Menú

De la avispilla del almendro al 'ébola' de los olivos: las plagas que atacan al campo español

Los agricultores se enfrentan cada año a cientos de plagas que atacan sus cultivos. Algunas de ellas llevan poco menos de una década en nuestro país.

0
Los agricultores se enfrentan cada año a cientos de plagas que atacan sus cultivos. Algunas de ellas llevan poco menos de una década en nuestro país.
Plagas que atacan los campos españoles | Archivo

En la dura vida del campo marcada por la climatología, fatigosas tareas y horarios infinitos, los agricultores también tienen que combatir año a año a las plagas. En España, cientos de ellas atacan los cultivos. "Cuando una llega, no se marcha nunca", asegura el director general de la Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas (Aepla), Carlos Palomera a Libre Mercado.

Plagas procedentes de todo el mundo llevan en nuestro país poniendo en jaque al campo poco menos de una década. "El cambio climático y la globalización, que mueve el material vegetal infectado, hacen que sea difícil contenerlas", explica el experto.

Lo llaman el ébola del olivo, y su ataque es mortal. La Xylella fastidiosa ha llegado a nuestro país después de arrasar con más de un millón de olivos en Italia. Esta bacteria letal ha aparecido en varios puntos de nuestro territorio. Fue en Baleares donde se detectó el primer brote a finales de 2016, seguido de Valencia en 2017, aunque es ahora cuando saltan las alarmas debido a que el pasado mes de abril salieron a la luz varios casos en la Comunidad de Madrid (Villarejo de Salvanés) y Andalucía (El Ejido).

La Xylella fastidiosa se propaga de plantas infectadas a plantas sanas mediante insectos. La bacteria entra en el xylema (sistema circulatorio de la planta) y se multiplica dentro de los vasos llegando a taponarlos y a obstruir el flujo de la savia bruta provocando los mismos síntomas que la carencia de agua o de nutrientes.

Su ataque es muy agresivo. En el olivo provoca decaimiento generalizado de la planta, marchitez, el secado de las hojas y ramas, e incluso, la muerte. Teniendo en cuenta que España es el primer productor mundial de aceite de oliva del mundo y que no existe cura para las plantas infectadas, el miedo se está empezando a apoderar del sector.

xylella-fastidiosa.jpg
Arrancan almendros infectados por xylella fastidiosa en Valencia

"Los agricultores están vigilando hoja por hoja cualquier mancha que aparezca en el árbol", señala Palomera.

Su nivel de contagio es tal, que si se descubre un brote hay que destruir todo el material vegetal que se encuentre en un radio de 100 metros desde la detección. Arrancar los árboles es la única manera de acabar con esta bacteria. En Villarejo de Salvanés la tala ha afectado a 300 árboles. Además de al olivo, la Xylella fastidiosa afecta a la vid, a los cítricos y a los almendros, que también son cultivos clave en nuestro país.

La avispilla del almendro y la polilla de la patata

Al almendro le ataca la Xylella fastidiosa y también otro enemigo: la avispilla. Aunque su nombre pueda resultar cómico, los efectos de este insecto que apenas mide entre 4 y 8 milímetros son devastadores para los agricultores. Los daños que están causando se cuantifican en 5 millones de euros anuales.

avispilla-almendro-ok.jpg
'avispilla del almendro'

Esta plaga empieza a actuar en primavera, cuando la pequeña avispa realiza su puesta en la almendra recién cuajada. La larva permanece todo el año en el interior alimentándose de la semilla hasta que completa su ciclo biológico y sale al exterior un año después haciendo un agujero en la cáscara. Esta nueva avispilla pondrá sus huevos en otra almendra en buen estado y seguirá devorando el producto. Varias regiones valencianas y de Castilla La-Mancha son las principales afectadas por la plaga que llegó a España hace tres años.

Casi a la vez que la avispilla del almendro, llegaba la polilla guatemalteca a los cultivos de patata en Galicia. Se cree que fue en 2015 cuando esta plaga fue introducida en la región procedente de un barco desde las Islas Canarias, donde está presente desde 1999.

polilla-patata.jpg
'polilla de la patata'

"Parece que está contenido, pero si hubiera una extensión a otras zonas de España, se pueden cerrar fronteras a la exportación aunque el resto de patatas estén bien. Eso ha pasado otras muchas veces con otros productos. En Galicia hay mucho cultivo de autoconsumo y eso provoca que la gente lleve de un lado a otro las patatas, a un amigo o a un familiar, y se pueda extender", explica Palomera.

Plagas controladas

tuta-absoluta-agricultura.jpg
'Tuta absoluta'

El experto recuerda cuando hace unos años hubo un cierre de fronteras a la exportación de tomate por la Tuta absoluta. "Los italianos no querían nuestros tomates", cuenta. Esta plaga llegó a España en el año 2007 y no tardó en extenderse por todo el país. Se trata de una oruga que se alimenta de las hojas, los brotes y los frutos del tomate. Afecta, sobre todo, a los que son de invernadero. "Los invernaderos protegen los cultivos, pero también a las plagas, que se ponen las botas. La tuta aboluta es voraz con el tomate, pero actualmente hay suficientes fármacos e insecticidas para tratarla todos los años y tenerla controlada", asegura Palomera.

Un año después de la llegada de la tuta, lo hacía la mosca de alas manchadas. El primer caso de esta mosca que pica y devora los cerezos se dio en Tarragona y después se extendió a otras regiones españolas. "Está controlada, pero es muy dañina por el corto periodo de recolección que tiene una cereza y porque afecta a todo el racimo", declara el experto. También, puede atacar a otras plantas, como las frambuesas o los arándanos.

Según Palomera, "controlada con los fungicidas" también está la roya amarilla del trigo. Los problemas de este hongo es que "tiene un ataque muy severo" y que "va mutando a diferentes razas". Los campesinos pueden perder "hasta el 80% de su cosecha" por este polvillo amarillo que aparece en las hojas y se propaga por el viento. Los campos de Navarra y del norte de Castilla y León han sido duramente afectados.

caracolmanzana.jpg
'caracol manzana'

En los arrozales del hemidelta izquierdo del Ebro se intenta contener al caracol manzana. En 2009, se detectó por primera vez en Tarragona esta especie originaria de la cuenca amazónica (América del Sur) y considerada como una de las cien invasoras más perjudiciales del mundo. Su biología y etología la hacen muy peligrosa, no sólo por los daños que ocasiona en el cultivo del arroz, sino también por el riesgo medioambiental que supone para los hábitats naturales en los que se instala. En el delta del Ebro, la especie presente se corresponde con un tipo de caracoles manzana cultivados, en especial destinados a su comercialización como mascotas en acuariofilia, una actividad ahora prohibida en Europa.

El 'dragón amarillo' amenaza a los cítricos

El sector de los cítricos mira con lupa a la plaga que ha arrasado con los cultivos en países como EEUU o Brasil. Lo llaman el dragón amarillo o greening, y está considerada la enfermedad más importante, grave y destructiva de los cítricos en el mundo.

El insecto que lo propaga (el vector) ya ha llegado a España. "El primero se detectó en una zona de naranjas ornamentales de Galicia, se ha extendido hasta Portugal y está a muy poca distancia de Huelva, donde la producción de cítricos ya es importante", explica el director general de AEPLA. "Se ha comprobado que el insecto no tiene la bacteria, pero si llegase a encontrarse con una planta infectada, el efecto sería devastador porque tampoco hay cura".

dragon-amarillo-.jpg
'Dragón amarillo'

El dragón amarillo causa deterioro del fruto y deformaciones en el árbol hasta su muerte. El síntoma inicial es amarilleamiento de las hojas de algunas ramas que contrasta con el color verde de toda la planta. En los frutos se observa deformación y asimetría, reducción del tamaño, aparición de áreas de color verde claro que contrastan con el color amarillo o naranja normal del fruto.

En Libre Mercado

    Servicios