Menú

El arcoíris más rentable: los 'orgullosos' euros de la gran fiesta gay de Madrid

Los turistas homosexuales extranjeros serán los que más gasten en el Orgullo Gay madrileño. 

0
Los turistas homosexuales extranjeros serán los que más gasten en el Orgullo Gay madrileño. 
El Orgullo Gay se convierte en uno negocio millonario | EFE

Madrid se ha convertido en la capital mundial del público gay. La bandera del arcoiris ondea estos días orgullosa en los balcones de Chueca. Es un símbolo de derechos para los homosexuales, pero también es un sinónimo de dinero.

Las fiestas del Orgullo Gay se consolidan ya como uno de los macroeventos más rentables de la nueva era. Desde el 28 de Junio al 8 de Julio, la gran ciudad se maquilla con purpurina y se viste de brillo y glamour. Es uno de los acontecimientos del año más esperados por lesbianas, gays, bisexuales o transexuales.

Los organizadores del World Pride 2018 prevén que durante los 11 días que dura la LGTB Party, acudan más de un millón de personas de todos los puntos del globo. Algo impensable hace 40 años cuando por primera vez en España se llevó a cabo la marcha por los derechos de los homosexuales. Era el año 1978 y 7.000 personas participaron en el recorrido reclamando la despenalización de "los actos de homosexualidad".

El festival, al margen de ser una defensa de la libertad de orientación sexual, ha pasado a ser un auténtico impulso económico para la gran urbe. Los empresarios esperan todos los años esta mani-fiesta que crece en asistentes cada año a un ritmo imparable y desorbitado. Y aunque nunca llueve a gusto de todos, lo que sí es indudable son los datos positivos que se estima dejará este Orgullo.

El turista gay el que más gasta

La productora de eventos, Mado, es la encargada de gestionar, organizar y crear un escenario de neones, focos, plumas y brillantinas acorde con las expectativas del exigente turistgay. Los coordinadores de Madrid Orgullo hablan ya de un incremento del 15% más en el consumo de la ciudad, según el análisis realizado por Mado.

Las cajas registradoras de hoteles, pisos turísticos, bares o restaurantes no dejan de sonar estos días de calor, música, jolgorio y reivindicación. Por tierra, mar y aire, sus protagonistas llegan cada vez de lugares más lejanos tales como Moscú, Escocia o Australia. Turistas internacionales y españoles se mezclan en las abarrotadas y ardientes calles de Chueca, Malasaña o Gran Vía. Vienen a darlo todo en cuerpo y alma y están dispuestos a dejarse cientos euros durante una de las semanas más locas e intensas de este verano.

El perfil de los seguidores del WorldPride responde a un alto poder adquisitivo: la inmensa mayoría son solteros, sin hijos y con un trabajo bien remunerado. Se calcula que el gasto medio del turista LGTB sea por día de 80 a 90 euros sin contar con el alojamiento, frente a los 40 euros que se gastará un español. Según AEGAL, (Asociación de Empresas y Profesionales para Gais y Lesbianas de la capital), "se trata de un incremento del 30 y un 40% más que el turista generalista".

En 2017, el festejo generó casi 300 millones de orgullosos euros. Desde Mado, aseguran que esta edición del 2018, el Orgullo recaudará como mínimo 200 millones de euros.

El proyecto es ambicioso. Entre sus desafíos, Mado aspira a que Madrid sea la sede gay del mundo superando a la número 1, Sao Paulo (Brasil).

Hoteles sin habitación y Airbnb a tope

"Se alquila bonito apartamento para los días del Orgullo Gay en Madrid", reza uno de los cientos de anuncios de este tipo de la plataforma digital de pisos de alquiler Airbnb. Para alemanes o británicos, elegir entre un hotel o un piso turístico resulta ser lo de menos porque lo más importante es poder contar con una cama sea como sea.

Airbnb apenas cuenta ya con un 5% de la oferta disponible y, según la asociación de empresarios LGTB, "la ocupación hotelera de Madrid está al 95%". Apenas resulta ya imposible encontrar algo en el centro histórico a no ser de que se esté dispuesto a pagar hasta 5.000 euros por un semana en un piso de 30 metros cuadrados en Chueca por 5 días.

Los bares duplicarán, y algunos hasta triplicarán, sus beneficios. También, aumentará el número de contrataciones hasta un 20%, según informa el colectivo LGTB. Las barras de los locales se preparan para despachar cientos de barriles de cerveza que ya se encuentran a la espera de ser vaciados por miles de orgullosos fans del WorldPride.

Pero sin duda el día que dejará con una sonrisa de oreja o oreja a los comerciantes será el 7 de julio. A las 17:30 h el desfile gay transcurrirá por una de las principales arterias de Madrid, desde Atocha hasta Colón. El Ayuntamiento madrileño calcula que más de dos millones de personas estarán viendo las 52 carrozas. Las 24 horas de este sábado serán las más rentables del Orgullo Gay duplicando los beneficios de los días anteriores.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD