Menú

Colau declara la guerra a los chiringuitos y tumbonas de la playa

El Ayuntamiento de Barcelona pretende ahora reducir el número de chiringuitos y tumbonas en las playas de la Ciudada Condal.

El Ayuntamiento de Barcelona pretende ahora reducir el número de chiringuitos y tumbonas en las playas de la Ciudada Condal.

El comisionado de Ecología del Ayuntamiento de Barcelona, Frederic Ximeno, ha anunciado que la ciudad inicia este sábado la temporada alta de baño –hasta el 16 de septiembre– y que, para evitar el elevado grado de saturación de las playas, se ha reducido respecto a 2017 en un 25% la presencia de chiringuitos (pasan de 20 a 15), en un 50% las tumbonas (pasan de 2.300 a 1.150) y en un 75% de los parasoles (pasan de 2.300 a 575) en las playas que registraban mayor masificación.

En rueda de prensa, Ximeno ha explicado este jueves que esta decisión obedece a los objetivos de mejorar los servicios existentes, reducir la masificación en el litoral y potenciar las playas como espacio natural. Asimismo, el Ayuntamiento ha impulsado la Mesa Técnica de playas, "una herramienta permanente de coordinación y seguimiento de la gestión de las playas de Barcelona", y Ximeno ha señalado que el Plan de acción de 2018 contempla 77 acciones orientadas a la redefinición de la ocupación de los servicios actuales, a promover usos propios del litoral y dar servicios de calidad.

Ximeno ha añadido que el Ayuntamiento ha hecho un esfuerzo en materia medioambiental y este año ha quintuplicado el número de papeleras en la playa y ha creado un equipo de limpieza de sólidos, además los chiringuitos están obligados a utilizar vasos retornables, y los usuarios tendrán a su disposición más de 117 lavabos y 97 duchas públicas.

Acerca de la voluntad de defender las playas como espacio natural, el Ayuntamiento está instalando una nueva señalización de todas las playas con información sobre el ecosistema marino y se ha balizado con boyas la isla artificial del espigón del Bogatell para proteger el cormorán.

Playa para perros

El servicio de Salvamientos y Socorro dispone de 80 socorristas y, según Ximeno, se aumentará la seguridad de las playas a través del aumento del 5% de agentes de la Guardia Urbana y crecerá el control de ocupación de las actividades lucrativas en las playas a través de permisos y licencias.

Dados los resultados de las pruebas piloto en 2016 y 2017, este año el Ayuntamiento ha consolidado durante la temporada alta de baño un espacio de acceso de ciudadanos con perros a la playa de Llevant, que tendrá un aforo limitado de 100 mascotas "debidamente identificadas".

Temas

En Libre Mercado