Menú

Los indicadores de pobreza y desigualdad caen en España por tercer año consecutivo

Las personas en situación de carencia material severa, riesgo de pobreza y dificultades económicas siguen bajando en España.

0
Las personas en situación de carencia material severa, riesgo de pobreza y dificultades económicas siguen bajando en España.

España salió oficialmente de la recesión en el tercer trimestre de 2013, tras sufrir la crisis más larga y aguda en décadas, y, desde entonces, la recuperación económica ha permitido recuperar el PIB per cápita previo al estallido de la burbuja, al tiempo que se han creado cerca de 2,7 millones de empleos. Todo ello se ha traducido, igualmente, en un descenso gradual de los principales indicadores de pobreza desde 2014, momento en el que se ubica el positivo punto de inflexión de la economía nacional.

La última Encuesta de Condiciones de Vida que publica este jueves el INE muestra, en primer lugar, que el ingreso medio anual neto por hogar se situó en 27.558 euros en 2016 —contando sueldos, rentas y prestaciones—, con un incremento del 3,1% respecto al año anterior, mientras que el ingreso medio por persona alcanzó los 11.074 euros, un 3,4% más, siendo en ambos casos el tercer ascenso anual consecutivo.

pobre-real005.jpg

La creación de empleo y el aumento general de los ingresos se traduce, entre otros efectos, en una caída de la pobreza real, en referencia a la llamada tasa de"carencia material severa". Este indicador mide el porcentaje de la población que carece de, al menos, cuatro conceptos de la siguiente lista de nueve:

  • No puede permitirse ir de vacaciones al menos una semana al año.
  • No puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado al menos cada dos días.
  • No puede permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada.
  • No tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos (de 700 euros).
  • Ha tenido retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda principal (hipoteca o alquiler, recibos de gas, comunidad...) o en compras a plazos en los últimos 12 meses.
  • No puede permitirse disponer de un automóvil.
  • No puede permitirse disponer de teléfono.
  • No puede permitirse disponer de un televisor.
  • No puede permitirse disponer de una lavadora.

En 2017, esta tasa bajó al 5,1%, siete décimas menos que el año previo y dos puntos inferior a la registrada en 2014, cuando alcanzó un máximo del 7,1%. Si en lugar de cuatro, son cinco los conceptos que la persona en cuestión no se puede permitir, dicha tasa caería al 1,8%, inferior, igualmente, a los años previos.

pobre-real001.jpg

Lo mismo sucede con la población en riesgo de pobreza. Muchos confunden este indicador con el porcentaje de pobres que existe en España, pero no es cierto. Es un indicador relativo que mide desigualdad, no pobreza absoluta, a diferencia de la "carencia material severa".

En concreto, indica el número de personas que vive por debajo de un umbral equivalente al 60% de la mediana de ingresos a nivel nacional. La mediana es el valor que, ordenando a todos los individuos de menor a mayor ingreso, deja una mitad de los mismos por debajo de dicho valor y a la otra mitad por encima. Su valor, por tanto, varía en función de cómo evolucionen los ingresos -si estos crecen, el umbral también subirá- y el número de miembros del hogar.

Tal y como muestra la siguiente tabla, el umbral de pobreza en 2017 -teniendo en cuenta los ingresos del año previo a la realización de la encuesta- para hogares de una persona se situó en 8.522 euros al año, en 12.783 euros en el caso de dos adultos y en 17.896 euros para un hogar de dos adultos y dos menores de 14 años.

pobre-real006.jpg

El porcentaje de población por debajo del umbral de riesgo de pobreza se situó en el 21,6% el pasado año, frente al 22,3% registrado en 2016. Tras el crecimiento experimentado en 2008 y, especialmente, en 2013, dicha tasa empezó a bajar en 2014 y, si bien sufrió un ligero repunte en 2015, mantiene su tendencia decreciente desde entonces.

pobre-real002.jpg

Por otro lado, el 9,3% de los hogares españoles manifestó llegar a fin de mes con "mucha dificultad" en 2017, lo que supone 6 puntos menos que el año anterior, cayendo de forma sostenida desde 2013, salvo el ligero repunte experimentado en 2016. Asimismo, el 7,4% de los hogares afirma haber tenido retrasos en los pagos a la hora de abonar gastos relacionados con la vivienda principal (hipoteca o alquiler, recibos de gas, electricidad, comunidad...) en los 12 meses anteriores al de la entrevista. Este porcentaje es un punto inferior al registrado en 2016, manteniendo así la tendencia decreciente iniciada en 2014.

pobre-real003.jpg

Por último, el coeficiente de Gini, que sirve para medir la desigualdad de renta (valor 0 significa un reparto equitativo entre todos los estratos de renta y el valor 100 lo contrario), también refleja una evolución similar en los últimos años. En 2017, bajó a 34,1 puntos, tras el punto de inflexión acontecido en 2014.

pobre-real004.jpg

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot