Menú

El envejecimiento de España se intensifica tras registrar el peor saldo vegetativo de la historia

El país registra más muertes que nacimientos por tercer año consecutivo y un saldo vegetativo negativo por segunda vez en una década.

0
El país registra más muertes que nacimientos por tercer año consecutivo y un saldo vegetativo negativo por segunda vez en una década.

El número de nacimientos registrados en España en 2017 es el más bajo desde 1999, mientras que el de defunciones es el más alto desde 1976. En concreto, contando con la población residente y no residente, el pasado año nacieron 391.930 niños, con un descenso del 4,5% interanual. Desde 2008, cuando nacieron 519.779 niños (lo que supuso el máximo en 30 años), el número de nacimientos se ha reducido un 24,6%. Por su parte, fallecieron 423.643 personas, lo que supuso un 3,2% más que en el año anterior.

De este modo, España presenta más defunciones que nacimientos por tercer año consecutivo. Pero es que, además, tiene un saldo vegetativo negativo de 31.245 personas (nacimientos respecto a defunciones de la población residente, descontando a los no residentes), algo que ocurre por segunda vez en la última década, pero de forma mucho más pronunciada. La primera vez fue en 2015, aunque la diferencia fue mucho menor, de 1.976 muertes más. El dato de 2017 es el peor que se registra, según los datos del INE.

demna1.jpg

Asimismo, el número de mujeres entre 15 y 49 años (en edad de ser madres) se redujo hasta 10,57 millones en 2017. Se mantiene así la tendencia a la baja iniciada en 2009 y que se debe a que ese rango de edades está formado por generaciones menos numerosas nacidas durante la crisis de natalidad de los 80 y primera mitad de los 90. El indicador coyuntural de fecundidad (o número medio de hijos por mujer) se situó en 1,31 en 2017, con un descenso de tres centésimas respecto al valor registrado en 2016.

demna2.jpg

De los 391.930 nacimientos que tuvieron lugar en España, 75.564 fueron de madre extranjera, lo que supuso el 19,3% del total (18,5% en 2016). El número medio de hijos por mujer se redujo tres centésimas entre las madres españolas, hasta 1,25, y dos centésimas entre las madres extranjeras, hasta 1,70. En términos medios, las madres españolas tuvieron sus hijos tres años más tarde que las extranjeras. La edad media de la maternidad de las españolas volvió a retrasarse una décima, hasta situarse en 32,6 años. Por su parte, la de las extranjeras también subió una décima, hasta alcanzar los 29,7 años.

demna3.jpg

La esperanza de vida al nacimiento en 2017 se mantuvo en 83,1 años (mismo valor que en 2016). Por sexo, en los hombres alcanzó los 80,4 años y en las mujeres se situó en 85,7 años. De acuerdo a las condiciones de mortalidad del momento, una persona que alcanzara los 65 años en 2017 esperaría vivir, de media, 19,1 años más si es hombre y 23 más si es mujer.

demna4.jpg

La factura del envejecimiento

Esta tendencia demográfica tiene consecuencias. El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, afirmó el martes que el envejecimiento de la población española podría aumentar entre 2 y 2,5 puntos del PIB el gasto público en los próximos años, si bien admitió que esta estimación cuenta con una "incertidumbre demasiado grande". Así lo señaló durante su intervención en las jornadas La economía ante el blockchain. Lo que está por venir organizadas por la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP) y la Asociación de Periodistas Económicos (Apie) en Santander.

Temas

En Libre Mercado

    Servicios