Menú

Draghi aplaza a otoño el debate sobre la retirada de estímulos: "La inflación no está donde debería estar"

"Necesitamos ser persistentes, pacientes y prudentes", ha dicho el presidente del BCE.

"Necesitamos ser persistentes, pacientes y prudentes", ha dicho el presidente del BCE.
Mario Draghi | EFE

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha dicho este jueves que el consejo de gobierno está unánimemente de acuerdo en que la discusión sobre el programa de compra de deuda de la zona del euro debería realizarse en otoño.

Pese a que el crecimiento se fortalece, el BCE no ha dado un nuevo paso en la normalización de su política monetaria muy expansiva porque la inflación está muy baja, en el 1,3%, contrariamente a lo que esperaban los mercados y muchos analistas, que pensaban que les prepararía lentamente para la reducción de las compras de deuda.

Draghi enfatizó en rueda de prensa que el crecimiento de la zona del euro se fortalece extendiéndose a más sectores y regiones y que"la inflación no está donde debería estar".

Previamente el consejo de gobierno del BCE había decidido mantener su tasa de interés en el mínimo histórico del 0% y afirmó seguir dispuesto a aumentar más las compras mensuales de deuda pública y privada en la zona del euro, que son ahora de 60.000 millones de euros, "si el panorama empeora".

"La inflación no está donde queremos que esté y donde debería estar y por ello el BCE ha reiterado la orientación de su política monetaria", dijo Draghi.

El presidente del BCE hizo hincapié en que lo último que quiere el consejo de gobierno es que empeoren las condiciones de financiación y que por ello todavía sigue dispuesto a ampliar las compras de deuda. "Necesitamos ser persistentes, pacientes y prudentes", según Draghi. Añadió que hay que esperar hasta que los salarios y los precios se recuperen en la zona del euro.

Hubo unanimidad en que había que mantener la orientación de la política monetaria y en que la discusión sobre la reducción de los estímulos monetarios debería ser en otoño pero que no se debía comunicar fechas exactas, explicó Draghi.

El BCE va a adquirir hasta finales de diciembre deuda por valor de 60.000 millones de euros mensuales.

Con las compras de deuda pública y privada de la zona del euro, el BCE quiere impulsar la concesión de crédito a la economía real, a las empresas y los hogares de la región. De este modo contribuye al crecimiento, a que suba la inflación, aunque esto se demora, y a devaluar el euro.

"Nuestras medidas de política monetaria han continuado asegurando condiciones de financiación de apoyo que son necesarias" para que la inflación de la zona del euro se dirija a un nivel cercano, pero por debajo del 2% a medio plazo, dijo Draghi.

"La información disponible confirma un fortalecimiento continuado de la expansión económica en la zona del euro, que se ha extendido a través de sectores y regiones", apostilló el presidente del BCE.

También consideró Draghi que "los riesgos para las perspectivas económicas están ampliamente equilibrados". Pero la expansión económica no se ha traducido todavía en unas dinámicas de la inflación más fuertes. La inflación está baja por la debilidad de los precios de la energía.

Draghi también hizo hincapié en que es necesaria una política monetaria muy expansiva para que suba la inflación subyacente, que descuenta los precios de la energía y de los alimentos frescos.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro