Menú

Leasing o crédito hipotecario: ¿cuál tiene más ventajas?

A la hora de comprar un inmueble se presentan diversas posibilidades en cuanto a la forma de adquisición, más allá de la habitual hipoteca.

A la hora de comprar un inmueble se presentan diversas posibilidades en cuanto a la forma de adquisición, más allá de la habitual hipoteca.

A la hora de comprar un inmueble se presentan diversas posibilidades en cuanto a la forma de adquisición. Hasta ahora la opción más popular en el continente europeo eran los préstamos hipotecarios. Sin embargo, poco a poco el leasing inmobiliario ha ido ganando popularidad sobre todo en países latinoamericanos. No es fácil decir a primera vista cuál de los dos es mejor, ya que en la elección intervendrán muchos factores como, por ejemplo, el hecho de calcular previamente la hipoteca. Pero lo que sí que podemos es presentar las principales características para elegir entre leasing o préstamo hipotecario.

Préstamo hipotecario

Consiste en la financiación de un inmueble a partir de un préstamo bancario. De esta forma, la entidad bancaria aporta la cantidad de dinero necesaria para poder comprar una vivienda y los clientes se comprometerán a devolverla junto con los intereses acordados.

Dichos intereses pueden ser fijos o variables, en el segundo caso suelen estar sujetos al Euribor, el índice de referencia que indica el tipo de interés promedio al que un gran número de bancos europeos dicen concederse préstamos a corto plazo entre ellos para prestárselo a terceros -particulares y empresas, que puede subir o bajar a lo largo de la hipoteca.

Desde el momento de compra el cliente tiene la vivienda a su nombre, por lo que se entiende que la tiene en propiedad desde un principio, aunque siempre sujeta al cumplimiento del contrato hipotecario. Así mismo, el sector bancario ha avanzado en los últimos tiempos, poniendo a disposición de los clientes nuevas herramientas como el simulador de hipoteca que permite realizar un cálculo de la misma. De esta forma, resulta más cómodo conocer las condiciones de la hipoteca en función de cada caso, hecho que ahorrará a los clientes recorrerse sucursales en busca de información personalizada.

Leasing inmobiliario

Consiste en un contrato que contempla la cesión de la propiedad, en la mayoría de los casos, por parte de entidades bancarias a cambio de un pago periódico por un tiempo establecido. Al finalizar dicho periodo, el cliente puede decidir si procede a la adquisición del inmueble o si, por el contrario, lo deja. En caso de ejercitar la opción de compra, las rentas aportadas en las mensualidades podrán descontarse del precio final.

Las viviendas pueden ser nuevas o de segunda mano, por lo que el tipo de pagos variará en función de cada caso. Sin embargo, en la mayor parte de los contratos el tiempo mínimo de arrendamiento son 10 años. Una de las principales ventajas de este tipo de contratos es que a la hora de la declaración fiscal, es posible declarar un importe superior del coeficiente máximo de amortización, haciendo que el ahorro fiscal al principio del contrato sea considerable.

Sin embargo, es importante tener presente que el inmueble no figurará a nombre del arrendatario en tanto en cuanto no ejerza la opción de compra, por lo que queda sujeto durante el contrato a las condiciones establecidas por el arrendador. Esto no significa, sin embargo, que el arrendatario esté exento de las obligaciones tributarias. Aunque está en crecimiento, esta es una práctica aún inusual en España, por lo que no siempre es posible acceder a esta posibilidad.

Resulta difícil establecer cuál de las dos modalidades es mejor. La clave consiste en analizar cada caso de forma individual, estudiando las condiciones de cada contrato, así como el modo de vida o actividad de las personas que van a usar el inmueble.

Temas

En Libre Mercado