Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

El entorno de Carmena, harto de Sánchez Mato: "Es imposible trabajar con esta persona"

El concejal de Hacienda de Madrid levanta rechazo dentro de la coalición municipal que lidera Manuela Carmena.

0
Manuela Carmena y Luis Cueto, coordinador general de la Alcaldía de Madrid | EFE

Desde su llegada al área de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato se ha convertido en una de las figuras más polémicas de la vida política municipal. Lejos de hacer amigos, el dirigente de Izquierda Unida integrado en la candidatura de Ahora Madrid se ha convertido en una figura tóxica, rechazada frontalmente por la oposición, pero también por figuras relevantes del gobierno de Manuela Carmena.

La relación de Sánchez Mato con la regidora empezó con mal pie. Nada más empezar la legislatura, mientras la ex jueza se limitaba a hacer un discurso buenista sobre el cambio político que suponía su ascenso al poder, el delegado de Economía y Hacienda optaba por un camino muy distinto. Los días pares tocaba enfrentamiento con la prensa, los impares llegaba el momento de anunciar medidas económicas que no contaban con el visto bueno de Cibeles.

Desde el primer momento, Sánchez Mato se metió en muchos charcos. Anunció una tasa turística que nunca llegó a implantarse. Coqueteó con el impago de la deuda pero acabó aprobando amortizaciones valoradas en cientos de millones de euros. Rompió con las agencias de calificación, aún sabiendo que esta decisión ha implicado un fuerte sobrecoste financiero para el Ayuntamiento, estimado en 120 millones.

Aunque Carmena le desautorizó en público en numerosas ocasiones, la relación no se deterioró significativamente hasta que empezaron los problemas con el ministerio de Hacienda. Desde entonces, la regidora ha marcado distancias con Sánchez Mato, hasta el punto de criticar al delegado en sus encuentros con ediles de la oposición.

"Se está cociendo en su salsa"

Desde la cúpula de la alcaldía tienen claro que "es imposible trabajar con esta persona" y apuntan que Sánchez Mato "se está cociendo en su salsa". Carmena ha asumido que la situación es imposible de reconducir y, de hecho, ha relevado a Sánchez Mato de la función de controlar los gastos del Ayuntamiento, dejando a cargo a la Interventora del consistorio.

Cabe recordar que PP, PSOE y Ciudadanos ya reprobaron en junio al concejal. Las relaciones con el Partido Popular son especialmente tirantes. No en vano, el partido azul presentó la denuncia que ha terminado resultado en la imputación de Sánchez Mato por un presunto delito de prevaricación y malversación de fondos. No obstante, el político comunista también tiene una relación difícil con el PSOE, como acreditan sus tiranteces con Julio Ransés Pérez Boga o Erika Rodríguez. Algo parecido sucede con Ciudadanos. A sus ataques recurrentes contra Miguel Ángel Redondo hay que sumarle también un lamentable encontronazo con la concejal Silvia Elena Saavedra, a raíz de una pregunta sobre la financiación de los viajes de Sánchez Mato a París.

Pero la cosa no acaba aquí. Varios testigos recuerdan una tensa reunión de la empresa pública Madrid Destino en que Sánchez Mato volvió a protagonizar una trifulca con otra concejal de oposición. Y, por supuesto, ahí está su distanciamiento con compañeros de filas como Luis Cueto o Marta Higueras, dos de las personas más cercanas a Carmena en el equipo de gobierno municipal.

Ahora, con Hacienda supervisando las cuentas del Ayuntamiento y Carmena cada vez más alejada de Sánchez Mato, el futuro del político comunista en el equipo de gobierno local se antoja más precario que nunca. El tiempo dirá si la regidora termina forzando su dimisión o si, al igual que ocurrió con Celia Mayer, se limita a retirarle funciones para evitar un cisma interno en su agrupación política.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. ERC se atraganta con los "muertos" de Rovira
    2. Juliana enloquece con el avance de Cs: "arresta" a Sánchez y hace "prisionero" a Rajoy
    3. La delirante reacción del separatismo al fracaso de Barcelona con la EMA
    4. La patronal catalana de la carne deja de llamarse 'catalana'
    5. Cataluña se queda sólo con 20 empresas que facturan más de 1.000 millones
    0
    comentarios

    Servicios