Menú

Rato acusa a De Guindos de empujar a la quiebra a Bankia para beneficiar a sus competidores

El exministro de Economía con Aznar también culpa a su sucesor de la fuga de depósitos que hundió al sector financiero español y provocó el rescate.

El exministro de Economía con Aznar también culpa a su sucesor de la fuga de depósitos que hundió al sector financiero español y provocó el rescate.

Semana grande en la Comisión de investigación sobre la crisis financiera de España y el programa de asistencia financiera. Este martes, comparecía Rodrigo Rato. Mañana miércoles lo hará Pedro Solbes. El jueves, cierra el cartel Elena Salgado. El colapso del sistema financiero español durante los dos últimos años de Gobierno del PSOE (2010-2011), a examen en el Congreso.

Y lo cierto es que ha comenzado con fuerza. Rodrigo Rato, ex súper ministro de Economía y vicepresidente con José María Aznar, ex director gerente del FMI y expresidente de Caja Madrid y Bankia, se presentaba ante sus excolegas del Congreso con ganas de reivindicarse y también de saldar cuentas pendientes. ¿Con quién? Pues con casi todo el mundo, pero sobre todo con sus antiguos compañeros de partido, como Mariano Rajoy, con el que compitió por la sucesión de Aznar.

Pero si había un objetivo en la diana de Rato, ése era Luis de Guindos. El que fuera su secretario de Estado, amigo y hombre de confianza durante muchos años en el Ministerio de Economía, ha sido objeto de fuertes acusaciones por parte del que en su momento fuera su jefe. Rato ha culpado a De Guindos de haber precipitado la quiebra de Bankia, de haber generado una fuga de depósitos de 250.000 millones y de haber ocultado información al Banco de España. Incluso, ha insinuado que, en aquellos primeros meses de 2012, el ministro de Economía trabajó en beneficio de los competidores de Bankia, una entidad en la que habría forzado una quiebra que provocó una salida de depósitos de la que se beneficiaron el resto de los grandes bancos españoles.

El relato

"En enero de 2012, el ministro de Economía se estrenó ante la opinión pública internacional diciendo que el sector financiero español necesitaba 60.000 millones". Así comenzaba su relato de aquellos primeros meses de Gobierno del PP. "En febrero", continuaba, "se aprobó un decreto que exigía nuevas provisiones [el famoso De Guindos 1]". Una normativa que apretaba las clavijas a los bancos, que se vieron obligados a realizar un gran esfuerzo en provisiones en unos meses. En opinión de Rato, todas las exigencias que el Ministerio de Economía impuso y que se fueron sucediendo en los primeros meses de aquel año 2012 debilitaron la posición de solvencia de su entidad. Un proceso que culminó el 6 de mayo de 2012, cuando el ministro de Economía "exigió mi dimisión y la acción de Bankia se desplomó".

Pero las cosas no acaban aquí. El ex director gerente del FMI cree que la suma de las declaraciones de De Guindos (que generaron mucha incertidumbre sobre la salud del sistema financiero español) junto a las medidas sobre las provisiones provocaron que más de 250.000 millones abandonaran el sistema financiero español, lo que obligó a que el Gobierno tuviera que solicitar el rescate de de la UE: "El único rescate que se le ofreció", ha explicado Rato, que insinuaba de esta manera que en realidad Rajoy y De Guindos habrían querido un rescate completo de nuestro país, a la griega o portuguesa, pero que fueron los socios de la UE los que se negaron a aportar los fondos suficientes.

No sólo eso, en opinión de Rato todo esto no fue casual. El expresidente de Bankia ha insinuado que Luis de Guindos hizo esto en buena parte para ayudar a los grandes bancos españoles. Así, ha acusado a su sucesor de no informar al Banco de España de las reuniones que mantenía con él sobre las provisiones de Bankia y de ignorar el trabajo que Bankia estaba realizando con el organismo supervisor para cumplir con los nuevos requisitos de solvencia: "En ninguna de mis reuniones con De Guindos estuvo el Banco de España. En mi opinión, se le ocultaron estas reuniones [al Banco de España]. Y luego estos mismos competidores fueron los receptores de la mayoría de los depósitos que salieron de Bankia" tras la nacionalización.

Por último, Rato también ha opinado sobre lo que ocurrió en Bankia tras su salida. Y ha sido muy crítico con la actuación del Ministerio de Economía y de los nuevos gestores. En este sentido, ha declarado que los 19.000 millones que el Gobierno inyectó a petición de José Ignacio Goirigolzarri ni estaban justificados por la situación financiera de la entidad ni tuvieron el aval del Banco de España que, por primera vez en la historia financiera de nuestro país, ha dicho, no tuvo ninguna participación en un rescate bancario. Hay que recordar que el equipo de Rato situó las necesidades de recapitulación de Bankia en unos 7.000 millones de euros en los días previos a su dimisión, una cantidad que se multiplicó tras la llegada de los nuevos responsables.

Rato ha asegurado que Luis de Guindos afirmó en aquellos momentos que el Gobierno estaba dispuesto a dar a los nuevos gestores lo que le pidieran: "[El nuevo presidente Goirigolzarri] había amenazado con dimitir si no se le daban 19.000 millones". Tras esta inyección de fondos, ha asegurado Rato, Bankia "es el banco más capitalizado de España", una situación saneada que, en su opinión, se ha conseguido a costa de los contribuyentes, que fueron los que pagaron y se quedaron con su propiedad, pero no recuperarán el dinero invertido en la entidad

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador