Menú

Las viviendas turísticas generan 3.000 millones en Andalucía en dos años

Estos alojamientos han sido empleados en más de cinco millones de viajes por usuarios residentes en España.

0
Estos alojamientos han sido empleados en más de cinco millones de viajes por usuarios residentes en España.

El director general de HomeAway para el sur de Europa, Juan Carlos Fernández, ha destacado este martes que el uso de vivienda turística ha tenido un impacto económico de más de 3.000 millones de euros en los dos últimos años en Andalucía. Así lo ha señalado en la presentación del IV Barómetro del Alquiler Vacacional en Andalucía, cuya novedad es que ofrece la comparativa respecto al estudio elaborado en 2015.

En este sentido, ha estudio señala que el sector de la vivienda turística ha tenido un impacto económico en Andalucía de cerca de 3.016 millones de euros en los dos últimos años por residentes en España tanto en el entorno de las viviendas -gasto comercios locales, restaurantes, bares- como por la contratación de alojamientos vacacionales, lo que representa 545 millones más que lo obtenido en el informe 2015 (2.471 millones).

Entre sus principales conclusiones, el barómetro destaca que, en los dos últimos años, la vivienda turística ha sido utilizada en más de cinco millones de viajes por usuarios residentes en España de 18 a 65 años, dato que supera en más de un millón los de 2015.

Con estos datos, el estudio también concluye que la vivienda turística aumenta su peso en la región en comparación con otros alojamientos como hoteles, casas rurales, entre otros, ya que de los residentes en España que contratan vivienda turística por ocio, el 87 por ciento contrata tanto una como otra modalidad (vivienda turística y hotel) mientras que el doce por ciento solo utiliza vivienda turística.

Comparado a hace dos años, la tendencia es viajar más veces disminuyendo ligeramente la estancia media en el caso de las viviendas turísticas. De acuerdo a la cuarta edición del informe, el número de viajes realizados en estos dos últimos años, tanto por usuarios de vivienda turística como aquellos que simultanean vivienda turística y hotel aumentan, siendo 6,4 y 6,8 viajes, respectivamente, frente a los datos de 2015 (5,8 y 6,6).

Asimismo, quienes se alojan en vivienda turística contratan 5,7 noches en 2017, en comparación con las 6,3 noches de 2015. Datos superiores a las noches contratadas por aquellos que optan por el hotel, con 3,2 noches en 2017 (frente a las 3,6 noches de 2015). Es decir, son los usuarios de vivienda vacacional los que optan por una mayor duración de la estancia. Igualmente, respecto al número de personas que se alojan, hasta 4,2 huéspedes se alojan en una vivienda turística frente a los 2,8 de los hoteles.

Según el estudio 2017, los principales usuarios de las viviendas turísticas en Andalucía son familias (53%), siete puntos porcentuales más respecto 2015, pero también parejas (25%), seguido de los grupos de amigos (19%), mientras que en los hoteles las parejas (53%) y familias (36%) son los clientes más habituales.

La utilización de webs que publicitan alojamientos lideran la búsqueda de información tanto si se trata de buscar una vivienda turística (63%) como si se trata de buscar un hotel (55%). Las agencias de viajes on line también son una herramienta de búsqueda para el 31 por ciento de los viajeros que las consulta para una vivienda turística y el 29 por ciento que lo hace para hoteles.

El precio y la ubicación son los dos factores fundamentales que el usuario sigue buscando a la hora de elegir un alojamiento en Andalucía. Como novedad en 2017, se encuestó a los usuarios sobre la flexibilidad en cuanto a la ubicación del alojamiento. Los usuarios de vivienda turística son más permisivos con la ubicación que los que se alojan en los hoteles, que dan importancia a la distancia y al tiempo invertido para llegar a los principales puntos de interés. La ubicación a 20 o menos minutos de los lugares de interés concentra el 78 por ciento de las preferencias de los usuarios de vivienda vacacional frente al 84 por ciento de los que optan por el hotel.

Después de vivir la experiencia, la disposición a recomendar el alojamiento es alta por parte de los usuarios de vivienda turística (4,3 sobre 5), algo mayor que la de los usuarios de hoteles (4,1). Ambos aumentan su puntuación en relación a 2015 (4,1 y 4,0, respectivamente). Los usuarios de viviendas turísticas publican un mayor número de opiniones positivas en 2017 que en 2015 (45% vs 35%). Tanto viviendas turísticas como hoteles concentran un elevado número de opiniones positivas con el 98 por ciento y 95 por ciento, respectivamente.

Las relaciones interpersonales siguen siendo un punto importante a la hora de contratar un alquiler vacacional. La armonía de los usuarios de ambas modalidades de alojamiento con su entorno predomina y se mantiene en datos similares en relación a los valores obtenidos en 2015. Además, los usuarios que se alojan exclusivamente en vivienda turística se sienten más integrados con los vecinos.

Gasto medio en vivienda turística

El barómetro señala que en total se estima que, de media, el gasto que generan los usuarios de una vivienda turística durante su estancia en Andalucía es de 2.431 euros durante toda la estancia, frente a los 1.427 euros de los que se alojan en hotel. De ello, 554 euros pertenecen al alquiler del alojamiento(378 euros en hotel) y 1.877 euros de otros gastos vinculados a la estancia (alimentación, ocio, etc.) frente a los 1.049 euros que se gasta en un hotel.

Mirando a 2015, por su parte, el gasto medio en una vivienda turística era de 2.481 euros y en un hotel era de 1.495 euros. Estos datos representan un descenso nominal del gasto total en los dos últimos años del dos por ciento en el caso de la vivienda turística y una disminución del cuatro por ciento en los hoteles.

Otro dato de interés es que las partidas de mayor gasto son las compras y consumiciones (comidas y consumiciones fuera del alojamiento, comestibles y otros productos de consumo cotidiano para consumir dentro el alojamiento y otras compras) que representaron el 59 por ciento de ese gasto en usuarios de alquiler vacacional (9,8 puntos porcentuales más si se compara con 2015) y el 47 por ciento en usuarios de hoteles (0,2 puntos porcentuales más respecto 2015).

En Libre Mercado

    Servicios