Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Así es la "revolución fiscal" que propone Casado: un ahorro tributario de 18.750 millones

Entre 2010 y 2011, el gabinete socialista disparó el IRPF, el Impuesto de Sociedades, el IVA y los Impuestos Especiales. 

0
Pablo Casado quiere bajar los impuestos | EFE

El estallido de la Gran Recesión instaló a España en una compleja encrucijada fiscal. El acelerado deterioro de las cuentas públicas entre 2007 y 2009 empujó al gobierno de Rodríguez Zapatero a cerrar el déficit a golpe de subidas impositivas. Así, entre 2010 y 2011, el gabinete socialista disparó el IRPF, el Impuesto de Sociedades, el IVA y los Impuestos Especiales, recuperando además el Impuesto de Patrimonio.

No le anduvo a la zaga el popular Mariano Rajoy, cuyo primer Consejo de Ministros aprobó un fuerte repunte de los impuestos. De hecho, entre los años 2012 y 2014, los populares rompieron con su compromiso de no subir la presión fiscal y elevaron todas las grandes figuras fiscales, hasta aprobar más de cincuenta medidas recaudatorias. Entre 2015 y 2016, el PP introdujo una rebaja del IRPF y de Sociedades que matizó las subidas de años anteriores, pero solo parcialmente. En la práctica, el resultado de esta batería de subidas impositivas es que un sueldo medio, cuyo coste laboral ronda los 34.000 euros, paga cerca de 15.000 euros al año en concepto de IRPF, IVA y cotizaciones sociales. Tampoco hay motivos para la alegría entre las empresas de nuestro país: las pymes, por ejemplo, se dejan el 58% de su beneficio en las distintas cargas fiscales que les exige el fisco.

Las primarias que está celebrando el Partido Popular han puesto de manifiesto que el legado fiscal de los años de Rajoy está lejos de generar consenso entre las principales figuras del partido azul. Mientras Soraya Sáenz de Santamaría ensalza el rajoyismo económico, Pablo Casado propone una ruptura con la línea seguida por el del ex presidente, articulada a través de una "revolución fiscal".

¿En qué consiste la propuesta de Casado? Básicamente, recoge tres medidas estrella:

1. Impuestos de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones

El diputado por Ávila defiende la "armonización a la baja" de estos gravámenes. Esto implica la desaparición de Patrimonio, por un lado, y de Sucesiones y Donaciones, por otro. El coste de una medida así rondaría los 3.500 millones de euros.

2. Impuesto sobre la Renta

Pablo Casado ha defendido un "recorte del tipo máximo a niveles inferiores al 40%". Si se articula esta propuesta eliminando el tramo superior del 45%, los trabajadores con ingresos de 60.000 euros o más pasarían a estar gravados al mismo 37% que pagan quienes ganan más de 35.000 euros. Teniendo en cuenta que las rentas de más de 60.000 euros aportan 23.948 millones pagando el 45%, una medida como la que sugiere Casado podría dejar la recaudación obtenida de dicho tramo de ingresos en el entorno de los 19.690 millones. Por tanto, el coste de la rebaja rondaría los 4.250 millones de euros. El 37% resultante colocaría a España a la altura de Estados Unidos. De hecho, pasaríamos a situarnos entre los ocho países ricos que menos impuestos cobran a las rentas altas, atractivo al que habría que sumarle el recorte de Patrimonio y Sucesiones/Donaciones, dos gravámenes que también afectan significativamente a los trabajadores mejor pagados.

3. Impuesto de Sociedades.

El aspirante a presidir al PP quiere que el tipo general pase del 25% al 10%. Semejante medida colocaría a España en niveles similares al 12,5% que cobra Irlanda o al 9% que acaba de fijar Hungría. Los últimos informes de recaudación de la Agencia Tributaria apuntan que esta figura fiscal aporta anualmente 22.000 millones. Si tenemos en cuenta que los tipos efectivos de grandes empresas y pymes se mueven en el entorno del 20%, la rebaja de Casado supondría una reducción de la recaudación valorada en 11.000 millones.

Casi 19.000 millones de rebaja

En total, las tres medidas estrella tienen un coste cercano a los 19.000 millones de euros. El cálculo, eso sí, parte de una apreciación estática, puesto que no incorpora la posible mejora recaudatoria derivada del aumento de la actividad económica. Con todo, los 18.750 millones que costaría la "revolución fiscal" de Casado pueden financiarse íntegramente con la mejora recaudatoria prevista para el próximo año y medio, puesto que los ingresos de Hacienda están subiendo a un ritmo anual de 12.000 millones.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios