Menú

EEUU sufrirá un déficit público superior al billón de dólares en 2020

La Administración Trump no ha previsto ningún recorte sustancial del gasto público para compensar la rebaja de impuestos.

La Administración Trump no ha previsto ningún recorte sustancial del gasto público para compensar la rebaja de impuestos.

La Oficina de Presupuesto del Congreso de los Estados Unidos (CBO) ha presentado unas nuevas perspectivas económicas que constituyen un nuevo golpe a la Administración Trump. Este organismo ha advertido que el déficit crecerá un 40% en 2019 y que alcanzará el billón de dólares en 2020 -en las anteriores previsiones se aseguraba que no se llegaría a esta cifra hasta 2022-.

La razón es el fuerte desequilibrio entre los ingresos y los gastos. Según la CBO, el 30 de septiembre de 2018 -fecha en la que finaliza el año fiscal- habrá un desequilibrio de 804.000 millones. Un año después, esta cifra aumentará hasta los 981.000 millones -la proyección anterior era de 689.000 millones para 2019-. Por otra parte, el déficit acumulado será 11,7 billones entre 2018 y 2027 -1,6 billones más que la anterior proyección-. La CBO pronosticó que durante este periodo los ingresos se reducirían un 2% y los gastos aumentarían un 1%. Durante 2021 y 2028, los déficits proyectados promedian un 4,9% sobre el PIB -algo que no se veía desde la Segunda Guerra Mundial-.

Pero no solo aumenta el déficit, sino que también lo hace la deuda nacional estadounidense. A finales de 2018, llegará al 78% del PIB, un porcentaje que se elevará hasta el 96% en 2028. Este último porcentaje sería el más alto desde 1946 y el doble del promedio de los últimos 50 años.

La Administración Trump confía en que las rebajas fiscales harán crecer la economía del país y esto compensaría la expansión del déficit, ya que se estima que el PIB crecerá un 3,3% en 2018, un 2,4% en 2019 y un 1,8% en 2020. Sin embargo, esto no paliaría el descontrolado aumento del déficit y la deuda.

En las proyecciones de la CBO no todo es negativo, ya que este organismo señala que no habrá recesión en los próximos diez años -el ciclo más largo sin contracción económica en la historia de Estados Unidos-. El periodo de expansión continua iría desde el 30 de junio de 2009 al 31 de diciembre de 2028, 234 meses de crecimiento.

En las políticas aplicadas por Donald Trump se ha alabado la reducción del impuesto sobre sociedades del 35% al 21%, algo que ha sido muy bien recibido por las empresas y los trabajadores, que han visto aumentar sus salarios. Pero lo cierto es que Estados Unidos dejará de ingresar 1,5 billones de dólares con esta rebaja impositiva. Lejos de compensar esto con políticas de contención del gasto, el problema es que la Administración Trump no ha previsto ningún recorte importante. De hecho, tras la aprobación de los presupuestos, asumieron que el déficit se elevaría del 3,4% al 4,7% del PIB en 2017.

Durante la crisis, EEUU aplicó la Ley de Control Presupuestario para evitar fuertes desviaciones del déficit. De hecho, en 2009 el desequilibrio entre ingresos y gastos era del 9,8%, mientras que en 2015 se situó en el 2,4%. Pero, lejos de continuar por esta vía, la Administración Trump volverá a aumentar el déficit público significativamente.

Temas

En Libre Mercado