Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Sid Choraria: "Singapur es el lugar más fácil para vivir, trabajar e invertir"

El analista de Amiral explica su visión sobre la inversión y la importancia de los mercados asiáticos.

0
Sid Choraria | Diego Sánchez de la Cruz

Sid Choraria es el responsable del equipo de análisis de Amiral Research en Singapur. Como encargado de la división de estudios de Amiral Gestion, Choraria se encarga de explorar nuevas oportunidades de inversión para la gestora francesa, que se ha convertido en los últimos años en uno de los vehículos más laureados del competitivo mercado del value investing. Libre Mercado se ha sentado a hablar con Choraria para conocer más sobre esta filosofía de inversión.

- ¿Qué le trae a España?

He llegado con el objetivo de hablar en el evento Value Spain sobre mi experiencia como inversor en una empresa india llamada NESCO. Se trata de una compañía con una capitalización de 500 millones de euros que ya ha triplicado su tamaño en apenas tres años. Podríamos decir que es una especie de IFEMA.

Lo que me gusta de la compañía es, para empezar, que tiene activos reales con los que puede protegerse de cualquier contratiempo. Por ejemplo, el suelo que controla en el distrito financiero de Mumbai equivale a cuarenta campos de fútbol. Por tanto, tenemos seguridad por si las cosas van mal.

Pero, además de eso, la compañía tiene una gran oportunidad de crecimiento, porque sus infraestructuras están en un área económica en ebullición que, además, puede multiplicar por cuatro su tamaño gracias a las nuevas leyes urbanísticas, que van a permitir un enorme aumento de la capacidad. En NESCO están logrando un margen de beneficio del 67%, año tras año. Pero, incluso si nos equivocamos y en el futuro no crecen tanto, tienen unos activos reales tan buenos que estamos protegidos ante cualquier cambio a peor.

- En Europa vemos que el crecimiento es mucho menor que en los mercados emergentes, pero ¿cómo podemos beneficiarnos de ese rápido desarrollo desde el mundo viejo? ¿Cómo llegar desde España a una idea como NESCO?

Esa es la lógica por la que Amiral decidió abrir una oficina en Singapur. Necesitas estar sobre el terreno para poder aprovechar al máximo las nuevas oportunidades que están surgiendo en los mercados asiáticos.

- Hábleme de Singapur. ¿Qué opinión le merece como lugar para vivir y trabajar?

He vivido en cinco países a lo largo de mi vida, Singapur es el quinto. La verdad, creo que es el lugar más fácil que me he encontrado para vivir, trabajar e invertir. Si una empresa fuese gestionada como Singapur, habría que comprar acciones sin pestañear.

Soy muy optimista sobre la forma en que se organiza todo, debería estudiarse esa forma de gestión en todo el mundo. Es un territorio minúsculo, sí, pero ofrece los mejores servicios, las mejores condiciones para hacer negocios, las mejores infraestructuras… Además, es un gran hub para hacer negocios en Asia: Vietnam, Japón, India… están a apenas unas horas en avión. Los impuestos bajos también ayudan mucho, eso deja mucho más dinero en el bolsillo de los trabajadores.

Gracias a la oficina de Singapur podemos reclutar talento de toda la región. Hemos contratado a dos expertos en inversión procedentes de China, a un analista local de Singapur, a un especialista en mercados indios… Seleccionamos a base de entrenar y retener talento. Cada día nos llega un currículum, todo el mundo quiere participar, incluso tenemos a mucha gente en España que quiere trabajar en esta oficina. Hay una cultura de talento en Amiral que resulta atractiva, porque aquí quieren entrar los mejores y siempre estamos buscando precisamente a esos profesionales.

- Su primer trabajo fueron unas prácticas en un fondo de orientación value. ¿Comparte la filosofía desde siempre?

Crecí en India, mi padre era empresario y eso me hizo comprender lo importante que es cuantificar los riesgos, entender el coste de los errores, saber hasta qué punto nos estamos arriesgando… y actuar en consecuencia.

Para mí, el value investing es algo conservador, porque permite descartar riesgos. Partiendo de esa base, el value es para mí una forma de conseguir la base para el crecimiento. Y lo bueno de invertir en Asia es que las oportunidades para el desarrollo son mayores: mayores aumentos del PIB, mejores perspectivas demográficas, etc. Se trata de entender eso y comprar lo más barato posible una acción de una empresa que valga la pena.

Nos fijamos mucho en la valoración de activos, en los balances… pero también en las ventajas competitivas. Queremos crear una especie de escudo, de protección contra la inseguridad. Para empezar, hay que revisar las cuentas con la minuciosidad que recomendaba Benjamin Graham. Si el balance es razonablemente bueno y se entiende con claridad, es difícil que lo demás salga mal. El cash flow es otra métrica importante: sea el negocio sea, la habilidad de generar flujo de caja es muy importante. Coca Cola tiene un excelente cash flow, su producto siempre está vendiendo y apenas requiere invertir un poco en marketing y distribución.

Pero, obviamente, hay mucho más. Queremos entender, por ejemplo, los riesgos que entraña cada negocio: riesgo monetario, riesgo tecnológico, riesgo regulatorio…

- Cada vez hay más fondos value que invierten en empresas pequeñas y medianas del mundo emergente. ¿Es esa la combinación perfecta?

Hoy en día, si quieres ser inversor, tienes que entender el mercado asiático. O entiendes lo que está pasando allí o no puedes ser un inversor global. El PIB de China y de India se han disparado de forma significativa, pero hay mucho potencial de crecimiento. Este es el siglo asiático y hay que estar invertido en ello. Pero, además, la ventaja que tiene esta región es que muchas empresas están empezando a crecer, a dar el salto, a abarcar nuevos mercados, a salir a bolsa… y esto ofrece muchas oportunidades en el segmento de las compañías pequeñas y medianas.

Lamentablemente, hay retos como un gobierno corporativo de menor calidad, unos equipos directivos menos eficientes, etc. En todo eso, el mundo rico sigue teniendo la ventaja, pero también esa brecha se va acortando.

Pero para aprovechar estas oportunidades necesitamos estar aquí, tener un equipo local, hablar el idioma, conocer el mercado sobre el terreno, saber que nos van a coger el teléfono cuando lo necesitemos… Estamos haciendo de puente entre Europa y Asia, los inversores se benefician de esta forma de enormes oportunidades que, de lo contrario, permanecerían a medio mundo de nosotros.

- En su día mantuvo un intercambio epistolar con Warren Buffett. ¿Qué decían aquellas cartas?

Aquello fue una especie de accidente. Yo era un desconocido en el mundo de la inversión en valor, pero decidí participar en un concurso de ideas, más que nada para que mi nombre empezase a sonar. Una vez dentro, me centré en una empresa japonesa que, de entrada, me parecía interesante. Era una compañía de esas que no cambian, con un producto asentado. Me parecía una muy buena oportunidad de inversión y basé en aquella idea mi participación en el concurso.

Dediqué unos céntimos a mandar el sobre por correo y, apenas unos diez días después, me llegó un e-mail de la asistente de Warren Buffett. Pensé que era una broma y hasta creo que llegué a borrar el correo, pero me lo pensé dos veces y terminé rescatando el mensaje. En efecto, era una carta suya, me invitaba a seguir abriendo los ojos y encontrando oportunidades como aquella. Ahí empecé a escribir más, a compartir lo que podía compartir con el mundo del value investing… y por esa vía terminé dando el salto en el mundo de la inversión. En 2014, Amiral Gestión me llama y me propone la posibilidad de abrir una oficina en Singapur. Si Buffett no me hubiese respondido, quizá no habría desarrollado mi carrera como lo he hecho y no habría terminado en Amiral.

- ¿Qué libros le han marcado como inversor?

Ray Dalio y su libro Principles. Me parece una excelente obra. Como él explica, más allá de la suerte, poco importa tanto como los hábitos, el método, la insistencia. El éxito llega de esa forma, depurando tu forma de invertir, curando la forma de estructurar el proceso de selección de empresas, encontrando la forma de hacer todo cada vez mejor, de manera más sistemática.

- ¿Le preocupa el panorama monetario?

No hace falta ser un experto en el campo monetario para comprobar que hay una gran burbuja en buena parte de la renta fija. La última vez que vimos una crisis financiera fue hace diez años. Si echas un vistazo, parece que cada década tiene sus complicaciones. Sin embargo, esto también significa que se pueden abrir nuevas oportunidades, de modo que lo importante es seguir trabajando desde la base, encontrando las mejores compañías posibles para aprovecharlas, tanto en tiempos de calma como en momentos de mercados revueltos.

- España acoge cada vez más eventos value, ¿qué importancia tiene el mercado ibérico en su mundo?

Creo que hay una escena muy interesante en España, con profesionales jóvenes que están logrando excelentes resultados. Es importante que las empresas europeas y españolas sepan encontrar nuevos mercados. En Asia se abren excelentes oportunidades, pero hay que dar el paso de pensar en términos globales y saber abrirse camino, porque ese es el terreno de juego en el que está el crecimiento. Tras mi visita a Madrid, me voy con la impresión de que este mercado va a ir a más para los gestores value.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Polémica en 'Pasapalabra' por una de las respuestas
    2. El PNV confirma que no habrá enmienda a la totalidad de los Presupuestos a la espera de "diálogo" en Cataluña
    3. Frank Blanco denuncia al colegio de su hijo por "vulnerar sus derechos"
    4. "Hay más oro en la Bahía de Cádiz que en el Banco de España", así trabajan los piratas del siglo XXI
    5. Un guardia de seguridad saca a la fuerza a Aída Nízar del plató de 'Gran Hermano' en Italia

    Servicios