Menú

Efecto Carmena: se ralentiza la caída del paro y baja un 50% la inversión en nuevas empresas

El dinamismo económico de la capital se ha resentido en los últimos años. 

El dinamismo económico de la capital se ha resentido en los últimos años. 
Se desacelera la reducción del paro en Madrid | EFE

Desde que Manuela Carmena se hizo con la alcaldía de Madrid, el gobierno municipal ha enviado un mensaje claro al sector privado. Lejos de favorecer la inversión, la creación de empleo y el emprendimiento, el equipo de gobierno de Ahora Madrid ha insistido una y otra vez en la importancia de que el tejido productivo se amolde a sus caprichos.

Esto explica decisiones muy polémicas como el freno a la Operación Chamartín, que sigue pendiente de desbloqueo, o el veto a las inversiones del grupo Wanda, que echó al traste distintas inversiones de gran envergadura. A esto hay que sumarle las subidas de impuestos y tasas municipales, que han golpeado duramente a los negocios de la capital.

Así, no puede sorprender que el ritmo de reducción del paro registrado haya bajado un 17% en el Ayuntamiento de Madrid a lo largo del último año. La cifra es especialmente negativa, puesto que en el conjunto de la economía española se produjo en 2017 una expansión del empleo que superó el 3% en comparación con los niveles del ejercicio anterior.

No ocurre lo mismo en la Villa y Corte. Si en 2016 se generaban 62 empleos al día, en 2017 solo se han creado 51 puestos de trabajo por cada 24 horas. Esto arroja una creación de 18.693 empleos en 2017, por debajo del nivel de 22.500 en el que se movió el Ayuntamiento en el último año de Ana Botella y el primero de la Era Carmena.

Baja un 50% el capital suscrito

La estadística de sociedades también confirma un deterioro en los niveles de actividad del consistorio madrileño. En 2009, la constitución de nuevas empresas toca fondo, con algo menos de 10.000 a lo largo del año. Entre 2010 y 2011, esta cifra sube progresivamente hasta llegar 10.600 y 11.300 nuevas sociedades.

La línea alcista se mantuvo en los tres años que siguieron: 11.400 nuevas empresas en 2012, 12.200 sociedades constituidas en 2013 y 12.800 empresas creadas en 2014. Pero la tendencia de crecimiento se interrumpe en 2015, año marcado por el relevo en Palacio de Cibeles. Durante dicho ejercicio, la constitución de nuevas empresas se estanca en el entorno de las 12.800, con un leve descenso respecto a las cifras del año anterior. Tras esa primera caída, 2016 acentúa el cambio a peor y arroja una caída en los niveles de emprendimiento, hasta llegar a niveles de 12.600 nuevas sociedades constituidas en la capital del Reino.

Pero más preocupante aún es la importante caída en el tamaño de las nuevas empresas que se crean en Madrid. Y es que el capital suscrito para la constitución de sociedades tocó fondo en 2009, con apenas 1.200 millones de euros, pero fue recuperándose en los años que siguieron, hasta llegar a 3.700 millones en 2014 y 3.600 millones en 2015. Estas cifras son ya cosa del pasado y, a lo largo de 2016, el capital de las sociedades constituidas fue de apenas 1.700 millones.

Para 2017, las estadísticas disponibles solo permiten analizar los datos del primer trimestre, pero si comparamos los datos de enero, febrero y marzo con las de hace cuatro años vemos que el capital suscrito ha pasado de una media mensual de 275 millones de euros a una tasa de apenas 133 millones. Un desplome en toda regla, que ronda el 50%.

Temas

En Libre Mercado