejores centros educativos, como el Liceo Francés, el Numont o San José del Parque", destaca el director de ventas de Engel & Völkers, Eduardo Onieva. Sus accesos a las principales vías de circunvalación de Madrid (M30 y M40) y su cercanía al Aeropuerto de Barajas le dan aún más valor añadido.

El precio medio de una vivienda en la Piovera fue el pasado año de de 4.281 euros/m2, según los pisos anunciados en Idealista. Sus viviendas y sus parcelas son significativamente más grandes que las de El Viso. Entre lo más caro, destaca un chalet de 7 habitaciones, 1.500 m² y 3.000 m² de parcela que se vende por 9 millones de euros. El 80% de las viviendas anunciadas tienen precios superiores al millón de euros.

El Viso, periferia y origen humilde

Ni Malasaña, ni Chueca, ni Lavapiés. Para remontarnos a los orígenes del tan manido fenómeno de la gentrificación debemos remontarnos a El Viso. El barrio se construyó entre 1933 y 1936, "fue de los pocos que se hizo íntegro en la República", cuenta el decano del Colegio de Arquitectos de Madrid (Coam), José María Ezquiaga. El autor del proyecto fue el arquitecto Rafael Bergamín.

elviso-antigua.jpg
Vista norte de El Viso/ Servicio Histórico COAM

Los primeros habitantes de El Viso distaban mucho de sus actuales y acaudalados propietarios. De hecho, se desmarcaron de las viviendas de las clases altas de entonces con un estilo arquitectónico muy particular que se produjo en el Madrid de la época: el racionalismo. "Las casas no se parecían en nada al tipo de palacetes barrocos de la aristocracia o la alta burguesía. Primaba la funcionalidad y una distribución de las viviendas pensadas para el uso, frente al ornamento y lo icónico", señala Ezquiaga. Actualmente, El Viso es un conjunto arquitectónico protegido.

"Era un barrio obrero, pero también cool porque en él residían muchos intelectuales y escritores debido a que estaba cerca de la Residencia de Estudiantes", cuenta el experto. En sus inicios, el Paseo de la Castellana ni siquiera comunicaba con El Viso. "Allí nada más que había campos de labor, se consideraba la periferia. Al norte sólo estaba ocupado un pueblecito, que era el barrio de Tetuán", explica Ezquiaga.

el-viso-antigua-2.jpg
Imagen antigua del barrio IServicio Histórico COAM

Por la Guerra Civil, "muchos de sus propietarios vendieron sus casas o las perdieron en el exilio". No sería hasta 1950, con la prolongación de la Castellana, cuando este barrio se empezara a acercar a la ciudad. "Con la ampliación de la Castellana resultó que estaba muy bien posicionado. También, en esa época se construyó al lado el Santiago Bernabeú", cuenta Ezquiaga. Este cóctel de acontecimientos hizo que El Viso empezara a aparecer en el radar de las clases altas.

"Eso cambió radicalmente el perfil del barrio. Después, empezaron a llegar los colegios privados, las embajadas, los consulados, los estudios de arquitectos, las pequeñas sedes de empresas… Muy pocos casos en el mundo hay en los que se puede tener el privilegio de vivir en un chalet en pleno centro de la ciudad", añade.

La Piovera, marcada por la llegada del coche

La Piovera nace de una "megafinca" que poseía la familia Cavero, propietaria de la inmobiliaria El Coto. "En los años 30, se empezó a parcelar y a urbanizar. Era una familia muy grande y muchos de ellos se quedaron a vivir allí", relata el decano del Colegio de Arquitectos de Madrid (Coam).

"No sería hasta los 60, con la motorización de la Madrid, cuando este barrio empezara a coger impulso", apunta. El experto cuenta que entonces "nació una clase media que quería vivir en chalets según el modelo anglosajón". Y sus deseos pudieron cumplirse con la extensión del coche. "Antes, las distancias eran larguísimas", señala.

"La Piovera no tiene el valor de interés cultural de El Viso, pero se ha convertido en un pulmón de Madrid debido a sus amplias parcelas. Las viviendas son más grandes, y destacan porque no se construyeron en su conjunto, sino que cada propietario contó con el apoyo de un arquitecto para llevarlas a cabo", explica.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios